16 may. 2011

Ángel de venganza (Ms.45 aka Angel of Vengeance)


En 1992 me fui al cine a ver Teniente corrupto (Bad Lieutenant). Y salí bastante decepcionado, la película no me gustó. Ya sé, ya sé, a muchos os parece una obra maestra, pero la verdad es que me aburrí viéndola. Fue una decepción, también, porque no hacía mucho había visto, en la madrugada de la que era entonces TV2, otra película del director que me había gustado bastante: Ángel de venganza (Ms.45, 1981). Curiosamente, la protagonista de esta película, Zöe Lund (entonces Zöe Tamerlis), fue también una de las guionistas de Teniente corrupto.

Yo soy el tipo de persona que con sólo ver el estupendo póster de la película ya no necesito ninguna otra razón para verla. En caso de que necesitéis más argumentos que un gran póster, he aquí mi comentario:

Abel Ferrara (director) y Nicholas St. John (guionista) empezaron a colaborar en películas que eran pura exploitation. Nada de irónica mirada, nada de usar la exploitation como medio artístico para comentar algún tema elevado. Pura y dura exploitation: 9 Lives of a Wet Pussy (1976) y El asesino del taladro (The Driller Killer, 1979). Es con Ms.45 que la pareja de director y guionista empiezan a expandir las fronteras de su trabajo cinematográfico con una película que parece una cosa y acaba siendo otra.

Thana (Zöe Lund) es una tímida y muda trabajadora de una firma de moda que un día, al salir del trabajo, es violada en un callejón. Tras el incidente llega a su casa y descubre allí a un hombre que ha entrado a robar pero disgustado por no encontrar nada de valor intenta violarla. Esta segunda vez Thana consigue deshacerse de su agresor y lo mata. Con la pistola del fallecido ladrón, Thana dará rienda suelta a su venganza contra el género masculino.

Con este argumento uno esperaría el habitual ejercicio de justicia urbana como el que lleva a cabo Charles Bronson en El justiciero de la ciudad (Death Wish, Michael Winner, 1974) o la venganza sangrienta que ejecuta Linda Blair en la fantástica Calles salvajes (Savage Streets, Danny Steinmann, 1984). Sin embargo, Thana no está preocupada en matar a criminales, lo que ella hace es matar hombres, en general. De ahí que muchos de los que ejecuta de manera sumaria no son ni criminales ni violadores y su único pecado parece ser existir.

La manera de enfocar el argumento parece ofrecer un satírico comentario sobre las relaciones entre hombres y mujeres a principios de los 80. Tras la revolución sexual y los movimientos feministas radicales, se ofrece una visión de la mujer como castradora y saboteadora de la esencia masculina (sea lo que sea eso). Al mismo tiempo, se ofrece una visión del hombre que recuerda bastante a un perro en celo. Sobre este aspecto resulta divertido el hecho de que Thana sea muda pero ninguno de los hombres que se encuentra durante sus salidas nocturnas hace ninguna mención a ello y, de hecho, ni siquiera se dan cuenta en algunos casos. Es esta una manera ingeniosa de representar el modo que tienen de ver los hombres a las mujeres como objetos sexuales.

La película tiene una primera parte que resulta algo lenta y más dramática. En esta primera parte vemos como a Thana le ha afectado el trauma que ha vivido. Pesadillas, miedo, inseguridad... Es cuando se encuentra en esta primera fase que comete su primer asesinato llevada por el miedo: el de un hombre que intentaba devolverle una bolsa que había dejado tirada y que ella toma por un asaltante. Pero tras el segundo asesinato, un fotógrafo que intenta ligar con Thana, entramos a la vez en la segunda, y mejor, parte de la película.

En esta segunda parte vemos como nuestra en principio débil protagonista se empieza a sentir fortalecida por los asesinatos que ha cometido y se siente más segura y fuerte. Es a partir de este momento que se viste de forma sexy, se maquilla, coge el bolso donde guarda su .45 y empieza a pasear por la Nueva York nocturna en busca de derrochadores de testosterona a los que ejecutar, algunos criminales y otros no.

En cuanto a la manera en que la película trata el feminismo y la misoginia, es interesante señalar que en esta segunda parte de la película, en la cual la protagonista se convierte en una vengadora, si bien es cierto que ella se viste de una manera que remarca su sexualidad y su recién adquirida fuerza, en ningún momento lleva ropa excesivamente sugerente o sexy, nada de escotes o minifaldas y nada provocativo.

