28 ene. 2013

Carne Viva (Prime Cut)


¡Que te den, Parker! Esto es lo que pensé cuando vi el tráiler de Parker (Taylord Hackford, 2013). Y lo pensé porque solo en los primeros segundos ya se las arregla para traicionar el personaje creado por Donald Westlake bajo el pseudónimo Richard Stark. El personaje apareció por primera vez en la novela A quemarropa (The Hunter), donde se le caracteriza como un criminal amoral sin escrúpulos que no se detiene ante nada para conseguir lo que quiere. Originalmente Westlake pensó en matar el personaje al final de la novela, pero el editor de entonces le pidió que lo mantuviera vivo y de este modo se iniciaron las aventuras de Parker en el mundo criminal. Westlake no cedió los derechos del nombre del personaje, así que aparece con diferentes nombres interpretado por diferentes actores en las distintas adaptaciones que ha habido de algunas de las novelas protagonizadas por él, ya que quería que fuera asociado con un único actor. Así que si no era para iniciar una saga de películas, no cedía el nombre.

Tras la muerte de Westlake ya no hay dificultades para coger también el nombre de Parker, como sucede en esta película. Cuando se anunció el proyecto, con Jason Statham haciendo de Parker, pensé que tal vez sería el momento de ver por fin las aventuras de Parker que habían quedado inéditas en pantalla en una serie de películas con cierta unidad. Todas mis ilusiones se quedaron en nada al ver el tráiler, donde el personaje que interpreta Statham pronuncia unas reglas de conducta que ni en un millón de años habría pronunciado el Parker de las novelas. Así, nos encontramos con otra adaptación de A quemarropa, llevada al cine en 1967 por John Boorman con el título A quemarropa (Point Blank, 1967) y en 1999 por Brian Helgeland con el título Payback, pero con un Parker suavizado para que le sea más simpático a la audiencia, lo cual, repito, traicionado completamente al personaje. Además de que se supone que adapta la novela Flashfire, pero parece más The Hunter que Flashfire. He aquí el tráiler, subtitulado, que me ha llenado de bilis:


El mal sabor de boca que me ha dejado Parker me hizo pensar en las anteriores encarnaciones del personaje. Especialmente en el actor que mejor lo encarnó para mi gusto: Lee Marvin. Y Marvin me recordó una película que hace tiempo que quería comentar, pero como se me adelantaron en algunas ocasiones dejé aparcada y, ahora que ya ha pasado un tiempo, recupero: Carne Viva (Prime Cut, Michael Ritchie, 1972).

Carne Viva es cine criminal en estado puro, un tipo de película que solo era posible en una década como la de los 70. Lee Marvin es Nick Devlin, un sicario/arreglador de problemas al que la mafia de Chicago le encarga ir a Kansas City, con la misión de recoger el dinero que la mafia de allí se ha negado a entregar y castigar a los responsables. La mafia allí está dirigida por Mary Ann, un estupendo Gene Hackman, quien ha decidido independizarse y liderar su propio gang.

Lo primero que llama la atención de esta película a los aficionados al género es su ambientación. En lugar del habitual entorno urbano típico de este tipo de historias, nos encontramos en una zona rural, el tipo de lugar que normalmente se cree libre de los peligros de la gran ciudad. Esta localización permite introducir en el film algunos toques de humor basados en el contraste entre los criminales encabezados por Marvin y la gente del pueblo. En el film también nos encontramos con diversos toques de humor negro, empezando por la memorable secuencia de los títulos de crédito, ambientada en un matadero donde me gusta pensar que trabajaba la familia de La matanza de Texas (The Texas Chain Saw Massacre, Tobe Hooper, 1974), así que lo sucede en el clásico de Hooper no habría pasado sino fuera por las acciones de Devlin en esta película.

A pesar de los toques de humor negro, la violencia es muy realista en este film. Tiene toques muy crudos que la han convertido en un clásico del género. Aunque la razón principal de que sea un clásico es el enfrentamiento entre los personajes de Marvin y Hackman. Un enfrentamiento que degenera en una guerra, especialmente cuando Mary Ann consigue enfadar de verdad a Devlin.

Para que veáis lo inteligente que es esta película, en comparación con la mencionada Parker, es que en lugar de suavizar al protagonista, lo que hace es convertir al antagonista en un monstruo mucho peor. Así, cuando Devlin rescata a Poppy (Sissy Spacek), una huérfana condenada a la prostitución, de las garras de Mary Ann, más que suavizar a Devlin lo que hace es mostrar hasta que punto es un degenerado Mary Ann.

El film nos presenta un mundo en el que la autoridad (la policía) brilla por su ausencia. Los gánsteres  se mueven según sus propias reglas y códigos, como si se tratara de una sociedad aparte de la que vivimos el resto. Teniendo esto en cuenta, si el film fuera un western, Devlin seria el sheriff y Mary Ann el criminal. Es decir, Devlin se encarga de poner las cosas en su sitio en esta sociedad dentro de la sociedad.

Este film es una maravilla para los amantes del género. Sin comprometerse más que con la historia que cuenta, nos permite vivir en un mundo muy diferente al nuestro (por lo menos al mío), con sus propias reglas. Si no lo has visto, lo recomiendo sin reservas.


