22 dic. 2010

Descargarse películas: la opinión que nadie me ha pedido

Ahora que la ley Sinde es cosa del pasado, me gustaría decir cuatro cosas sobre el tema de las descargas de películas por Internet.

Soy un apasionado del cine. Me obsesiona. Está bien claro en el nombre del blog: soy un cinéfago. Me obsesiona tanto que he faltado a clases y al trabajo sólo para ver una película en particular. Muchas veces me he gastado el dinero que tenía para comer en la universidad en comprarme una película. Prefería tener la película que comer. Estoy así de enfermo.

Por eso, por mi obsesión, mi enfermedad, quiero ver las películas tal y como el director tiene la intención que las vea. Eso quiere decir ver todas las películas en versión original. El doblaje es la manipulación de una obra de arte de modo que queda irreconocible. No es sólo que se cambie la voz a los actores, haciendo por tanto imposible juzgar su interpretación, se trata también que en el doblaje se cambian diálogos y se altera la película.

Si has visto una película doblada no la has visto. Muchas veces he puesto películas en versión original a personas que habían visto la película doblada y no les había gustado. En un 90% de ocasiones, la película en versión original les gustó, aunque no les hubiese gustado doblada. Esto se hace especialmente grave en las comedias, donde los traductores y dobladores cambian chistes y los alteran, muchas veces porque les parece que son más graciosos que la película.

Ved, por ejemplo, Austin Powers: La espía que me achuchó (Austin Powers: The Spy Who Shagged Me, Jay Roach, 1999) en versión original y doblada: son dos películas completamente distintas. Otro ejemplo: en Cataluña hacían un programa en televisión hace unos años llamado Malalts de tele (enfermos de tele); en ocasiones pasaban escenas de películas dobladas con los subtítulos que traducían la versión original y hacían chistes sobre las abismales diferencias entre las dos versiones.

Eso también se aplica a la imagen y el audio. Veo las películas en cine y las compro en DVD y Blu-ray para poder apreciar el diseño de sonido y la fotografía que un director ha decidido para su película. Es por eso que no veo películas descargadas de Internet: la calidad de audio e imagen es muy, muy inferior y no se puede apreciar realmente el trabajo de los artistas tras la cámara. ¿Y cómo lo sé? Luego lo explico. Aparte de para obtener la máxima calidad y poder saborear como se merece una película en particular, hay otro elemento de coleccionismo. Fijaos en algunas de las obras de arte que adornan las estanterías de casa:




Y aquí llegamos a la otra cara de la moneda.

La piratería se inició en los años setenta y dudo mucho que vaya a desaparecer, por muchas leyes que se quiera poner. Aunque cuando se inició la piratería se dedicaba a distribuir cosas que las grandes compañías no distribuían. ¿Sabíais que las grandes compañías a finales de los setenta y principios de los ochenta no distribuían sus películas en vídeo porque consideraban que no tenía ningún futuro ni interés? Fueron piratas los que empezaron a distribuir copias en vídeo de las películas que se proyectaban en el cine. Cuando las productoras vieron el negocio que estaban haciendo los piratas, empezaron entonces a distribuir ellos las películas en vídeo.

El montaje del director de Blade Runner existe porque apareció una versión pirata de la workprint  (el primer montaje que realiza un director, es una versión preliminar y sirve para ver qué partes cortar y qué efectos se han de trabajar) que hizo Scott antes de que los productores metieran mano. El éxito de esta versión pirata hizo que Scott pudiera estrenar un montaje del director y luego el Final Cut.

El regreso de los muertos vivientes (The Return of the Living Dead, Dan O'Bannon, 1985) es una de mis películas favoritas. Soy tan fan que me bajé de Internet la workprint pirata de la película, para ver que cambios realizó O'Bannon entre la versión preliminar y la que se estrenó. También me he comprado dos ediciones distintas de la película en DVD, ambas de importación, ya que la edición española no tenía ningún extra.

Y es así que llegamos a otro asunto que no se menciona cuando las autoridades hablan de la piratería en España. La distribución en España de DVD y ahora Blu-ray es pésima. La calidad de los discos es inferior y, lo peor, la mayoría de las veces no incluyen todos los extras de las ediciones originales (eso cuando los incluyen). Al ser yo mismo una persona creativa, me fascina todo el proceso artístico tras la creación de cualquier cosa, algo de lo que podemos ser testigos con una buena edición de DVD o Blu. Sin embargo, aquí una película de Blu te puede costar más cara que en el extranjero y, encima, sin ningún extra. Por eso, hace ya tiempo que dejé de comprar películas en centros comerciales (a excepción de alguna cosa editaba por las majors y que es igual que la original) y hago mis compras por Internet, comprando ediciones importadas de las películas que me interesan más baratas, con más calidad y con todos los extras.