Es también durante estos paseos nocturnos que Ferrara nos muestra pequeñas viñetas y curiosos personajes que transitan por la ciudad nocturna. De estos pequeños momentos, el que me llamó la atención es uno que empieza con Thana sentada en la barra de un bar escuchando las lamentaciones de un hombre (Jack Thibeau). Más tarde los vemos a los dos sentados en un banco, en el cual el hombre le sigue dando la brasa a Thana. Tras terminar el monólogo sobre como su esposa lo engañó con otra mujer, el hombre se queda en silencio, momento en el cual Thana le apunta pero cuando apreta el gatillo el arma no dispara. El hombre le quita el arma, le quita el seguro al arma y, tras un momento de meditación, se suicida ante los asombrados ojos de Thana.

La película también tiene una serie de divertidos toques de humor negro. Por ejemplo, tras asesinar a su segundo violador, Thana decide descuartizarlo y durante toda la película va dejando trozos del cadáver por toda la ciudad metidos en bolsas, uno de ellos en el maletero del coche de un hombre que se va de la ciudad. Siempre me he preguntado que le pasó a ese hombre cuando descubrió el trozo de muerto en su coche. También tiene su dosis de humor negro el violento clímax de la película, que parece iniciar el fetichismo monjil de Ferrara que luego aparecería en Teniente corrupto. Es una lástima que estos toques de humor desaparecieran de las películas de este director.

Esta es una película que recomiendo a todos aquellos amantes del cine de Ferrara, aunque yo no lo soy, y de las películas esotéricas, de las que sí soy. Cuando digo "esotéricas" no me refiero a que tengan contenidos paranormales o sobrenaturales de ninguna clase, sino a películas no muy conocidas. Por desgracia, no existe ninguna buena edición en DVD, la que hay es algo cara y no trae ningún extra. Crucemos los dedos para que el Blu-ray algún día nos ofrezca la venganza de Thana en toda su gloria.

8 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

Esta la tengo por aquí pendiente de verla, junto con Driller killer.
Lo cierto es que pensaba que esta película de venganzas era más convencional, pero después de leer tu crítica veo que los tiros (nunca mejor dicho) van por otra parte, y que poco tiene que ver esto con una versión femenina de Charles Bronson, tal y como yo pensaba en un principio.

¿No te gustó Teniente Corrupto? A mi me parece de lo mejorcito que he visto nunca, y el remake también me gustó, aunque no tenga nada que ver con la original.

Raül Calvo dijo...

No sé por qué me daba que te ésta te iba gustar... Ja ja

No, Teniente corrupto se me hizo insoportablemente larga, pero creo que por eso mismo le echaré un vistazo al remake o secuela o lo que sea que hicieron para ver que tal.

Javi dijo...

De Vaginas Dentatas, Raül?. No sabía nada de que Ferrara tuviese una peli de este tipo; intentaré hacerme con ella. A mí Teniente corrupto me gustó bastante; es degeneración y culpa... buenísima y dura peli.
Tampoco sabía nada de que Linda Blair, casi una década después de su El Exorcista, hubiese hecho de mujer vengadora contra hombres indeseables que tratan a la mujer como un simple objeto sexual...lección bien dada por la Blair ;-)
Um saludo, Raül y buena entrada.

Raül Calvo dijo...

Pues saludos para ti también Javi. Linda Blair tiene una interesante carrera como actriz post-Exorcista.

Anónimo dijo...

Vi esta pelicula (MS.45 de 1981) y es de una mujer muda que es violada por dos hombres y despues se vuelve Loca y comienza a Asesinar a todos los hombres con su pistola la vi y me parece que muestra mucha violencia sexista al fianl la mujer se convierte en una especie de Terrorista de Hombres.....

Raül Calvo dijo...

Pues más o menos, ése es el argumento, sí.

muñones dijo...

Una duda, dado el argumento y el poster, ¿esta peli podría funcionar como peli de terror?

Raül Calvo dijo...

Si Taxi Driver te parece una peli de terror, pues a lo mejor sí. Podría considerarse una especie de terror urbano, aunque no la consideraría una "peli de terror".

Publicar un comentario