4 feb. 2016

Esto SÍ es la guerra


Tras disfrutar de un enorme éxito con El vengador tóxico (The Toxic Avenger, Michael Herz, Lloyd Kaufman, 1984) y Mutantes en la universidad (Class of Nuke 'Em High, Richard W. Haines, Lloyd Kaufman, 1986), Troma's War (Michael Herz, Lloyd Kaufman, 1988) iba a sumarse a esta lista de éxitos pero acabó siendo una decepción. Pero Troma's War resurgió años después como el fénix de entre las cenizas y ahora disfruta de su merecido lugar entre los mejores títulos creados por Troma.

Un avión procedente de Tromaville se estrella en una misteriosa isla. Los supervivientes descubren que no están solos en esta isla: allí se han concretado todos los grupos terroristas imaginables con la idea de asaltar Estados Unidos. Quedará en las manos de los buenos ciudadanos de Tromaville acabar con este gigantesco ejército y defender los valores que han hecho América grande.

Troma's War es una divertida sátira de las cintas de acción pasadas de vuelta de los 80 como Rambo III (Peter McDonald, 1988) o Invasión USA (Invasion U.S.A., Joseph Zito, 1985) (su argumento es bastante parecido al de esta última). No solo satiriza sus exageradas escenas de acción, también la ideología que en la era Reagan se propagaba en estas películas. Por supuesto, una película como Invasión USA es bastante ridícula y delirante de por sí (yo la recomiendo por lo que te ríes con ella, aunque su trasfondo ideológico me repugne), por lo que una sátira o parodia de este tipo de cine ha de intentar ser más delirante y absurda si cabe. Algo que Troma's War consigue de forma genial. Cosa que no se pudo ver en el momento que se estrenó a finales de los 80, gracias a la censura que sufrió.

Comparando la violencia que se mostraba en su película con la que se veía en la citada Rambo III o la genial RoboCop (Paul Verhoeven, 1987), Lloyd Kaufman pensó que no tendría problemas con la censura americana. Pero la censura atacó la película de forma absurda, especialmente si tenemos en cuenta el tono de comedia que tiene el film. Los cortes que ordenaron hacer eran increíblemente ridículos (como cortar el momento en que un personaje escupe en su mano tres dientes obviamente falsos en una mano tras recibir un puñetazo), lo que me hace pensar que simplemente atacaron el film por ser Troma. Perder casi veinte minutos de película provocó que Troma's War fuera un fracaso, una decepción para los fans y perdiera toda su garra satírica.

No es hasta unos años más tarde, con la llegada del DVD, que finalmente se pudo ver el film tal y como querían sus creadores. Es entonces que empieza su renacimiento y, poco a poco, empieza a ganar popularidad y adquirir su estatus de film de culto actual, siendo considerada una de las mejores películas de la Troma tras El vengador tóxico y Tromeo and Juliet (Lloyd Kaufman, 1996). Algo con lo que estoy completamente de acuerdo.

Es posible que algunos elementos de la película no acaben de hacer gracia a algunos espectadores, como el malvado Señor Sida y su brigada de sidosos, pero he de decir que en mi caso nunca falla en hacerme reír de principio a fin. Si al humor negro le sumamos su banda sonora cutreochenta, la violencia y la acción, un memorable grupo de personajes y su subversivo mensaje; el resultado final es un fantástico film que no aburre ni un minuto.


0 comentarios:

Publicar un comentario