29 abr. 2014

Matinee

 
Matinee es una de las mejores películas de Joe Dante, ciertamente es la más personal. Cuenta la desmadrada proyección de una película de monstruos, Mant! de Lawrence Woolsey (John Goodman), en Key West, una ciudad presa del pánico por la crisis de los misiles cubanos, que tuvo lugar en 1962 y puso el mundo al borde de la hecatombe nuclear.

Esta película es varias cosas. La primera que salta a la vista es el homenaje a William Castle en el personaje de Lawrence Woolsey, excelentemente interpretado por Goodman. En realidad, Woolsey es un compuesto de diversos directores de películas de monstruos, esas películas que para 1962 ya habían casi desaparecido. Es también una recreación histórica de lo que era una de estas proyecciones con efectos que ya han pasado a mejor vida, pero en medio de una época especialmente traumática como fue la de la crisis de los misiles cubanos. No es sorprendente que tantos directores ofrecieran una época dorada para el género a finales de los 70 y durante los 80: crecieron en un entorno realmente demencial, con ensayos para prepararse para un posible ataque nuclear y con la posibilidad del fin del mundo siendo casi una realidad. Precisamente, en el film también se reflexiona sobre el poder catártico del cine de terror, especialmente en momentos de crisis como el que refleja Matinee.

Pero lo que hace que todo esto se mantenga unido es que el film es también una historia de adolescentes dejando definitivamente atrás la niñez. Cuando vi la película por primera vez yo debía tener unos 13 años, no sabía quién era William Castle ni sabía mucho sobre la crisis de los misiles cubanos (aparte de lo que había visto en JFK [1991] de Oliver Stone), pero sí sabía mucho sobre que te gustara una chica y no saber qué hacer para que tu le gustaras a ella. Los problemas a los que se enfrentan los jóvenes protagonistas están algo exagerados en algunos aspectos (ningún criminal beatnick me amenazó con una navaja y la muerte segura si seguía viendo a la chica que le gustaba) pero en el fondo son los mismos problemas que durante toda la vida se han enfrentado, nos hemos enfrentado y se enfrentarán los adolescentes.

Cuando el proyecto empezó a cobrar vida, Matinee tenía ciertos elementos fantásticos: el cine donde transcurre la acción era propiedad de un vampiro y había monstruos y hombres lobo. Pero al perder estos elementos fantásticos creo que la película ganó en magia, si eso tiene algún sentido para vosotros. La proyección de una película era todo un espectáculo entonces y el hecho de que los protagonistas son personas normales con problemas más o menos normales hace que la identificación con los personajes sea muy fácil. En Barcelona, por lo menos, sobrevivieron los cines de barrio hasta aproximadamente mediados de los 90, así que a pesar de la distancia física y temporal, había acudido a cines como los que retrata la película y el ambiente que refleja me era familiar. Habíamos acudido, debería decir, ya que siempre íbamos en grupo a disfrutar de la doble sesión que nos tuviera preparada el cine.

En Matinee nos encontraremos también con rostros habituales en el cine de Dante, algunos salidos de clásicos de la ciencia ficción, como son Robert Picardo, Dick Miller, Kevin McCarthy y Belinda Balasky. Y atención a la breve aparición de una entonces desconocida Naomi Watts en una de las películas dentro de la película.

Si no la conocéis, recomiendo mucho esta película. Es divertida y entrañable, además de llevarnos a un tiempo en el que ir al cine era realmente mágico. Además, en la edición en Blu-ray francesa se incluye Mant!, el divertido homenaje al cine de monstruos que van a ver los protagonistas de Matinee.


5 comentarios:

Roy D. Mustang dijo...

¡Hola, Raül! ¿Qué tal te va? Hacía mucho que no te comentaba, pero visito tu blog casi a diario y leo todo lo que escribes. Si no comento es porque ando liado con muchas cosas, entre ellas escribir un libro. Esta falta de tiempo es uno de los motivos por los que me he pasado al formato videoblog, ya que me encanta comentar películas, sea de un modo u otro.

Me resulta curioso y de lo más oportuno que comentes esta película después de hablar de una serie B tan mítica como "La humanidad en peligro". No he visto Matinée, pero en cuanto pueda me hago con ella en DVD, porque pinta realmente bien.

¡Un saludo y sigue recomendando pelis así de interesantes, que hay gente como yo que te lee muy a menudo! ;)

Freaklantern dijo...

Gran película, los efectos de la atomovision y el retumbarama se me quedaron grabados para siempre!

Raúl Calvo dijo...

Roy, ya te entiendo, yo ya no tengo todo el tiempo que tenía antes. Ya vi lo del videoblog, pero no entiendo como te ahorra tiempo, ¡me parece mucho más complicado! :D Sí que ambas películas van bastante ligadas, pero es de esas cosas que sale sin planear. Llevaba tiempo queriendo escribir otra vez sobre pelis de los 50 y luego dio la casualidad de que me llegó la nueva edición en Blu de Matinee. Realmente te la recomiendo, es una pequeña joya. Saludos!

Freaklantern, al volver a verla me he dado cuenta de que el retumbarama es bastante parecido a poner a toda leche el subwoofer, así que eso por lo menos se puede vivir en casa. Por desgracia, la atomovisión forma parte solo de la magia del cine, ojalá alguien se animara a crear un cine donde lo pusieran en práctica.

Raúl Cifuentes dijo...

Yo la vi un poco más mayor, en 1994 ya tenía 17 años, y reconozco que me maravilló. Toca tantos palos en solo 90 minutos… es tan Joe Dante todo lo que va creando, se logra una atmósfera tan peculiar vendo esta película……. es genial. Otra que tengo pendiente de volver a ver en breve.

Raúl Calvo dijo...

Pues ahora acaba de salir una estupenda edición en Blu-ray en Francia, si no tienes problemas de inglés. Es curioso que al mencionar a Joe Dante uno se acuerde más de Gremlins o Piraña o Aullidos, pero esta película realmente consigue esa atmósfera Dante que mencionas de forma sublime.

Publicar un comentario