11 jul. 2011

Asesinato en 8mm. (8MM)


Tras el gran éxito de Seven (Se7en, David Fincher, 1995), el guionista Andrew Kevin Walker no tuvo muchos problemas para vender su nuevo guion: Sexy World. Como el anterior, era bastante oscuro y trataba un tema no muy fácil de vender en lo que resultaba un cruce entre A la caza (Cruising, William Friedkin, 1980) y Hardcore, un mundo oculto (Hardcore, Paul Schrader, 1979).

Asesinato en 8mm. (8MM, Joel Schumacher, 1999), como finalmente se tituló, retrata el descenso a los infiernos del detective Tom Welles (Nicolas Cage) mientras intenta determinar la autenticidad de una película snuff. Mientras seguimos las andanzas del detective Welles, guiado por el una vez ambicioso y hoy derrotado Max California (Joaquin Phoenix), vemos como le afecta y transforma todo lo que ve al tiempo que se empieza a encariñar con la víctima Mary Anne Mathews (Jenny Powell).

8MM es un filme oscuro y absorbente que no resulta fácil en el espectador ya que lanza preguntas morales y adopta ciertos giros que pueden provocar cierto desasosiego en todo aquel que busque algo de simple entretenimiento.

Uno de los temas que trata es la fascinación del ser humano por el morbo, por lo prohibido. Ver que hay más allá de los límites. Esta temática está ligada en la película a la búsqueda de una justificación para el mal. Vemos a Tom Welles continuamente preguntando "¿por qué?" sin recibir ninguna respuesta. Esto es, ninguna respuesta satisfactoria, ninguna justificación. Nada que ayude a entender por qué alguien es capa de hacer ciertas monstruosidades aparte del placer que le provoca.

Pero hay otros dos aspectos de la película que, personalmente, encuentro más interesantes. Uno de ellos es la obsesión, como Welles empieza a obsesionarse en su búsqueda yendo más allá de lo que requeriría el deber. Esta obsesión forma parte del arco del personaje, en el cual vemos como el seguro y tranquilo Welles se va transformando, perdiendo su inocencia y cambiando su visión del mundo. El otro aspecto interesante resulta en que por primera vez, o por lo menos yo no lo había visto antes, tenemos a un personaje que cuando se embarca en una venganza le resulta difícil matar a un ser humano. Es decir, desde John McClane hasta Indiana Jones es bastante habitual que el héroe vaya matando tipos malos con bastante facilidad y sin pensárselo dos veces. Y no es que lo critique, pero lo que diferencia esta película de cualquier otra película con algo de acción, es que al protagonista no le resulta fácil matar y no suelta una frase graciosa al hacerlo. De hecho, todas las acciones que lleva a cabo tienen un precio moral, le afectan profundamente. Y es en este aspecto que resulta difícil para los espectadores ya que no se les ofrece la exaltación que normalmente se encuentra en argumentos "vengativos" sino con el coste psicológico de matar a un ser humano por muy despreciable que este sea. De ahí que la película no sea simple exploitation y esté cerca del drama.

Son posiblemente estos detalles los que descolocaron a los espectadores en su momento, no habituados a este tipo de película viniendo de una gran productora y protagonizada por una gran estrella. Es dura y oscura y no pretende hacer sentir bien al espectador.

Según IMDb, los intentos de la productora por suavizar el guion original provocaron tensiones entre Walker y los productores, a lo que se sumó el director Joel Schumacher que, aparentemente, también suavizó la historia lo que acabó desencadenando que Walker se desentendiera completamente del proyecto. Sin embargo, Schumacher cuenta, en el audiocomentario incluido en la edición en DVD, que el conflicto entre él y Walker surgió cuando, para que la película no pasase de las dos horas, Schumacher cortó una parte de la película que contaba como Tom Welles intenta salvar a otra chica de las garras de los pornógrafos clandestinos y falla.

