23 ene. 2010

Carretera asfaltada en dos direcciones (Two-Lane Blacktop)


Two-Lane Blacktop es una película imprescindible para todo amante del cine. Es la mejor película que ha dirigido Monte Hellman. Es la mejor road movie de todos los tiempos.

Un conductor y un mecánico viajan por las carreteras de América ganándose la vida corriendo carreras. Apenas hablan entre ellos, a no ser que le pase algo al coche en el que van. Un día recogen a una adolescente. Viajan juntos. Más tarde conocen al conductor de un GTO y deciden hacer una carrera. El ganador se llevará el coche del otro.

Una historia muy simple para un film muy complejo. Nada tan complejo como las relaciones humanas. Cuatro personajes viajando por una carretera, una cápsula temporal de lugares, ambientes, personas que ya no existen. Tres personajes sin nombre interpretados por no-actores. El cantante James Taylor es El Conductor. Dennis Wilson de los Beach Boys es El Mecánico. Laurie Bird es La Chica. Warren Oates es GTO. El único actor, Warren Oates, encarna a un personaje que miente constantemente, se reinventa a cada frase. Esas satisfacciones son permanentes, dice.

Una carretera ancha y eterna. Sin principio ni final. Como la película, que tampoco tiene principio ni final. Somos simples pasajeros por un breve espacio de tiempo, como La Chica. El destino no importa, solo el viaje. El argumento, la sinopsis es una excusa, no importan. ¿Quiénes son estas personas? La interacción entre ellos cambia, evoluciona, muta.

Carretera asfaltada en dos direcciones es el lugar donde perderse.

0 comentarios:

Publicar un comentario