6 ene. 2017

Fanático (The Last Horror Film)


Existen muchas películas sobre fanáticos obsesionados con un ídolo al que acaban acosando y asesinando a quiénes se ponen entre él y su objeto de obsesión. También existen muchas películas sobre fanáticos del cine que acaban asesinando para hacer realidad su película. Pero Fanático (The Last Horror Film, David Winters, 1982) tiene algo que ninguna de las demás tiene: Joe Spinell.

Vinny (Joe Spinell) es un taxista de Nueva York que sueña con convertirse en un gran director de cine que, además, está obsesionado con la estrella del cine de terror Jana Bates (Caroline Munro). Aprovechando la presentación de la última película de Jana Bates, Vinny viaja hasta Cannes para hacer su película y no se detendrá ante nada para conseguirlo.

The Last Horror Film existe gracias a Maniac (William Lustig, 1980), en la que ya trabajaron juntos Joe Spinell y Caroline Munro, tras aparecer ambos en Star Crash, choque de galaxias (Starcrash, Luigi Cozzi, 1978). Judd Hamilton, entonces marido de Munro, había hablado con diversos inversores para conseguir financiación para Maniac. El buen resultado del clásico film de culto de Lustig hizo que esos mismos inversores pidieran otra película de terror con Munro y Spinell. Hamilton y David Winters escribieron rápidamente un guion y se puso en marcha el proyecto.

Hamilton y Winters tuvieron la brillante idea de ambientar su película en el festival de Cannes de 1981, para ahorrar dinero en cuanto a extras y diseño de producción (y pagarse unas vacaciones en el festival). La idea fue genial ya que, efectivamente, da la impresión de ser una película mucho más grande de lo que realmente es. Además, usando técnicas de filmación de guerrilla, aparecen gran cantidad de estrellas presentando sus películas, sin saber que formaban parte de otra. 1981 fue un gran año para el cine, si juzgamos por lo que vemos en el festival mientras Vinny va cazando estrellas.

Por si fuera poco, Joe Spinell y su ayudante Luke Walters, deambulaban por Cannes filmando escenas por su cuenta. Dando origen así a algunos de los momentos más delirantes de la película.

Gracias al retrato que hace de Cannes y a la interpretación de Joe Spinell, The Last Horror Film supera su típico guion y se convierte en un film memorable, tremendamente entretenido. Es obvio que sin estos dos factores, esta sería otra película más de fanático obsesionado.

   

0 comentarios:

Publicar un comentario