11 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

Qué raro se me hace leer en tu blog la reseña de una película que yo he comentado con anterioridad. Normalmente ocurre al contrario jaja

Bueno, por partes.
Cuando escuché hablar de la nueva película de Parker me entusiasmé, entre otras cosas porque me encanta Stathan y pensaba que el papel le iba como anillo al dedo, pero lamentablemente me ocurrió como a ti. Cuando vi el trailer se me cayeron los huevos al suelo y mi entusiasmo con el proyecto se fue a lo que generalmente se conoce como el carajo.
Supongo que si el día del estreno no hay nada mejor la veré, pero será el segundo o tercer plato.

En cuanto a Carne Viva, no recuerdo lo que dije en mi reseña, pero bueno, la película me encantó, entre otras cosas por lo que comentas referente a la atípica ambientación.
Tengo debilidad con las historias macabras/criminales que transcurren en entornos rurales (posiblemente esto se debe a que me crié en un sitio así, por lo que me resulta muy cercano), y si a eso le sumamos la presencia de Lee Marvin y Gene Hackman en pantalla, hay que tener horchata en vez de sangre para que la película no dé unas ganas terribles de ser visionada.

Alec Holland dijo...

Gracias por la reseña, Raúl. Me apunto esta película. Como bien dices, este tipo de cine sólo se hacía entre finales de los sesenta y los setenta, y Lee Marvin es claramente el hijo bastardo de aquella época. En la era actual, de héroes atormentados y villanos con corazoncito los Lee Marvin o James Coburn no tendrían cabida, a no ser que se ciñeran al corsé de los estudios. Comparemos el Dillinger de Warren Oates en los setenta con el de Johny Depp actual. Nada que ver.

Sé que a muchos del blog os gusta Statham. Yo no lo aguanto. Jamás le vi hacer un papel diferente al que le dieran fama los largos de Guy Ritchie. Es un duro graciosete, pero le queda muy grande el rol de nuevo Bruce Willis. Una cosa tiene a su favor, no se toma muy en serio sus personajes, a diferencia del nuevo duro de Hollywood, Jeremy Renner, al que no le vendría mal descansar un poco el rictus de matón. Clint Barton era graciosete en los cómics, en Los Vengadores, la película, es un chulopiscinas que intenta parecer profundo. A Matt Damon me lo creía más.


Raül Calvo dijo...

Gonzo, que sepas que cada vez que alguien pone una peli antes que yo, se muere un gatito! Siendo como soy de ciudad de toda la vida, se me hace muy exótico y extraño el ambiente rural, así que por eso también me gusta bastante.

Alec, es una desgracia que ya no queden tipos duros como Lee Marvin, James Coburn, Clint Eastwood e incluso Charles Bronson. Gente que tenía unos rostros con mucha historia. A mí tampoco me entusiasma Statham, es bastante repetitivo.

Mario Salazar dijo...

También me gusta mucho Lee Marvin, uno de los más duros, antes había buenos como Jack Palance, Robert Mitchum o hasta Ernest Borgnine. Ahora veo a Bruce Willis en esa dirección. Statham no es tan malo pero creo que es una promesa incumplida. Me gusta el filme, hace un tiempo que quiero verlo, ya lo veo. Un abrazo.

Raül Calvo dijo...

Borgnine también podía tener sus momentos de gloria, como en Grupo Salvaje. Saludos.

Roy Bean dijo...

De Ritchie he visto alguna cosilla por ahí, pero esta de Prime Cut promete, no la conocía, así que te doy de mano, antes de verla, las gracias por sacarla a flote.

Saludos
Roy

Raül Calvo dijo...

Pues de nada, Roy. Espero que la disfrutes. Un saludo.

Roy D. Mustang dijo...

Esta película la encontré por 2 € en una tienda de segunda mano COMO NUEVA, así que después de leer la sinopsis me hice con ella sin pensármelo dos veces.

Hace un rato, mientras la estaba viendo, pensaba: "esta peli seguro que le encantaría a Raül". ¡Y ahora, echándole un vistazo a tu blog, me topo con esta reseña! Hahahah La verdad es que no me sorprende que te la hayas visto y que te guste :P . Y es que esta es una de esas pelis setenteras que tanto nos gustan.

Y bueno, aunque me molen las pelis de tipos duros como Statham, ya no quedan tipos duros del nivel de Lee Marvin, Eastwood o Michael Caine. Y aunque quedaran, dudo mucho que se hicieran pelis como esta. Cuánto daño ha hecho lo políticamente correcto...

Raúl Calvo dijo...

Tienes razón, ya no se hacen películones como en los 70, porque ya no estamos en los 70. Pensé lo mismo con Pánico en la calle 110 y la original Pelham Uno Dos Tres. Hay que hacerse a la idea de que ciertas cosas no volverán.

Anónimo dijo...

la encontre por casualidad una tarde, en una cadena autonomica haca años, y es bastante buena, hoy en dia no se hacen pelicculas de accion como esta, ni tan crudas, ni tan realistas. no es solo una cinta de entretenimiento,y sissy spacek de jovencita, era mona.

Raúl Calvo dijo...

Sí que lo era.

Publicar un comentario