No sé qué sucedió realmente, pero teniendo en cuenta lo honesto que es Schumacher disculpándose por Batman y Robin asumiendo todas las culpas del desastre, me inclino a darle la razón al director. Primero, porque la película ya es bastante oscura tal y como es. Seguramente, como indica Roger Ebert en su crítica sobre la película, habría sido calificada NC-17 (prohibida la entrada a menores de 17 años) en lugar de R (menores de 17 años acompañados de un tutor) sino fuera porque venía respaldada por un gran estudio y no era una película de bajo presupuesto. Creo que si hubiese sido aún más oscura habría afectado negativamente a la película. Y segundo, creo que fue acertado cortar la subtrama de Welles y la chica ya que funciona mejor narrativamente la película si se centra en la relación entre Welles y Mary Ann Mathews, ya que enfatiza la relación de tintes necrifílicos entre ambos y el aspecto obsesivo de la trama.

No es una película fácil (recuerdo salir del cine cuando la vi pensando: "buf, necesito una ducha después de esto") pero me parece muy interesante. Además, mejora cuando la vez por segunda vez. También resulta interesante el comentario de Schumacher que viene en el DVD, especialmente una reveladora anécdota que cuenta sobre la fascinación por el morbo que siente el ser humano. Se hizo una secuela (!) directamente para el mercado del vídeo, pero aparte de que existe no sé más.

15 comentarios:

Javi dijo...

Guardo muy mal recuerdo de esta película. Cuando la vi pensé que ofrecía muchas más posibilidades de las que se nos muestran. A mí me pareció muy light y, aunque comentas que si le hubiesen dado un toque aún más oscuro posiblemente la peli hubiera perdido, yo creo que es todo lo contrario: el atreverse a ir un poco más allá (sin pasarse de la raya), poniendo más intensidad emocional en lo dramático, además de credibilidad (el papel de Cage es insustancial y a mi modo de ver sobreactúa en algunos momentos, eso es lo que recuerdo), y una dirección con más garra y profundizando en lo morboso de la trama en donde lo psicológico fuera pieza clave del entramado (y repito: sin exageraciones. Eso se puede hacer manteniendo un equilibrio, cosa complicada, pero que se puede hacer, aunque no tan fácil para alguien como Joel Schumacher y sí más para gente como David Fincher, Chris Nolan o Aronofsky – a saber qué hubiera hecho el director de Cisne negro, algo sin duda mucho más interesante y atractivo a mi modo de ver).
Aunque lo vemos de un modo diferente (algún día a lo mejor vuelvo sobre ella y descubro que estaba equivocado; ya sabes que los gustos en ocasiones cambian) el post es muy bueno. Un saludo, Raül.

Raül Calvo dijo...

Pues precisamente la película enfatiza lo emocional y dramático, en oposición a apabullar al espectador con escenas grotescas. Lo psicológico es la pieza clave del entramado, por eso me parece interesante. Obviamente la volví a ver para hacer el post, y me pareció que había mejorado con el tiempo, ya que llevaba bastante sin volverla a ver.

Javi dijo...

Hay que volver sobre ella cualquier día a ver si percibo algún cambio con respecto a mi primer visionado

Einer dijo...

Pues yo estoy un poco entre medias de ambos pero más con Javi.

En primer lugar, Nicholas Cage es siempre un error. Hay un momento cuando esta viendo cómo matan a Mary que por sus gestos podrías imaginar que Kobe Bryant ha fallado el último tiro del partido.

No estoy de acuerdo en que la peli hubiera tenido que ser más oscura, simplemente tenía que haber mantenido la estética de momentazos como el sótano ese donde los pederastas están buscando material. Y para haber redondeado la peli, era necesario ahorrarse los malos de chiste del final (Stormare es descojonante, imperdonable para este film) y las secuencias de acción que, o las ruedas bien, o mejor te las ahorras.

Con lo que sí estoy de acuerdo con Raül es acerca de la obsesión de Welles. El momento clave está cuando Welles encuentra a Máquina y este le dice: "¿Qué esperabas? Soy un tío normal. No tengo traumas, ni me pegaban mis padres, hago esto porque me gusta." Toda esa parte es fundamental porque Welles espera que estos tíos sean unos hijos de puta de cuidado (que lo son, pero no como él esperaba), a modo de justificación, para poder matarlos. Igual que cuando llama a la madre de la chica, Welles busca una razón para matarlos porque no es como ellos, porque no es capaz.

