4 jul. 2018

¿Quién puede matar unos títulos de crédito? La versión internacional de ¿Quién puede matar a un niño?


Muestra de cómo se trata la cultura en España es que las mejores ediciones de clásicos del cine español se editan en el extranjero. Un ejemplo de ello es la fantástica edición en Blu-ray que Mondo Macabro ha editado de ¿Quién puede matar a un niño? (Narciso Ibáñez Serrador, 1976) y que se suma a las ediciones americana y alemana de La Residencia (Narciso Ibáñez Serrador, 1969).

Esta edición de Mondo Macabro, que, obviamente, utiliza el título americano Who Can Kill a Child?, es muy completa. Incluye tres pistas de audio: la versión original, la doblada al castellano y otra doblada al inglés por completo (salvo alguna escena), diversas entrevistas, un audiocomentario e incluso el programa de Versión Española que giraba en torno a este clásico. Sin embargo, el extra más significativo para mí es la inclusión de Island of the Damned, una versión internacional sin la secuencia de títulos de crédito creada por Narciso Ibáñez Serrador, que utilizó fragmentos de documentales denunciando atrocidades de guerra con los niños como víctimas.

Como ya dije anteriormente en el artículo sobre el cine de Narciso Ibáñez Serrador, esta secuencia siempre me ha parecido un error. Es demasiado obvia en explicitar sus intenciones, más aún cuando ya hay una escena en la película que incide en el mismo tema. Eso sin mencionar que es una secuencia muy dura (por lo menos para mí) y la primera vez que la vi casi me quita las ganas de seguir viendo la película. Island of the Damned, que parece ser es la versión que más se conocía en el extranjero en su momento según cuentan Samm Deighan y Kat Ellinger en el audiocomentario, es diez minutos más corta que la versión de Ibáñez Serrador. Ocho minutos corresponden a los títulos de crédito, los otros dos minutos que faltan corresponden a las escenas iniciales en la playa que se recortan para introducir antes a la pareja inglesa protagonista.

Creo que si no fuera por esos dos minutos, Island of the Damned sería mi versión predilecta para repetidos visionados. La ausencia del metraje documental marca una diferencia, metiéndote de lleno en la historia y permitiendo que sea el espectador el que saque sus conclusiones sobre el subtexto de la película. Además de que no te deprime antes de empezar a verla. Sin embargo, estos cortes en las escenas iniciales hacen que la versión original de Ibáñez Serrador siga siendo la escogida para volver a ver este clásico. De todos modos, sigue siendo un gran añadido, haciendo que esta sea la edición definitiva de este film.

Aunque la edición limitada que tengo se encuentra ya agotada, creo que la edición "simple" que se puede encontrar ahora incluye los mismos extras del disco, lo único que no incluye es la funda roja, la doble carátula, las postales y un libreto sobre el film. Así que sigue siendo muy superior a la edición española que solo incluye el tráiler y galerías de imágenes.


2 comentarios:

victor dijo...

Para mi la mejor cinta de terror del territorio patrio. Y una de mis diez favoritas del planeta. Una obra tan cruda y salvaje que sigue impactando aunque uno la tenga muy vista.
Estoy contigo, esas imágenes iniciales sobras, no se a que vino eso. No conozco esa edición de blu ray ...yo tengo una copia que salió en El País.
Un saludo

Raúl Calvo dijo...

Esa edición dl País también la tenía (y todavía la tengo), fue la primera en hacer posible ver la peli en versión original, mezclando castellano e inglés, en lugar de todo doblado al castellano, creando muchos diálogos absurdos. Saludos.

Publicar un comentario