21 dic. 2012

Dentro de La cabaña en el bosque


Hace mucho tiempo (demasiado) que intento encontrar la forma de hacer un artículo sobre La cabaña en el bosque (The Cabin in the Woods, Drew Goddard, 2011) sin repetir lo mismo que han dicho tooodos los demás y, sobretodo, sin estropeársela a aquellos y aquellas que no la hayan visto. No lo he conseguido. Por tanto, que sirva esto de advertencia: si no has visto The Cabin in the Woods no leas este artículo, ya que la destripo a gusto.

1 Una cuestión generacional
Voy a hablar de este aspecto primero porque no se me ocurrió a mí, reparé en ello cuando lo mencionan Drew Goddard y Joss Whedon en el audiocomentario que acompaña la cargada edición en Blu-ray (en mi caso, la edición inglesa). Me refiero al enfrentamiento generacional que muchas veces se representa de forma alegórica en el cine de terror (y en otros géneros, claro).

No es casualidad que los protagonistas sean jóvenes y aquellos que planean su sacrificio desde una moderna sala de control sean personas, en su mayor parte, mayores. Es decir, adultos. Ya desde los tiempos en que la joven Regan fue poseída por el demonio, se ha retratado el enfrentamiento generacional (lo viejo dejando sitio a lo nuevo), el miedo a las nuevas generaciones. Normalmente, el cine de terror está de parte de los jóvenes, que son en su mayoría los grandes consumidores de este género en el cine (no los únicos, por supuesto). Por tanto, en muchas de estas películas son los jóvenes incomprendidos los que sufren a manos/por culpa de adultos que no les comprenden/entienden y cuya ignorancia desencadena muerte y desgracia.

Lo interesante del film de Goddard es que te obliga a entender ambas partes. Los jóvenes son víctimas inocentes, pero los adultos intentan detener un mal mayor. La actitud que acaban adoptando los adultos para detener este mal mayor hacen que sean tan o más culpables que las deidades lovecraftianas que intentan mantener a raya, lo cual también plantea la cuestión de que si el fin justifica los medios.

2 Tono
Uno de los mayores logros de esta película es el tono en el que está narrada. El perfecto equilibrio entre comedia y terror, de modo que ninguno de los dos domina al otro: no es una comedia, no es una película de terror con toques de comedia. Esto no es algo que sea fácil de lograr, normalmente acaban siempre inclinándose hacia la comedia y la parte terrorífica pierde toda su efectividad.

Sin embargo, este film lo logra de manera tan efectiva como lo hicieron en su momento John Landis en Un hombre lobo americano en Londres (An American Werewolf in London, 1981) y Sam Raimi en Terroríficamente muertos (Evil Dead II: Dead by Dawn, 1987). La escena que para mí mejor representa esto es cuando en la sala de control prematuramente celebran el éxito del sacrificio mientras vemos por las pantallas el sufrimiento de Dana (Kristen Connolly) a manos de uno de los no muertos. Es una escena donde se conjura a la vez el horror y el humor de manera sublime.

3 Metalenguaje
Este es uno de los aspectos más destacados y comentados de The Cabin in the Woods, las referencias que hace al género y la lectura metalingüística que tiene.

Las referencias en el cine, y el usar el cine para hablar del cine, fue una de las innovaciones de la nueva ola francesa. Esto se originó en el hecho de que empezaban a hacer cine personas que habían estudiado cine en la universidad. Dentro del cine de terror, es durante la década de los 80 que el género se hace autorreferencial (soy perfectamente consciente de que es algo que empieza a hacerse a finales de los 70, pero es durante esta década que se hace generalizado). Estas referencias, por norma general, consistían en pósteres, escenas de películas que se ven de fondo, nombres de personajes tomados de directores de cine de terror, alusiones a secuencias concretas...

En 1996 se estrenó Scream: Vigila quién llama (Scream, Wes Craven). Este film presumía de ser metalingüístico, pero en realidad lo único que hacía era hacer que sus personajes dijeran en voz alta referencias a otras películas y tópicos, de la misma manera que lo habían hecho incontables películas antes. Debido a su éxito, puso de nuevo de moda que las películas de terror, los slashers en particular, hicieran referencias contínuas en un intento de parecer inteligentes e irónicos, muchas veces evidenciando las carencias de sus guiones.

Menciono Scream para dejar más claro que The Cabin in the Woods es realmente metalingüística, es decir, usa el medio para hablar del medio. Es metalingüística y es referencial.

El proceso por el cual los cinco jóvenes protagonistas son transformados de personas normales a personajes clichés, las condiciones que reproducen desde la sala de control para dar pie a ciertas escenas, todo ello es un claro comentario sobre las películas de terror que todos los aficionados hemos visto. Esto provoca un reconocimiento por parte del fan que enriquece el visionado de la película. Lo enriquece porque nadie, en ningún momento del film, dice "ey, esto es como una peli de terror" sino que es algo que forma parte de la narrativa del film.

Por otro lado, la parte final, cuando las criaturas y monstruos escapan de sus celdas, es un gran festival referencial (algunas explícitas, otras no) que entretiene al aficionado al terror pero no resulta confuso para el recién iniciado. En otras palabras, alguien que empiece a ver ahora películas de terror no se sentirá confuso ni que se pierde parte de la historia por no captar estas referencias y comentarios porque, repito, forman parte de la historia y no están introducidos de forma gratuita o irrelevante.

