5 dic. 2012

Un artículo de culto

La denominación "película de culto" ha ido perdiendo significado con el tiempo. La culpa de ello la puede tener la ignorancia, el abuso o el boogie (al fin y al cabo, es un ritmo diabólico).

En su sentido original, "película de culto" se usaba para calificar aquellas películas que en el momento de su estreno no se distribuyeron de forma apropiada, lo que las hacía películas completamente desconocidas, pero que, a pesar de ello, con el tiempo fueron ganando adeptos que las mantuvieron vivas y lograron que fueran conocidas y reivindicadas. Es el caso de películas como Spider Baby or, The Maddest Story Ever Told (Jack Hill, 1968), El carnaval de las almas (Carnival of Souls, Herk Harvey, 1962) o La noche de los muertos vivientes (Night of the Living Dead, George A. Romero, 1968). El clásico de Romero pasó completamente desapercibido hasta que a mediados de los años 70 fue "redescubierta" por la crítica francesa por un lado y por todos aquellos que la vieron en televisión por otro; algo parecido sucedió con Carnival of Souls. En palabras de Jack Hill, prácticamente nadie vio Spider Baby en el momento de su estreno, pero cuando fue editada en vídeo empezó a convertirse en la película favorita de muchas jóvenes adolescentes. Esta peculiar popularidad hizo que el resto del mundo la descubriera y alcanzara su actual estatus de clásico bizarro.

Blade Runner (Ridley Scott, 1982) o La cosa (The Thing, John Carpenter, 1982) no acabarían de encajar en esta definición. Sí, fueron espectaculares fracasos de crítica y taquilla que con el tiempo se han visto reivindicados, pero eran grandes producciones que contaron con una adecuada distribución y de las cuales se sabía de su existencia. Yo diría que son un tipo diferente de película de culto, son como The Rocky Horror Picture Show (Jim Sharman, 1975). El film de Sharman fue un fracaso de taquilla que se convirtió en el fenómeno actual cuando se empezó a proyectar en sesiones golfas. El público acabó convirtiendo lo que era una burla de la película en una celebración de la película. Pero, repito, todas estas películas que han generado clubs de fans y seguidores acérrimos se diferencian de las primeras que he mencionado en que las primeras no tuvieron la exposición de la que gozaron filmes con un gran estudio detrás como La cosa, no pasaron años o décadas hasta que se supo de su existencia.

Supongo que películas como Carretera asfaltada en dos direcciones (Two-Lane Blacktop, Monte Hellman, 1971) están a medio camino de ambos tipos.

Luego tenemos las películas que en su momento fueron grandes éxitos de taquilla, siempre fueron muy populares y que se denominan "de culto" por el número de seguidores y fans que tienen, como La noche de Halloween (Halloween, John Carpenter, 1978) o Zombi (Dawn of the Dead, George A. Romero, 1978). En este sentido, se podría argumentar que La guerra de las galaxias (Star Wars, George Lucas, 1977) es una película de culto.

Pero lo curioso es que con el tiempo se empezaron a producir películas con voluntad de ser películas de culto. Cineastas como Frank Henenlotter abrazan la estética de serie B, la exploitation de bajo presupuesto (en oposición a las exploitations hollywoodienses) y el grindhouse de forma consciente y explícita. Darren Lynn Bousman declaró que había hecho Repo! The Genetic Opera (2008) con la intención de que se convirtiera en una pieza de culto a la Rocky Horror.

¿Este tipo de películas desvirtúa el concepto de película de culto? Yo creo que no. Como todo, este es un concepto que ha evolucionado. Antes se usaba esta expresión para calificar películas que habían salido de la oscuridad a la luz (y se sigue haciendo), ahora se usa más para calificar películas que abrazan cierta estética. No creo que haya nada malo en ello, pero siempre habrá puristas y fanáticos (los mismos que se rasgan las vestiduras por el nuevo fenómeno de las falsas geek girls) que quieren mantener todo inamovible y estático. Que todo esté perfectamente clasificado y ordenado. Algo que, en palabras de Rhett Butler, me importa un bledo. No me gusta Spider Baby porque sea una auténtica película de culto, me gusta porque es una locura muy divertida.