Pero hay otro problema grave con la distribución en España: muchas películas, simplemente, no se distribuyen. Y cuando lo hacen, ahora corren el peligro de ser censuradas o que se estrenen en un solo cine durante una semana. No me refiero, por supuesto, a las películas que tienen poderosas empresas estadounidenses detrás, ésas no tienen problemas en encontrar sitio. Aunque, por ejemplo, la película El aviador (The Aviator, 2004) de Martin Scorsese estuvo a punto de no distribuirse en España ya que la rama española de la Warner (la compañía que la produjo en Estados Unidos) consideró que no tenía ningún interés. Claro que no, ¿la última superproducción de Martin Scorsese, protagonizada por Leonardo DiCaprio y Cate Blanchett, qué interés puede tener? De ahí que en España fuera distribuida por la rama española de la Fox.

Es por esta anormal distribución que tenemos en España que muchas veces me he visto obligado a ver una película descargada de Internet porque de otra manera no la podría haber visto, ya que no me voy a gastar el dinero comprando la versión en DVD o Blu de una película que no he visto y que luego es posible que no me guste. En estos casos lo que hago es ver la primera media hora. Si me gusta, paro y me la compro. Si no me gusta, la borro y listo.

Estoy también en contra de las tácticas mafiosas de la Sgae. Como autor me parece que la idea de una entidad que proteja mis derechos y mis obras fantástica, necesaria; pero muchas de las cosas que hace la Sgae tienen poco que ver con el arte y mucho con la avaricia.

En mi caso se reduce todo a una cuestión de amor y respeto por un arte que me ha proporcionado grandes momentos. Y también por mi respeto por la libertad de cada uno. Si por mi fuera todos los cines serían en versión original, pero entiendo que hay mucha gente que sólo va al cine para pasar el rato, como simple entretenimiento y dejaría de ir si sólo hubiera cines en versión original. Lo mismo con las descargas, ya os he dicho mi opinión personal, que cada cual haga lo que quiera mientras no perjudique a nadie.

Para acabar, os dejo con esta canción que no tiene nada que ver con el tema. Simplemente es un grupo que me gusta mucho.

13 comentarios:

Michel Poiccard dijo...

Debido a la zona geográfica en la que vivo no puedo conseguir ciertos DVD o blue-rays, no tengo otro acceso a dichos films, tengo que descargar casi por necesidad. Otro problema es el precio de los mismos, algunas veces son abusivos, ¿Cuánto dinero me gastaría al mes si comprara todo lo que veo? El acceso a la cultura en este país está por los suelos. Me ha gustado el post y tus reflexiones acerca del tema.

Michel Poiccard dijo...

... igualmente las descargas que suelo hacer suelen ser en full DVD y puedo disfrutarla en versión original, intento que esté lo más completo posible para su visionado. Una lástima, sobretodo por los autores a los que admiro en muchas ocasiones, que tenga que piratear.

Anónimo dijo...

Trailer del largometraje documental de Alfonso s. Suárez VOCES EN IMÁGENES.

Un homenaje a los actores de doblaje del cine español.


Trailer: http://es.youtube.com/watch?v=7cZFMfXUj6E



Un saludo!

www.vocesenimagenes.com



Para mas información: vocesenimagenes@gmail.com

Raül Calvo dijo...

Michel, por ello te recomiendo comprar por Internet en páginas como Amazon, ya que las películas están muy, muy baratas y hay una gran selección. Por ejemplo, una edición limitada de Battle Royale, en blu-ray, de tres discos, con tebeo y libreto incluido sólo 23 euros contando gastos de envío. Películas en DVD nuevas y en edición especial a 5 euros. Es lo mejor si no tienes cerca un centro comercial.

Anónimo, no dudo del talento de los actores dobladores, de algunos por lo menos, pero por mucho talento que tengan no son el actor original y por tanto es una deformación de la obra original.

Michel Poiccard dijo...

Gracias por la información, no se pensará usted que porque le haya escrito una vez no vuelvo. Siempre vuelvo para ver si me han contestado, me he dado cuenta del mérito que tiene usted.