Y por último, yo me creo más la versión de Walker, más que nada porque esto es una producción made in Hollywood y en Hollywood impera lo políticamente correcto.

Por cierto, la escena en la que Nicolas Cage llega a casa apalizado y sangrando y la mujer le monta un pollo de cojones es patética y descojonante a partes iguales. Esta peli tiene cosas muy buenas que se han encargado de joder con escenas como esa.

Dr. Gonzo dijo...

La primera vez que la vi me llevé una total decepción ya que me esperaba algo bastante más fuerte en todos los sentidos. Luego, en posteriores visionados me ha ido gustando más, aunque no está entre mis predilectas.

Opino igual que Javi, esta película hubiese estado infinitamente mejor en manos de un director carismático como puede ser Fincher, Aronofsky o incluso Michael Mann o Haneke, pero Schumacher es un director demasiado convencional.

Y también pienso que 8mm hubiese ganado muchísimos enteros con una ambientación más oscura y con una estética más cercana al cine independiente. Porque por muy "chocantes" que hayan querido resultar, esto no deja de ser un producto made in Hollywood, politicamente correcto y típico (con algún buen momento, eso si).

Nicolas Cage, pese a esa moda de criticarlo (habiendo otros actores muchísimo peores. De hecho, Cage no me parece en absoluto un mal actor), lo veo estupendo en 8mm, y en un papel que le viene como anillo al dedo.

De todas maneras, esta película me gusta bastante, aunque siempre pensaré a la idea central se le podría haber sacado muchísimo más partido.

Raül Calvo dijo...

No sé si habéis visto una pelis de sustos. Normalmente, al cabo de 20 minutos de sustos continuos éstos pierden efectividad y acaban aburriendo. Lo mismo sucede con "la oscuridad" de la que hablamos. Imaginad por un momento 2 horas de ambientes sórdidos y retorcidos, al cabo de un rato perderían impacto por pura acumulación. De la manera que está representada en 8mm los momentos de lugares insalubres moralmente son efectivos porque están repartidos y contrastan con ambientes más normales. También correría el riesgo de que le sucediera lo mismo que le pasó a filmes como Saló, en el cual se perdió de vista el mensaje y las intenciones de Pasolini por la acumulación de perversidad tras pervesidad. El objetivo de 8mm no es representar un mundo sórdido sino ver como éste afecta a una persona.

Einer, lo de Nicolas Cage es cuestión de gustos, a mí me gusta. Está como una cabra. Creo también que el patetismo de los villanos es bastante acertado, ya que de darse el caso en la realidad sospecho que se parecerían más al egomaníaco que interpreta Stormare que a un villano más serio. Y en cuanto a lo de las versiones, una película americana que muestras desnudos frontales masculinos no busca lo políticamente correcto, te lo aseguro. Y teniendo en cuenta la carrera posterior y anterior de Walker, tampoco es que el hombre sea William Goldman, precisamente.

Dr. Gonzo, los directores que habéis nombrado priman la forma sobre el contenido (y David Fincher es de mis favoritos) y son directores de clase A, lo que no encuadra con una estética de cine independiente. Tal vez te referías a lo que los americanos llaman estética gritty o sleazy, algo habitual dentro de la exploitation. La dirección de Schumacher permite que prime el contenido sobre la forma.

Einer dijo...

No busca lo políticamente correcto, pero es lo que obtiene porque intentan hacer algo a lo que no están acostumbrados. Un desnudo frontal masculino evidentemente no es algo habitual en el cine comercial americano, pero tiene otras escenas que buscan la sordidez y no la encuentran. Por ejemplo, lo de tener que ir a un sótano a buscar material que no está a simple vista en un sexshop puede que desde la perspectiva americana sea creíble por su modo de vida y demás, desde la perspectiva europea es una gilipollez, en cualquier sex shop hay material "ultra fuerte" a simple vista.

