26 jun. 2013

Una nueva forma de censura

 
Hoy he leído en El Periódico que Apple se niega a vender el libro La máquina de follar en su tienda de e-books ya que considera la portada, que ilustra este artículo, ofensiva. La editorial Anagrama se niega a cambiar la portada ya que la considera un clásico. Este no es el primer incidente de este estilo que he conocido protagonizado por Apple: cómics con un contenido erótico explícito también han visto como Apple rechazaba venderlos a través de sus aplicaciones.

No parece a primera vista un problema muy grave, ya que tanto libros como cómics se pueden comprar por otras vías electrónicas. Incluso, increíble pero cierto, se pueden encontrar en librerías donde uno puede comprar un ejemplar de La máquina de follar y ponerlo en la estantería de casa al lado de Cumbres borrascosas. Además, hay unos lugares donde se pueden encontrar infinidad de libros, CDs y películas gratis: se llaman bibliotecas.

Pero para mí es grave, porque creo que es grave cualquier forma de censura. Y creo que es grave porque de forma bastante agresiva se quiere imponer el e-book como el formato del futuro. El libro es el pasado, el e-book es el futuro. Pero, ¿qué futuro es ese?

No tengo nada en contra de los nuevos formatos y las nuevas tecnologías, pero empresas como Apple parece que quieren imponer su propia mentalidad puritana a través de sus servicios y tiendas. Y si ya es difícil que obras independientes, underground, aquellas que se apartan del consumo general, encuentren sitio y se distribuyan, creo que será más difícil aún que encuentren su sitio si las corporaciones deciden lo que tenemos que comprar, cómo comprarlo y cómo disfrutarlo.

Puedo decidir por mí mismo si algo es ofensivo o no. No necesito que Apple me diga lo que puedo o no puedo leer.


11 comentarios:

El Increíble Hombre Estufa dijo...

Hace poco creo que pasó lo mismo con otro libro, y era también un clásico.
Además esta fiebre tan recatada está afectando (desde hace mucho) a las películas que llegan desde los EE.UU. Mucha violencia y mucha muerte (aunque cada vez menos sangre, curioso) pero no muestran nada NADA de sexo.
Nunca me había parado a pensarlo, pero tienes toda la razón. Nos acercamos cada vez más al mundo que nos describía Orwell, donde los gigantes nos dirán qué o no hacer.

Patricia dijo...

Pues yo paso del límpido mundo Apple y creo que habrá muchas más personas como yo, que se tiren de cabeza a las vías alternativas de consumo cultural. Habrá que dar las gracias a Apple por dejar algo para los demás. ^_^

Raül Calvo dijo...

El increíble Hombre Estufa, es muy extraña esta manía de poner mucha violencia pero nada de sexo, creo que ambas cosas van relacionadas. Lo que no sale por un lado, sale por el otro.

Patricia, que tiempos aquellos en los que la manzana era el símbolo del pecado y no como ahora que es el símbolo de la esterilidad.

Roy D. Mustang dijo...

Pasando de Apple. Yo sigo prefiriendo leer libros en papel. Llámalo fetichismo o costumbre, pero es lo que hay, jeje. Y en cuanto a lo de la censura, sin comentarios.

Roswell dijo...

Ya por el título y el autor, seguro que el libro es una chorrada, de esas de escándalo gratuito. No se pierde nada importante.

Einer dijo...

Lamentable. Estoy de acuerdo en todo lo que dices y también con lo que ha dicho El increíble hombre caldera. Nunca me ha gustado Apple porque tienen esa actitud de querer imponer su criterio y ahora esto ya es el colmo de lo ridículo. Por cierto, me parece muy curioso que los distribuidores pretendan decidir sobre el producto, por delante de los editores, el diseñador de la portada o el escritor (es un ejemplo, ya sé que está muerto, pero me imagino que habrá casos de estos también).

Y en cuanto a la batalla del e-book frente al libro tradicional, yo siempre he sido defensor del libro tradicional, pero los ebooks están ganando la batalla. De hecho, si comparas, casi todo parecen ventajas (y esto lo dice alguien que no los ha usado nunca), salvo por el hecho de qué pasaría con las industria del libro tradicional. Tu padre que es librero, ¿no?, supongo que estará un poco preocupado con el tema. También me pregunto qué pensaron en su momento los copistas de la imprenta, porque más o menos es lo mismo. Para comics, libros ilustrados, gran formato,... me cuesta imaginarlo en un libro electrónico.

Raül Calvo dijo...

Roy, para mí hay algo especial en el hecho de tener un libro entre las manos, más que nada porque muchas veces trae consigo un elemento sentimental (si es un libro que te ha regalado alguien o lo leíste en un momento especial) que no tiene el libro electrónico.

Roswell, Bukowski fue una de las figuras más importantes e influyentes de la literatura americana y La máquina de follar reúne diversos cuentos del autor, publicados en los 70.

Einer dijo...

Roswell, yo creo que la cuestión no es si se pierde algo importante o una mierda pinchada en un palo, la cuestión es quién coño es Apple para decidir qué puedo o no puedo leer. Si es una mierda ya lo decidiré yo.

Roswell dijo...

Hombre, sí, tiés razón, Einer. Lo que pasa es que lo mío con el Bukowsky este es algo personal, no lo trago. Me he dejado llevar por la exaltación. :P
Por supuesto que debe de haber de todo disponible, y que cada cual decida. ;)

¡Saludos a todos!

Patricia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Patricia dijo...

Pues yo adoro la poesía de Bukowski

http://paginasfreneticas.blogspot.com.es/search/label/Bukowski-Charles

Publicar un comentario