4 Una carta de amor (y un toque de odio)
La idea de The Cabin in the Woods se le ocurrió a Whedon y se la comentó a Goddard cuando ambos todavía estaban trabajando en Buffy, cazavampiros (Buffy the Vampire Slayer, 1997-2003) y se pusieron a trabajar en el guion cuando la serie terminó. Fue por esa época que empezó la moda de las mal llamadas torture porn, así que parte de la diversión de esta película surgió como respuesta a la atmósfera depresiva y despiadada de estos filmes. Por desgracia, cuando la Metro entró en bancarrota hizo que el estreno de esta película se retrasara tres años (igual que les pasó a otros proyectos que han visto la luz recientemente como Skyfall [Sam Mendes, 2012] y la adaptación de El Hobbit de Peter Jackson), así que llegó a las pantallas cuando esta moda pasó, o por lo menos no es tan pronunciada, pero el resultado es que es un agradable descanso de la enésima película de zombis, el último remake o el nuevo reboot.

De todos modos, el film principalmente es una carta de amor al género. Los dioses primigenios que intentan mantener bajo control podría ser una referencia alegórica a nosotros. Es decir, a los aficionados al cine de terror, a todos aquellos que disfrutamos de las buenas y de las malas películas de terror. The Cabin in the Woods reverencia y celebra el pasado con una historia clásica y moderna al mismo tiempo.

En resumen, es una película para los fans del cine de terror hecha por fans del cine de terror.


13 comentarios:

Raúl Cifuentes dijo...

Es buena... a mi me gustó. Me reí y me lo pasé muy bien. Efectivamente es cine moderno con todas las referencias al "anterior" cine de terror. Lástima que no halla tenido el impacto que merece.

Para mi es una clara futura película de culto.

Raül Calvo dijo...

Para mí ya es de culto!

Dr. Gonzo dijo...

Igual digo. Para mí es de culto desde el momento en que la vi, y una de las mejores y más originales (y locas) películas de terror de los últimos años.

Yo la entendí como una metáfora sobre el cine de terror y las ganas del público de ver siempre lo mismo y no toparse con algo que se salga de los típicos tópicos del cine (aunque se quejen y exijan originalidad; MENTIRA. Cuando se os da algo original y distinto lo tildáis de "raro" y no va a verlo ni Dios).

Los ingenieros de The Cabin in the Woods vendrían a representar a las productoras de cine, y los Dioses primigenios a los que tratan de contener serían el público, ávido de tópicos y películas sobre raíles, de ahí que los ingenieros se esfuercen tanto en hacer que las cosas salgan en la cabaña como está previsto. Como todo el mundo espera que sucedan los acontecimientos.
Cuando algo no sale como se esperaba, los Dioses se cabrean (el público se cabrea) y el mundo se va al carajo (la película fracasa en taquilla).

Esa es mi interpretación de la absoluta locura que es The Cabin in the woods. Pero en cualquier caso, la película es, como tú dices, una declaración de amor hacia el cine de terror, y un regalazo para los fans que sepan apreciarla.

Raül Calvo dijo...

Es interesante la lectura que apuntas, aunque no todo el mundo reacciona como dices ante lo que se sale de la norma, supongo depende de los círculos en los que se mueva y los intereses de cada uno. The Cabin ha sido un éxito en su país de origen independientemente de aquí se vaya directa al DVD, Origen de Nolan también fue un gran éxito de taquilla y no es precisamente una peli simplona. Por supuesto, también le ha pasado lo que dices a diversos títulos. En el fondo, nunca se sabe lo que va a pasar con una peli hasta que se estrena.

León dijo...

Anoche mismo la vi y me lo pasé bastante bien. A mi lo que más me gustó es el punto que aportan los ingenieros y como van manipulando a los protagonistas. Me recordó un poco a "Vertigo" en el aspecto de la manipulación. Y el cameo final es impagable. Una pena no haberla disfrutado en el cine.

Raül Calvo dijo...

Es incomprensible que no la hayan puesto en cines, pero así va la distribución en este país.

Machete dijo...

Muy buena reflexión sobre la cinta. A mí me gustó bastante, aunque no le encontré todos esos entresijos que mencionas en tu crítica/artículo, la vi de una forma bastante 'plana'. Me has abierto los ojos.

Raül Calvo dijo...

Espero que te sirva de excusa para verla otra vez y la disfrutes más.

Machete dijo...

Ojo que la disfruté un montón, la puntué 4 sobre 5, lo que no le vi esas reflexiones que espones. Ahora me fijaré más cuando la vuelva a ver.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo, además me parece una película excelentemente lograda. Algo que en mi opinión mató a gran parte del género de terror fue buscar demasiado realismo, al punto de querer convertir hasta un slasher en un thriller.

El terror siempre estuvo muy ligado a la fantasía, y ésta película lo expone como pocas lo han hecho últimamente. Espero que esto sirva para que el género se renueve, se limpie un poco el realismo innecesario de las últimas década y media, y vuelva a juntarse un poco con la fantasía.

Por cierto, ¿sabes de algún otro artículo por internet sobre The Cabin in the Woods que analice la película como el tuyo? No me refiero precisamente a lo mismo, y hasta ahora google no me ofreció muchos resultados satisfactorios.

Saludos!

Raül Calvo dijo...

Anónimo, no sé de otros artículos del mismo estilo, y con eso quiero decir "artículos" no críticas de la película. Supongo que aparecerán tarde o temprano. En inglés puedes probar si en la web de Fangoria o en Badass Digest tienen algo más analítico.

manipulador de alimentos dijo...

Una película esta 'La Cabaña del Bosque' tan desprovista de encanto y gracia que ni sus escasos momentos de humor e 'intriga' me dejan un recuerdo agradable. Un revoltijo de ideas: los realitys, las viejas películas de amigos en el bosque, no sé, será cosa mía. ¿Qué fue de 'La matanza de Texas'? Esa sí que era de humor y miedos :) Un saludo

Raül Calvo dijo...

Chico, o la viste doblada o no tenemos el mismo sentido del humor, porque a mí me pareció una peli genial y muy divertida.

Publicar un comentario