Lo de los malos finales, me parece totalmente de chiste. Puede que haya personajes egomaníacos como Stormare pero la realidad nos ha enseñado que detrás de todas estas cosas suele haber gente "aparentemente" de lo más normal. La escena en la nave es que no puede estar peor hecha, el recurso de se me cae la pistola y el bueno no llega por un pelo es de lo más rancio que hay. Demasiado visto ya. El colmo es cuando Gandolfini intenta coger la pistola de debajo del coche por el lado más difícil. Y la teatralidad de la muerte de Stormare es pura exageración, pero este personaje me sacó totalmente de la trama cuando dice: "Si no existe el honor entre los pervertidos y los pornógrafos este puto negocio se irá al carajo".

Y en cuanto a la oscuridad del film no es una cuestión de que toda la película tenga que ser sórdida o mostrar lugares sórdidos. En los primeros dos tercios del film lo combinan con ambientes normales y está genial, el problema para mí es el final, que ni tiene sordidez, ni oscuridad, ni impacto, ni nada. Lo único salvable, la escena con Máquina que encima como escena de acción deja un poco que desear, al igual que todas las escenas de acción del film.

Para mí esta es una peli interesante que podía haber sido muchísimo mejor con un final en condiciones y no con toda esa moralina y convencionalismo de Hollywood. Otro error garrafal, remarcar continuamente el hecho de que no hay pruebas para justificar lo que hace Cage, cuando sí hay pruebas.

Raül Calvo dijo...

Hombre, lo que se puede encontrar en la escena del sótano son vídeos pederastas y cosas por el estilo, material ilegal que como tal no está a la venta en sex-shops ya que va contra la ley.

Lo de los villanos y las escenas de acción supongo que es cuestión más bien de gustos personales, porque yo no tuve ningún problema en ese aspecto.

Y en cuanto al final, lo interesante es que precisamente no cae en la moralina y convencionalismos típicos de Hollywood. Es decir, en las producciones de grandes estudios el tramo final habría sido completamente heroíco, con Welles embarcado en una misión justiciera eliminando los responsables de la muerte de Mary Anne en vengativa exaltación sin ningún tipo de problema moral o de consciencia, recibiendo una recompensa al final. Sin embargo aquí se muestran las consecuencias de matar a otra persona, el coste psicológico que tiene y eso la hace diferente y más interesante. Welles comete errores y no suelta un one-liner cada vez que se carga a alguien. Por otro lado, no usan la falta de pruebas para justificar las acciones de Welles, lo hace por amor a Mary Anne (por cierto, vi la peli el viernes pasado otra vez, así que la tengo reciente y queda claro como se eliminan todos los rastros que posibilitarían la intervención de la policía, siendo lo más importante la destrucción de la película y la desaparición del cadáver).

Anónimo dijo...

buena actuacion buena pelicula buen guion esta bien abordado el tema la pelicula es digerible para el gran publico y logra su proposito de masificar el tema OK

Anónimo dijo...

buena actuacio de Nicolas cage no se que mas esperaban sus criticos esta de acuerdo al tema y tambien el dueto con Joaquin Phoenix...buena

Anónimo dijo...

Creo que el proyecta el amor a su hija en Mari anne y el 'Miedo' a que su hija pueda enfrentarse a algo así cuando crezca.

Raúl Calvo dijo...

Hay parte de eso y parte de que le acaba tomando aprecio a la chica muerta.

Anónimo dijo...

Yo solo quiero saber el nombre de la canción, cuándo Nicolas Cage entra en la habitación del verdugo, pensando que no está. Si algún iluminado lo sabe, apreciaría que me escriban al correo istrionicaesfimera@hotmail.com. Gracias!

Calosputy Blog dijo...

Me gustó mucho tu crítica, pero cámbiale el color al fondo por favor, mis ojos sufrieron mucho al leer. A parte de eso, me encanto.

Raúl Calvo dijo...

Pensaba que el blanco es un buen color de fondo.

Publicar un comentario