Raül Calvo dijo...

De nada, lo que sea por un lector y gracias por el piropo. Y háblame de "tú", no de "usted", que me haces sentir mayor ;D

Einer dijo...

No estoy de acuerdo en todo. En cuanto al doblaje, no entiendo esa defensa a ultranza que hacéis algunos del VO [lo entiendo en parte pero no comparto p.e. lo de todos los cines en VO (sí, ya sé que no has dicho eso exactamente)]. Yo, aparte de español hablo inglés y portugués. Cualquier película que esté en uno de los casi 7000 idiomas que existen diferentes a estos 3 que conozco, no me interesa en VO, por una razón muy sencilla, dependo igual de la traducción (subtítulos) y te habrás fijado que la traducción de los subtítulos en ocasiones es también lamentable (eso cuando vienen). Entiendo tu postura de que te pierdes la interpretación real del actor (que es fundamental) pero también me pierdo otros detalles teniendo que leer (eso es innegable). Tampoco me imagino a mi padre teniendo que leer subtítulos a estas alturas.
Pero vayamos al turrón. Hablas de coleccionismo. Completamente de acuerdo. Yo soy igual. Además pones cuatro ejemplos buenísimos.
En cuanto a la calidad de lo descargado, bueno, hay de todo. Tienes rips de ínfima calidad, rips en HD o DVD y BR completos.
La clave la das cuando hablas de la piratería en los 70. Es lo que ha pasado ahora, los usuarios han ido por delante de la industria. ¿Que los creadores deben cobrar por sus obras? No creo que nadie lo niegue. El problema es que hay una industria que ha muerto: la de la distribución de contenidos audiovisuales. Hay una nueva forma de ver contenidos que es el streaming o la descarga de contenidos legales en HD para almacenarlos en un disco duro, etc. Choca directamente con los que tenemos afán de coleccionismo pero es lo que se va a imponer y la industria no quiere aceptarlo. Si te abonas a Spotify tienes al alcance muchísima música que disfrutas directamente en internet eliminando problemas de almacenaje (y perdiendo la posibilidad de disfrutar del disco). Y se está imponiendo. Problema: Spotify distribuyó 70 millones de euros el año pasado entre las discográficas, mucho menos de lo que están dispuestas a ganar, pero yo no voy a pagar 15€ por un disco que cuesta 1€ fabricarlo y llevarlo a la tienda, de lo que el cantante recibe 50ctm. y pagar 14€ a un intermediario por algo que me puedo hacer yo en casa.
Por último, yo me bajo muchísimas películas piratas con la mayor calidad que puedo. Cuándo voy pudiendo me compro los DVDs de las que me gustan. El problema es que me gustan casi todas, pero poco a poco las voy consiguiendo originales. ¿Dónde? Pues algunas aquí (las que no me preocupan extras ni demás) y otras de importación (las que más me interesan), porque, efectivamente, la distribución en España es una mierda.
En cuanto a la SGAE, sí es necesaria. Pero no así. Cobrando un canon que se basa en la presunción de culpabilidad han perdido la razón.
Perdona que me he alargado muchísimo, pero es que el tema es interesante.
Un saludo y felices fiestas.

Raül Calvo dijo...

Einer, llevo tanto tiempo viendo sólo películas en VO que ya no me paro a leer los subtítulos, los proceso como parte de la imagen. Y en ocasiones he visto películas sin subtítulos y sin saber el idioma. Por ejemplo, "Stupeur et tremblements", una película de Alain Corneau que adapta la novela original Amélie Nothomb. La película es en francés y japonés, no hablo ninguno de los dos idiomas pero la disfruté igualmente: no entendía que decían pero sí lo que expresaban.

Pero lo que quiero dar a entender en realidad es que lo ideal sería que pudieses ver cualquier película en el cine de la manera que prefieras. Que haya una copia en VO de cada película que se estrena. Cada cual que elija según sus gustos verla doblada o en VO. Pero la peor desgracia es que hay cantidad de películas que no se estrenan en nuestras pantallas ni dobladas ni en VO.

En cuanto a lo otro que comentas, tienes razón que los usuarios cada vez se adelantan más a la industria y que posiblemente el streaming sea el modo en que se distribuyan contenidos en el futuro. Por otro lado, en los 90 se dijo que el vinilo había muerto y era cosa del pasado pero ha resucitado en la actualidad, gracias a los coleccionistas. Creo que por ello continuarán apareciendo ediciones especiales como las que muestro, que de todos modos ahora compra una minoría.

