17 feb. 2016

Cherry Falls

 
El reciente anuncio por parte de Scream Factory de una edición coleccionista en Blu-ray de Cherry Falls (Geoffrey Wright, 2000) inspiró que volviera a ver esta película que hacía años que no veía. ¿Se sigue manteniendo fresca? Nop, para nada.

En Cherry Falls, un pequeño pueblo americano, aparece asesinada una pareja de adolescentes. Cuando se produce una nueva víctima, el sheriff Brent Marken (Michael Biehn) está convencido de que al pueblo ha llegado un asesino en serie cuyas víctimas son adolescentes vírgenes. Jody (Brittany Murphy), la hija del sheriff, se convertirá en objetivo del asesino lo que provocará que empiece a investigar los oscuros secretos de la ciudad.

Vista hoy día resulta increíble que esta película obtuviera tantos halagos y fuera considerada rompedora y subversiva. Le pasa lo mismo que a The Faculty (Robert Rodriguez, 1998), que entonces parecía moderna y políticamente incorrecta y al verla hoy te das cuenta de que es todo lo contrario. En la caratula del DVD que editó Filmax incluso se ve que ganó el premio al mejor director en el Festival de Sitges de entonces, señal de lo mal que estaba el panorama en aquella época. Claro, hoy en día disfrutamos de un panorama más variado y de mayor calidad en lo que se refiere al cine de terror, pero durante mediados y finales de los 90, la verdad es que realmente Cherry Falls es de lo mejor que había.
 
En los 90, el éxito de Scream. Vigila quién llama (Scream, Wes Craven, 1996) insufló nueva vida al género (que estaba tan mal visto que incluso Scream se promocionaba como una película de suspense, no de terror) pero provocó también un sinfín de imitaciones y derivados. Cherry Falls fue prácticamente la última de estas películas en estrenarse y, aunque nos llegara en el 2000, su estética grita años 90 por los cuatro costados. La censura americana por algún motivo se cebó con ella, como resultado en los asesinatos no hay apenas sangre y no resulta impresionante ni imaginativa. Al parecer el gore que se tuvo que cortar no está disponible, pero dudo que el film mejorara mucho con su inclusión, ya que su desarrollo resulta muy rutinario, la historia no tiene ningún sentido (¿cómo sabe el asesino quién es virgen y quién no?) y acaba resultando un film aburrido. Sorprende también que la censura se cebara tanto con esta película, ya que unos pocos años después películas como Saw (James Wan, 2004) llenarían las pantallas de sangre.

La película en su momento me gustó, lo suficiente como para después de verla en el cine la comprara en DVD, pero ya no soy el de mismo y la nostalgia no la salva. No crea suspense ni resulta imaginativa en ningún aspecto. Lo único que destaca es el reparto, con la malograda Brittany Murphy al frente, pero nada más. Podéis seguir con vuestra vida sin verla de nuevo o por primera vez.


0 comentarios:

Publicar un comentario