16 ene. 2017

La novena configuración (The Ninth Configuration)

 
William Peter Blatty murió el pasado 12 de enero, para siempre recordado como el autor de El exorcista, novela que él adaptó al cine, además de ejercer como productor, y que fue convertida por William Friedkin en el clásico El exorcista (The Exorcist, 1973). Blatty también se encargó de la secuela El exorcista III (The Exorcist III, 1990), asumiendo la tarea de director, además de productor y guionista. Esta secuela recientemente fue editada en Blu-ray incluyendo la versión que originalmente concibió Blatty con el título Legion.

Sin embargo, a pesar de estar asociado a un clásico seminal del cine de terror, lo que muchos no saben es que, durante gran parte de su carrera, Blatty trabajó dentro de la comedia, colaborando con grandes nombres del género como Peter Sellers y Blake Edwards. Durante esta época, a finales de los 60, publicó Twinkle, Twinkle, "Killer" Kane, una novela cómica ambientada en una clínica psiquiátrica secreta del ejército, en la que se intenta determinar quiénes están fingiendo su locura para librarse de ir a Vietnam y quiénes están realmente enfermos, una historia con ecos de Trampa 22 de Joseph Heller. En 1978, Blatty reescribió y amplió la novela, publicada con el nuevo título The Ninth Configuration. Esta versión fue la base del film La novena configuración (The Ninth Configuration, William Peter Blatty, 1980).

Su carrera como autor cómico hizo que Blatty tuviera muchos problemas para que los estudios pudieran creer que era capaz de escribir una película de terror como El exorcista. Tras el éxito de El exorcista, Blatty tuvo muchos problemas para filmar La novena configuración, ya que los estudios no creían que el autor de tan conocido film de terror pudiera escribir comedia.

Pero lo que hace interesante The Ninth Configuration es la manera en que mezcla comedia, drama y elementos de thriller. El film arranca con la llegada del coronel Vincent Kane (Stacy Keach) a una clínica militar psiquiátrica secreta instalada en un castillo, como nuevo director de la institución. Allí se encuentra con una variada colección de pacientes, pero se implica particularmente con el capitán Billy Cutshaw (Scott Wilson), un astronauta que, en el momento en que estaba a punto de iniciar un viaje a la luna, sufrió una crisis nerviosa en la cabina de la nave y se negó a seguir adelante con el despegue.

Kane inicia una terapia muy poco ortodoxa que sorprende tanto a los trabajadores de la clínica como a los pacientes. Una terapia cuyo origen se encuentra en los secretos que guarda Kane, ya que queda claro desde el principio que hay algo oscuro en este personaje. Pero el centro de la película no es tanto el secreto de Kane, como la relación de Kane y Cutshaw, embarcados en un debate teológico en el que Blatty expone sus propias teorías sobre la existencia de Dios.

Curiosamente, en algunos artículos y vídeos de reseñas, se incluye esta película dentro de la franquicia de El exorcista, por el simple hecho de que el astronauta que aparece aquí es el mismo que aparece en la fiesta de celebra Chris MacNeil en su casa, tanto en la novela como en la versión filmada por Friedkin. Sin embargo, más allá de esta coincidencia, no tiene nada que ver una película con la otra. Lo único que tienen en común, aparte de este personaje, son las preocupaciones teológicas que encontramos de forma constante en la obra de Blatty, de manera predominante en lo que el autor llamaba su obra seria.



Personalmente no comparto la fe de Blatty en la existencia de Dios y la vida más allá de la muerte, pero eso no impide que disfrute enormemente con su obra. En el caso de The Ninth Configuration,  las fantásticas interpretaciones del reparto, que incluye también el talento de actores como Jason Miller, Joe Spinell y Ed Flanders entre otros, junto a los geniales diálogos de Blatty hacen de este un film fantástico. Blatty lleva al espectador de la comedia absurda al drama sin esfuerzo, manteniendo de fondo una continua tensión que culmina es una escena brutal en la parte final del film.

El talento delante y detrás de las cámaras debería haber convertido esta película en un clásico de forma inmediata, pero su peculiar tono y la manera en que desafía una simple calificación hicieron que tuviera un vida comercial complicada. Más aún cuando se intentaba vender como una película de terror mediante engañosos posters. Además, se estrenaron distintas versiones del film, algunas recortadas de manera atroz por los distribuidores y otras versiones por cambios de parecer de Blatty, aunque hoy día es fácil encontrar la versión del director, tanto en DVD como en Blu-ray.

En la actualidad, The Ninth Configuration es un muy recomendable clásico de culto que demuestra que Blatty fue algo más que el autor de El exorcista.


2 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

Joder, casualidades de la vida. Esta misma mañana me le he descargado para verla XD

Raúl Calvo dijo...

Pues espero que sea la versión correcta, en vose... y que la disfrutes. Yo tengo la edición que sacó en Blu Second Sight y está muy bien, aunque no lleva subt en castellano.

Publicar un comentario