9 abr. 2014

Intruso en la noche (Intruder aka Night Crew aka Night Crew: The Final Checkout)


Intruso en la noche (Intruder aka Night Crew aka Night Crew: The Final Checkout, Scott Spiegel, 1988) puede resultar sorprendente a los fans del cine de terror por dos razones: es un film muy bueno a pesar de su simple historia y el director Sam Raimi interpreta uno de los personajes de la película.
La aparición de Raimi como actor en Intruder (y por qué también hay un cameo de Bruce Campbell) es bastante sencilla: Raimi, Campbell y Spiegel se hicieron amigos en el instituto y todos ellos participaban en diversos roles en los cortos que hacían. Así, Raimi ya aparecía en el corto Night Crew, en el que Campbell hacía de operador de cámara, que Spiegel dirigió en esa época y que convirtió en largo con Intruder (cuyo título original era Night Crew, y fue también distribuido con este título en alguna encarnación en vídeo). Spiegel fue el que introdujo a Raimi en el terror y escribieron juntos Terroríficamente muertos (Evil Dead II, Sam Raimi, 1987). Una de las principales contribuciones de Spiegel al guion fue todo lo que tiene que ver con la mano cortada de Ash, ya que se reciclan escenas de un corto de Spiegel: Attack of the Helping Hand!
No resulta sorprendente entonces que en esta película nos encontremos la misma mezcla de terror y comedia que aparece en Evil Dead II. Una mezcla que hace que Intruder resulte en un film muy entretenido y brillante, a pesar de su sencilla historia: un grupo de trabajadores de un supermercado se verán acosados por el loco ex novio de una de las empleadas, siendo asesinados uno a uno. Pero hay otras razones por las que este film destaca. Por un lado, los sangrientos asesinatos, muy logrados teniendo en cuenta que era una película de bajo presupuesto. Esto es así porque fue la película con que la ahora prestigiosa empresa de efectos especiales y de maquillaje K.N.B. inició su andadura. Spiegel había conocido a Greg Nicotero, Robert Kurtzman y Howard Berger durante el rodaje de Evil Dead II, lo que hizo posible que la película contara con unos efectos especiales muy superiores a los que se podría haber permitido. Por otro lado, el peculiar estilo de dirección de Spiegel, en la que todo tiene un punto de vista, incluidos los teléfonos:


  Así, sumando el tono, el estilo y los efectos se acaba consiguiendo un tremendo slasher que hará las delicias del aficionado. Tampoco podemos olvidar el reparto, que está bastante correcto. La protagonista Elizabeth Cox hace un buen trabajo como Final Girl, y el resto del reparto está lo bastante bien como para que te resulte simpático. En especial destaca otro rostro de Evil Dead II: Dan Hicks, como uno de los encargados del supermercado. Hay una escena, mientras los trabajadores cenan, en la que Hicks cuenta una divertida anécdota. A algunos puede que les resulte familiar porque la misma anécdota aparece en Arizona Baby (Raising Arizona, Joel y Ethan Coen, 1987). La razón de ello es la siguiente: un amigo se la contó a Spiegel, que se la contó a Raimi, que se la contó a los hermanos Coen. Spiegel decidió incluir la anécdota aunque los Coen la habían utilizado porque, y no le falta razón, él la había escuchado primero.

A pesar de su gran calidad, la película tuvo mucha mala suerte a la hora de ser distribuida: la empresa que originalmente la tenía que distribuir, la Empire de Charles Band, quebró. Los derechos de distribución pasaron a la Paramount, que la estrenó directamente en vídeo y en una versión muy censurada. De hecho, no ha sido hasta tiempos recientes que la película se ha editado en DVD y Blu-ray sin cortes (no por aquí, en versiones de importación). Por supuesto, yo recomiendo la versión sin cortes, aunque por ahora solo la puedan ver los que sepan inglés. Lo cual es una lástima, porque es un film en el que todos sus elementos funcionan de forma efectiva, algo que no es muy común en las películas que mezclan terror y comedia.

Por cierto, no he incluido en este artículo ni el póster con que la película se distribuyó originalmente ni ningún tráiler de la película. La razón es que tanto póster como tráiler contienen tremendos spoilers que os pueden arruinar la película si no la habéis visto. De modo que tened cuidado si la buscáis por Internet en no ver ningún vídeo, tráiler o imagen, porque corréis el riesgo de fastidiaros la película. Y teniendo en cuenta lo divertida y entretenida que es la película, sería toda una lástima.

0 comentarios:

Publicar un comentario