5 dic. 2014

Un regalo para los lectores

He aquí una película que es todo un regalo para todos aquellos y aquellas amantes del cine más bizarro y pasado de vueltas. Un delirio total que os dejará alelados y estupefactos, además de provocaros ataques de risa posiblemente mortales.

Mystics in Bali aka Leák (H. Tjut Djalil, 1981), fue una coproducción entre Australia e Indonesia, con el objeto de llevar a cabo la primera película indonesia de terror para ser exportada fuera del país, aunque el resulta final se consideró demasiado extremo para occidente. La trama gira entorno a la joven Cathy (Ilona Agathe Bastian), cuya investigación sobre los diferentes tipos de magia negra la lleva a pedirle a su novio Mahendra (Yos Santo) que la introduzca en el mundo de la leák, la magia negra indonesia. Mahendra le presenta a una bruja del leák (Sofia W. D.) (que no parece a primera vista muy poderosa: cuando Mahendra le dice que Cathy procede de Estados Unidos, la bruja se queda toda extraña y pregunta "¿dónde está eso?"), la cual acepta introducir a Cathy en los preceptos de esta magia negra. Pero la bruja la engaña, y Cathy se ve convertida en una vampira a las órdenes de esta bruja.

Al parecer, los vampiros procedentes de leyendas malayas son cabezas flotantes de las que cuelgan los órganos internos del cuerpo que poseían en vida. Estas criaturas se llaman penanggalan y es parte de lo que hace esta película tan atractiva desde un punto de vista bizarro. Leák está llena de momentos extraños y demenciales, como la lucha de un grupo de brujos convertidos en bolas de fuego, pero las escenas protagonizadas por Cathy convertida en penanggalan se llevan la palma. A tal efecto contribuye también que la actriz que hace de Cathy, la tal Ilona, tiene la capacidad expresiva de Steven Seagal. Estoy casi convencido de que se trataba de una turista a la que convencieron para hacer la película o una aficionada en exceso al cannabis.

Hay una escena que resume perfectamente las razones para ver esta película: una mujer está a punto de dar a luz, cuidada por su anciana madre. De repente, llega la cabeza flotante vampira con los órganos colgando y lanza a la anciana a través de una pared, para que no moleste. Luego, la cabeza se pone entre las piernas abiertas de la mujer de parto y empieza a hacer ruidos extraños. La mujer de parto grita de terror y dolor mientras su barriga va disminuyendo de tamaño. Una vez satisfecha, la cabeza sigue su camino.

Como veis, es de esas pelis que hay que verla para creerla. ¡Y está editada en DVD! Increíble (aunque la versión integra de casi dos horas solo está disponible en Indonesia). No perdáis la oportunidad de sorprender a vuestras amistades y de flipar en colores con esta psicotrónica película de terror.


0 comentarios:

Publicar un comentario