25 ago. 2014

Señal de alarma (Warning Sign)

Resulta curioso, viendo películas "antiguas" como Señal de alarma (Warning Sign, Hal Barwood, 1985), te das cuenta de hasta que punto son "modernas" muchas películas actuales, especialmente dentro del cine de zombis.

Biotek es un sofisticado laboratorio dedicado a la investigación y desarrollo de nuevas formas de cultivo y de mejora de plantas mediante la ingeniería genética. O, al menos, eso es lo que cree todo el mundo. En realidad, se trata de una instalación ultrasecreta del gobierno dedicada a desarrollar armas bacteriológicas, a pesar de que la guerra biológica es ilegal. Cuando un peligroso virus "queda libre", la oficial de seguridad Joanie Morse (Kathleen Quinlan) no tarda en reaccionar y cierra por completo la instalación, aislándola del mundo. Por desgracia, eso también significa que Joanie se queda encerrada con un centenar de científicos cada vez más paranoicos y violentos, incluso antes de ser infectados por el virus, que los transforma en peligrosos dementes sedientos de sangre. Por alguna razón, Joanie es inmune al virus, así que su principal preocupación es sobrevivir a los ataques de la horda de dementes que quiere su sangre. Mientras, en el exterior, el sheriff del lugar, Cal Morse (Sam Waterson), busca cómo solucionar la situación para que su esposa Joanie pueda salir, así como salvar a todos aquellos que no estén infectados. No recibe ayuda del enviado por los militares, el mayor Connolly (Yaphet Kotto), que en realidad busca la manera de que no se descubra lo que realmente sucede dentro de la instalación. Cal reclutará entonces al doctor Dan Fairchild (Jeffrey DeMunn), un antiguo trabajador de esta instalación secreta. Juntos se enfrentarán a los horrores que se esconden dentro de Biotek.

Producida a mediados de los 80, Señal de alarma se inspira en el miedo al desarrollo de armas biológicas y la creación de nuevas enfermedades que la Guerra Fría entre Estados Unidos y la antigua URSS había puesto en el inconsciente colectivo, a pesar de su ya mencionada ilegalidad (porque los gobiernos no cometen ilegalidades, ¿verdad?). En este sentido, la primera mitad del film se desarrolla de forma parecida a la de un thriller al estilo Michael Crichton. Esta parte se centra en la tensión de la situación y en cómo reaccionan los distintos personajes. La segunda mitad del film, sin embargo, se convierte en una película de zombis moderna, aunque no en el sentido literal: los infectados no son muertos vivientes, sino en el modo en que los ataques en masa de los infectados son bastante parecidos a los ataques que podríamos ver en cualquier película de zombis actual. Como os podréis imaginar, en esta parte predomina más la acción. También resulta bastante sangrienta teniendo en cuenta que se trata de una producción de un gran estudio, la 20th Century Fox, aunque no os imaginéis un baño de sangre como si fuera una producción de terror de bajo presupuesto. Al fin y al cabo, el objetivo del film está más dirigido hacia la tensión y la acción del thriller que hacia la sangre del terror.

El film está cargado de excelentes actores habitualmente secundarios y de rostros familiares de la televisión actual. Lo que se traduce en un saludable conjunto de estupendas actuaciones, que hacen creíble la increíble situación en que se encuentran metidos los personajes. Barwood ha trabajado más como guionista en el cine, además de dirigir y escribir diversos videojuegos, pero su trabajo en Warning Sign como director resulta bastante correcto y efectivo.

Señal de alarma es un film bastante olvidado hoy día, pero creo que sería interesante que los aficionados al género lo recuperaran para poner en perspectiva las supuestas innovaciones actuales. También porque es un film bastante entretenido y, aunque no te va a cambiar la vida ni nada de eso, te hace pasar un buen rato.


0 comentarios:

Publicar un comentario