3 ene. 2017

Asesinando Norteamérica (The Killing of America)

Horror con mayúsculas, un viaje al centro de la locura es lo que ofrece Asesinando Norteamérica (The Killing of America, Sheldon Renan, 1981). Un brutal documental que analiza la fascinación de Estados Unidos con la violencia y las armas de fuego. Y si bien el documental fue realizado entre finales de los 70 y principios de los 80, por desgracia sigue siendo vigente.

Inicialmente, el documental fue concebido por el productor japonés Mataichiro Yamamoto, de cara al mercado japonés, después de comprobar asombrado el tipo de imágenes que aparecían en los informativos americanos. Leonard Schrader y su esposa Chieko se encargaron del guion, mientras que Sheldon Renan fue el encargado de dirigirlo, al tener acceso a mucho material de archivo y haber realizado ya algún documental.

El film adopta una narrativa en forma de espiral, empezando con el asesinato del presidente Kennedy y, a partir de aquí, sumergiéndonos más y más en la locura, culminando en una inquietante entrevista al asesino en serie Ed Kemper.

Lo que hace que este documental sea terriblemente efectivo es que se aleja de la ruta del mondo, muy popular entonces, mostrando el horror pero nunca cayendo en el morbo típico de films más inofensivos como Este perro mundo (Mondo cane, Paolo Cavara, Gualtiero Jacopetti, Franco Prosperi, 1962).

El segmento más interesante para mí es el dedicado a analizar los asesinos en serie, deteniéndose en distintos casos. Pero no se puede decir que en todo el documental haya nada que sobre. La edición en Blu-ray de Severin incluye la versión japonesa, unos 20 minutos más larga y con distinta narración. Yamamoto sentía que no podía hacer un documental que hablase solo de lo negativo de Estados Unidos, para la mentalidad japonesa sería deshonesto, así que esta versión incluye un prólogo prescindible sobre las maravillas de América. Pero también incluye extensiones interesantes de otros momentos, como un vídeo de entrenamiento de la policía en que vemos a un niño disparar a cámara y luego marcharse tranquilamente con su bici. Este vídeo de entrenamiento es el único momento ficticio del documental, así que por eso fue eliminado de la versión americana, pero hay más añadidos que hacen de la versión japonesa un interesante complemento, como el caso de un joven asesino que sin duda inspiró el relato Alumno aventajado de Stephen King.

He mencionado la versión americana, pero este documental no se estrenó en Estados Unidos hasta hace poco. Problemas con la censura y el contenido hicieron imposible su distribución, lo cual también forma parte de las razones por las que todavía es vigente.

No es un visionado fácil, incluye momentos terribles y muy gráficos, pero sin duda es un documental increíble y fascinante.


2 comentarios:

Maicol_Madsen dijo...

Lo vi hace años cuando creo que aún no estaba en manos de Severin, y claro, era una versión en calidad mala que me costó lo suyo encontrar. Esta nueva versión está muy buena, y ciertamente es un documental bastante crudo. A mi el final con John Lennon me pareció tremendo.

Raúl Calvo dijo...

Sí, resulta en cierto modo casi un alivio después de tanta maldad como se ve en el documental.

Publicar un comentario