7 ene. 2016

Terror en el espacio (Terrore nello spazio)

Pocos directores han sido tan influyentes y tan poco apreciados en su momento como Mario Bava. Mientras Dario Argento y Federico Fellini en su momento tomaban prestadas ideas e imágenes de las películas de Bava con gran éxito, las propias películas del maestro no corrían mucha suerte en taquilla. No fue hasta pasados unos años tras la muerte del director, en 1980, que su obra fue revaluada y apreciada, cuando su influencia en directores tan diversos como Martin Scorsese y Guillermo del Toro se hizo evidente. Terror en el espacio (Terrore nello spazio, Mario Bava, 1965) es un gran ejemplo del genio de este director, un film en algunos aspectos adelantado a su tiempo, que sigue funcionando hoy día, siendo más evidente la influencia que tuvo en títulos posteriores como Alien - El octavo pasajero (Alien, Ridley Scott, 1979).

Terror en el espacio resulta también un film interesante por la forma en que combina lo antiguo y lo moderno. Aún faltaban unos pocos años para que Stanley Kubrick revolucionara en el género de la ciencia ficción mostrando con increíble realismo naves navegando por el espacio, así que las técnicas utilizadas en el film de Bava son las mismas que se llevaban utilizando desde los años 50: maquetas filmadas frente fondos estrellados. Este es el único aspecto que hoy día puede que no acabe de convencer al espectador actual (especialmente si se ve la película en alta definición), pero, personalmente, creo que le añade cierto encanto retro al film.

Pero el film resulta moderno por la manera en que nos cuenta la pesadilla que sufre la tripulación del Argos, que intenta rescatar a la tripulación del Galliott, la cual se encontraba investigando la extraña señal proveniente de un planeta desconocido. No es este punto del argumento el único que tiene en común con Alien, hay una escena en la que los protagonistas encuentran una misteriosa nave extraterrestre que al parecer se estrelló allí hace mucho tiempo, tripulada por gigantescos extraterrestres de los que solo encuentran cadáveres, que más tarde apareció reproducida en el clásico de Scott.

La película mezcla terror y ciencia ficción al mostrar la pesadilla que sufre la tripulación del Argos, comandada por el capitán Mark Markary (Barry Sullivan). Poco después de estrellarse, la tripulación sufre una especie de locura que los lleva a atacarse unos a otros. Se suceden extraños fenómenos y misteriosas luces que inquietan a los tripulantes, algunos de los cuales puede que no sean quiénes dicen ser. Pero lo más inquietante y perturbador es que los astronautas muertos regresan a la vida para atacar a la tripulación del Argos. Desconozco cuántos de estos elementos se encontraban en el cuento original de Renato Pestriniero en que se basa el film, que al convertirse en guion pasó por las manos de Bava, Alberto Bevilacqua, Callisto Cosulich, Antonio Román y Rafael J. Salvia, pero destaca que a pesar de contar con tantos elementos propios del terror, en ningún momento se pierda el aspecto más propio de la ciencia ficción.

La manera en que se maneja el suspense y el diseño hacen de este un film que los fans del género disfrutarán enormemente, sin mencionar la memorable conclusión, pero, además, tiene otros toques que lo hacen destacable para mí, a modo más personal como, por ejemplo, las bellas actrices italianas que lo protagonizan o cuando se abren las chaquetas de los astronautas resucitados para descubrir un cuerpo podrido y consumido.

En definitiva, Terror en el espacio es una muestra del genio de un maestro y una entretenida mezcla de terror y ciencia ficción. Os dejo con el tráiler americano que tiene su propio encanto.


0 comentarios:

Publicar un comentario