22 abr. 2014

Gente en sitios

 
Cuando una película que apenas dura 78 minutos se me hace larga, esta película tiene un problema. O a lo mejor lo tengo yo. O quién sabe. La cuestión es que Gente en sitios (Juan Cavestany, 2013) se me hizo larga a pesar de su corta duración.

Precedida por un gran hype y carretadas de buenas críticas, este film es una colección de sketches y escenas breves, más una adaptación de un cuento de Kafka, cortadas todas por el mismo patrón: situaciones absurdas y surrealistas en las que por sorpresa se ven sumergidos los personajes. Es como el gag Confundir a un gato de los Monty Python y el espectador es el gato.

El problema para mí es que se repite una y otra vez el mismo esquema, así que al final me acabó aburriendo. Es cierto que me hizo reír un par de veces y las interpretaciones son bastante buenas, pero el resultado final me parece algo mediocre.
 
Gente en sitios es algo así como la versión hipster de Amanece, que no es poco (José Luis Cuerda, 1989), aunque mientras la película de Cuerda me hace reír a carcajadas, la de Cavestany no lo logra porque la simple acumulación de gags cortados por el mismo patrón y sin un hilo conductor acaba saturando, haciendo que se pierda el factor sorpresa.

Pero en esto del humor cada cual es bastante peculiar y personal, así que la menciono por si acaso a alguno de vosotr@s le hace más gracia que a mí.


2 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

A mí me gustó mucho. Si bien es verdad que la recta final de la película se vuelve demasiado abstracta, todo lo que hay antes está lleno de ideas geniales (al menos para mi gusto) que dan para 80 cortos.

Raúl Calvo dijo...

Para mí que algo se vuelva abstracto no es problema, pero sí la repetición del mismo esquema una y otra vez. Tampoco me pareció genial, aunque el primer sketch sí que me hizo algo de gracia.

Publicar un comentario