Esta especie de obsesión purista para determinar lo que es auténtico de lo que no me resulta muy cansina. Es como esta manía contra las falsas geek girls que he mencionado antes. Para los que no lo sepan, se denominan así a las chicas que van a las convenciones vestidas como personajes de ficción de la forma más provocativa posible con el ánimo de llamar la atención y que no son realmente aficionadas a los cómics o la ciencia ficción. ¿Y qué? ¿El hecho de que existan te impide leer cómics o ver películas? Porque yo sigo leyendo y viendo pelis tranquilamente.

Hace tiempo dejé de asistir a festivales, leer revistas de cine y seguir cualquier tendencia o moda. Cuando me encuentro con estos fanáticos clasificadores recuerdo por qué.

6 comentarios:

Roy D. Mustang dijo...

Como de costumbre, un artículo bastante interesante.

Yo siempre he pensado que una película de culto es aquella que en su día no tuvo éxito; pero que años después lo tuvo gracias a un grupo de fans que fue aumentando en número año tras año.

De todas formas, tampoco soy un purista. Amigos míos consideran de culto casi cualquier cosa, confundiéndo el término "culto" con otros como "clásico" a la primera de cambio, lo cual no me importa. Yo pienso que una película de culto es lo que he dicho en el párrafo anterior. Y punto. Lo importante es disfrutar de la película y tener una opinión más subjetiva que objetiva.

En cuanto a lo de las geek girls... Supongo que lo dirás por las declaraciones de Tony Harris, las cuales han desatado ríos de tinta en Internet. Opino lo mismo que tú. Qué chorrada. Además, ¿qué tiene de malo? ¡Cuantas más tías mejor!

Raül Calvo dijo...

Leí una mención al respecto en la página Badass Digest. El artículo estaba bastante bien y reproducía lo dicho por Harris, que me asombró más que nada por su brutal misoginia y actitud de adolescente despechado. Sus dibujos me siguen gustando mucho (Ex Machina es una gran serie, sobretodo también por los guiones de Brian K. Vaughn), pero su actitud personal me ha decepcionado bastante.

Dr. Gonzo dijo...

Yo hasta hace muy poco no sabía a ciencia cierta lo que significaba ser "de culto". Digamos que ya tengo una idea hecha, y es idéntica a la de Roy D. Mustang, es decir, esas películas que en su tiempo tuvieron mala acogida, pero con los años han ido ganando fans.

En cuanto a las geek girls esas, no había escuchado o leído nada de ellas hasta hoy.
Yo tampoco soy de festivales, pero no porque no me gusten, sino porque aquí no se hace nada, y cuando se celebra alguno suele ser un ñordo.
El año que viene espero poder ir a Cannes, que llevo mucho tiempo queriendo pegarme un viaje para asistir.

Raül Calvo dijo...

Espero que cuentes en el blog como es la experiencia cannera. Por lo que sé del festival de allí lo mejor son las chicas en la playa, como las de Barcelona.

Javier Simpson dijo...

Caben variantes en lo que se denomina película de culto, como bien comentas en la entrada que haces, con muy buenos ejemplos, Raül, pero seguramente, y si tuviera que precisar, me quedaría con el primer aspecto y añadiría que una peli de culto es una peli no comercial (o nada comercial) que se exhibe o alternativamente o por cauces no demasiado populares, y que con el tiempo adquiere un valor cinematográfico indiscutible entre ese círculo de gente que la ha visto y que habla de ella casi casi de modo compulsivo :-P por lo que siempre está haciendo una especie de publicidad a tal peli entre otra mucha gente que no la ha visto y que, posiblemente, termine viéndola, con lo que, muchas veces, va ganando adeptos.
Pero también es cierto que los conceptos evolucionan a lo largo del tiempo, como es lógico, y como pones de manifiesto en el post.
Excelente post. Un abrazo.

Raül Calvo dijo...

La que dices es la definición "canónica", la original, la de culto :D . Lo que me llama la atención es cómo evoluciona el concepto cuando directores empiezan a dirigir películas con la expresa intención que sean de culto. No sé si es posible hacer una película de culto, creo que es algo fortuito, pero siempre se dan casos. Saludos.

Publicar un comentario