22 ene. 2016

Otro caso de amor a primera vista

 
A veces pasa, te pones a ver una película sin saber nada que inesperadamente te vuelve loco de placer. Hacía tiempo que había oído hablar de esta película, bajo uno de sus títulos más conocidos, pero nunca había tenido la oportunidad o el interés en verla. Sin embargo, cuando Arrow Video la editó recientemente en Blu-ray, sentí un irracional impulso por hacerme con ella. Un riesgo que valió la pena y espero que al terminar de leer esto sintáis las mismas ganas de verla.

Esta película ha tenido una complicada y azarosa historia, lo que explica los distintos títulos con que se conoce, incluso aquí. En IMDB se identifica como Pesadilla en Sherman Woods, traduciendo el título con el que se estrenó en cines en Estados Unidos, pero en FilmAffinity la identifican como Rostro del asesino. Fue dirigida por John M. Grissmer a finales de 1983 con el título Complex, pero luego se decidió cambiar el título por Slasher, tras lo cual se quedó en el limbo. No se estrenó en cines hasta 1987, con el título Nightmare at Shadow Woods, intentando aprovechar el éxito de la franquicia Pesadilla en Elm Street, aunque era una versión reeditada y bastante censurada. Finalmente se editó en vídeo el montaje original (con alguna censura) bajo el título Blood Rage, título con el que es más conocida.

A pesar de los cambios, la historia es siempre la misma. Todd y Terry (ambos interpretados por Mark Soper) son los hijos gemelos de Maddy (Louise Lasser). Cuando eran niños, Terry asesinó salvajemente a un hombre con un hacha y culpó a Todd de ello. Diez años más tarde, Todd está encerrado en una institución psiquiátrica mientras Terry disfruta de la vida con su novia y amigos. Cuando Todd escapa del manicomio para enfrentarse a Terry, este lo aprovecha para desencadenar una nueva masacre en el complejo de apartamentos en el que vive su madre y culpar de nuevo a su hermano.

La historia, aunque fue concebida durante el periodo de decadencia del slasher, resulta bastante diferente y original en el sentido de que no utiliza un asesino enmascarado para deshacerse de los personajes que pueblan la película, como era la norma entonces. Al dejar claro desde el principio la identidad del asesino se utiliza el suspense de una forma distinta a la habitual, jugando con el hecho de que todo el mundo cree que Todd es el asesino, mientras Terry se pasea tranquilamente descuartizando a cualquiera que se le ponga por delante. La interpretación de Mark Soper es bastante buena como Todd, que después de diez años en un manicomio no está del todo "equilibrado", pero resulta en particular divertido como Terry, especialmente durante la parte final.

Pero lo que hace de Blood Rage una película que para mí está a la altura de maravillas como Mil gritos tiene la noche (Juan Piquer Simón, 1982) es su tono y sus toques de locura. El film mezcla de forma perfecta la comedia y el terror, lo que añadido a los efectos gore de Ed French (ahora visibles en toda su gloria gracias al Blu-ray) da como resultado una inolvidable experiencia. La actriz Louise Lasser es la que aporta más carcajadas y locura gracias a su papel como Maddy, la madre de los gemelos. Es rara la escena en que su participación no aporte alguna risa. La fantástica banda sonora a base de sintetizadores le acaba de dar el toque de gracia al conjunto.


Arrow nos ofrece tres versiones del film. Blood Rage es la mejor de todas, la más directa y entretenida. Nightmare at Shadow Woods, es la versión estrenada en cines en la que se elimina prácticamente toda la sangre del film, mientras que la reedición que llevaron a cabo los distribuidores le aporta algún momento absurdo, pero resulta interesante ya que se añadieron varias escenas que no aparecen en Blood Rage. La versión "compuesta" es Blood Rage con algunas escenas añadidas de la versión cinematográfica; para mí es como la versión para los fans, una vez has visto la original tienes la extendida para disfrutar un poco más.

Espero que pronto muchos os animéis a dejaros llevar por la maravillosa locura que es Blood Rage (¿cuántos slashers habéis visto en que el asesino haga una pausa para mear mientras persigue a una de sus víctimas?), sobretodo ahora que la podéis disfrutar sin censurar y en alta definición.


2 comentarios:

Ariadna dijo...

El argumento parece muy original, pero yo, si es muy gore, como que no. Soy hiper sensible para esas cosas, no aguanto mucho el gore, ni lo escatológico, ni me río con esos recursos que a mí me afectan mucho al estómago y al cerebro, jaja. Y sin embargo me encanta el género del terror, así que ya te puedes imaginar mis dilemas a la hora de considerar si voy a ver una película o no. Tengo que informarme muy bien antes. Esta que comentas ahora, parece original, sí, pero el tema de la sangre y las vísceras... yo no me voy a reír, lo voy a pasar fatal, así que en esta ocasión, no, no la voy a ver. En fn, otra vez será...

Raúl Calvo dijo...

Pues no, si te afecta el gore, mejor mantente alejada de esta peli! :D

Publicar un comentario