28 abr. 2014

La humanidad en peligro (Them!)

 
Si hablamos sobre películas clásicas que traten sobre hormigas gigantes que amenazan con acabar con los seres humanos, solo hay una película realmente buena a considerar: La humanidad en peligro (Them!, Gordon Douglas, 1954).

Gran parte de lo que hace esta película memorable se debe a la forma seria y directa en que se plantea el argumento, nada de la ironía y los guiños que serían comunes hoy día. Por supuesto, esta seria y científica manera en que se trata la historia de unas hormigas gigantes se debe sobretodo a que, cuando se rodó Them!, el tema era muy serio: las consecuencias de la radiación provocada por las bombas atómicas.

Sin embargo, el tema de como estas películas de monstruos gigantes son un reflejo de los miedos atómicos de la época se ha tratado ya en muchas ocasiones, incluido en este blog. Me gustaría centrarme, en cambio, en algo un poco más cinematográfico: la influencia de La humanidad en peligro en posteriores películas de monstruos. Porque, aunque no fue la primera película protagonizada por monstruos gigantescos, si que ha sido de las más influyentes.

Esta influencia se nota, por ejemplo, en la manera gradual y escalada en que se muestra la amenaza. Primero somos testigos de las consecuencias de un ataque de las hormigas, cuando una pareja de policías encuentra a una niña vagando traumatizada por el desierto, niña que solo reacciona cuando se oye el extraño ruido que hacen las monstruosas hormigas. Luego, los destrozos provocados por las hormigas y más víctimas. Un ataque sin que se las vea, solo la reacción de la víctima. Finalmente, se muestra una hormiga y se va aumentando el número de hormigas hasta que en la parte final se nos muestra todo un ejército.

Esta forma escalonada de mostrar al monstruo protagonista y aumentar progresivamente la amenaza es muy efectiva para crear suspense y sirve también para que no nos familiaricemos en exceso con la criatura en cuestión y por tanto conserve su aura amenazante en todo momento. Es una manera de dosificar el suspense que luego veríamos también en otros clásicos como Los pájaros (The Birds, Alfred Hitchcock, 1963) y Tiburón (Jaws, Steven Spielberg, 1975).

La escena en que la doctora Patricia Medford (Joan Weldon), el agente del FBI Robert Graham (James Arness) y el sargento Ben Peterson (James Whitmore) bajan por primera vez al nido de las hormigas y lo exploran lanzallamas en mano, la veríamos luego repetida, recreada o como queráis llamarlo, en incontables ocasiones, siendo la más memorable el momento en que los marines entran por primera vez en otro mortal nido en Aliens, el regreso (Aliens, James Cameron, 1986). Es otra muestra de lo influyente que ha sido esta película, aunque sea porque muchos directores la vieron de pequeños en el cine o la televisión y, de forma consciente o inconsciente, les influyó.

Ya que he mencionado a la doctora Medford, es de recibo recordar que era en estas películas de terror y ciencia ficción hechas con poco dinero y no tomadas muy en serio, que las mujeres tenían la oportunidad, especialmente durante los años 50, de interpretar papeles que fueran más allá de la simple ama de casa o del pasivo interés romántico del protagonista masculino. Algo que tardaría en verse en otras películas que no fueran del género.

Es por estas razones que creo que Them! se ha conservado bastante bien. No sé cómo funcionará con audiencias actuales, pero personalmente me parece un film muy entretenido, que nos lleva a una época más ingenua e inocente, la cual resulta divertido visitar de vez en cuando.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

yo la vi en mi último maratón y ha envejecido muuuuuuuuuuuuuuuy bien, como tu dices llega un momento en el climax que es puro Aliens.

León dijo...

Buena entrada y buena película. Yo también en su día hablé de ella en mi blog y coincidimos bastante. Ha envejecido dignamente y su influencia es clara y notoria.

Einer dijo...

Peliculón. Hace poco vi la de El imperio de las hormigas, que la tienes comentada en el blog y no cumplió mis expectativas ni de coña. Se queda muy lejos de esta.

Raúl Calvo dijo...

Anónimo, pues me alegro que siga funcionando tan bien en maratones y demás. Señal de que tal vez no es que haya envejecido bien sino que a lo mejor no ha envejecido.

León, claro, fue de las primeras y de las más influyentes. Lástima que films posteriores no estuvieran hechos de forma tan brillante.

Einer, hombre, es que El imperio de las hormigas es malibuena: te ríes si te entra bien de lo cutre que es. Them! es buena buena. Por cierto, como autoridad autoproclamada en Viernes 13, como demuestra mi friqui cronología, te haré un comentario cuando ya tengas toda la saga comentada, así no me repito.

Raúl Cifuentes dijo...

Me encanta… solo puedo decir eso. La ciencia ficción de los 50 tiene ese toque que no soy capaz de describir, pero que me hace perder la cabeza. La tengo pendiente en un próximo visionado. Magnífica.

Raúl Calvo dijo...

Sí, las pelis de ciencia ficción de aquella época tenían un toque especial irrepetible y esta película es un gran ejemplo de ello.

Publicar un comentario