Y sólo añadir que uses el espacio que quieras para exponer tus argumentos y felices fiestas a ti también.

Dr. Gonzo dijo...

Tambien estoy de acuerdo en todo menos en lo de la VO.
Yo solo veo películas en VO cuando no hay mas remedio, ya que para mi, escuchar a los actores hablando en un idioma que no conozco me aporta muy poco. ¿Los subtítulos? Como ha dicho EINER, tampoco tienen porqué estar bien traducidos. Entonces, por esa regla de 3, ¿¿para disfutar del cine hace falta saber inglés (o francés, o japonés, etc) a nivel profesional?? Pues no.

No significa que, por el hecho de preferir una pelicula doblada sea de los que va al cine a "pasar el rato". Ni mucho menos. El cine es mi vida y mi pasión, es lo que más me gusta. Llevo tragándome todo tipo de peliculas desde los 6 años y en mi cuarto tengo 3 estanterias repletas de Dvd´s y algún que otro Blu Ray (que soy nuevo en este formato), por lo tanto puedo decir que AMO el cine, pese a poder prescindir de ver peliculas en VO.

En cuanto al asunto de la pirateria, me parece bien que uno se baje una película en la que no tiene mucho interés (Algo pasa con mary, por ejemplo, me gusta pero no como para gastarme el dinero en el dvd original, asi que la tengo grabada en un dvd pirata.Y así otras tantas). Pero como la película me interese, no me duele nada dejarme la pasta. Prueba de ello son mis estanterias llenas de dvd´s.

Lo que si me parece digno de multa, por ser un atentado contra el buen gusto y una falta de respeto al arte que es el cine, son esos individuos consumidores de screeners. A esta gente si que les quitaba el ADSL y el acceso a internet de por vida.

Raül Calvo dijo...

Dr. Gonzo, de nuevo repito que lo de la VO o doblada es cuestión de gusto personal. Yo explico pq prefiero la VO y pq veo las películas de esta manera. No se trata tanto de lo que dicen los actores, sino como lo dicen, como lo sienten. Pq como ya he comentado más arriba, en ocasiones he visto películas sin conocer el idioma y sin subtítulos y he disfrutado de por los sentimientos que transmiten los actores no tanto por lo que dicen. Lo importante es disfrutar de la obra tal y como fue concebida, sin alterar.

Einer dijo...

Raül, dices que ya no te paras a leer subtítulos, que los procesas como parte de la imagen. Eso es de tanto entrenar viendo VO, jeje. Yo estoy más desentrenado y me cuesta. Me ha sorprendido lo de Stupeur et tremblements, creo que yo no podría pero supongo que es a lo que se acostumbre uno. Que haya una copia en VO de cada peli que se estrena me parece no sólo razonable sino hasta exigible, pero es verdad que hay muchas pelis que ni siquiera se estrenan y me temo que es por un motivo económico que no vamos a poder cambiar. Pero al menos, ediciones en DVD o BR en condiciones, sí nos merecemos.
El ejemplo que pones de lo vinilos espero que se extienda al DVD y al BR porque, a mí por lo menos, me gusta más tener las pelis en su caja que tener unos archivos guardados en un disco duro. El streaming directamente no lo soporto (es que no me gusta ver las cosas en el ordenador teniendo una tele en condiciones y para conectar el ordenador a la tele me es más cómodo ponerme un DVD).
Y lo que dice el Dr. Gonzo de los screeners, no estoy de acuerdo. ¿Quitarles el ADSL? Yo los pasaba a cuchillo. Odio los screeners.

Dr. Gonzo dijo...

Einer, me has acojonao. Pensaba que estabas a favor de los screeners jaja
Un saludo y feliz nadavidad para todos!! a cuidarse y comer mucho, copón.

Ariadna dijo...

Hola, ya han pasado unos cuantos días desde este post y no sé si veréis mi comentario, pero voy a opinar de todas formas porque el tema es muy interesante. Yo también me considero cinéfaga y me apasiona el cine, y alguna vez, hace 20 años por lo menos, también me he quedado sin comer con tal de ir al cine, que tiempos aquéllos, jajaja. También prefiero ver las películas en VO, porque así es como se hicieron al fin y al cabo, pero reconozco que en España hay algunas voces de doblaje maravillosas. Por desgracia, donde yo vivo, en el cine las tengo que ver siempre dobladas, así que me aguanto (prefiero la pantalla grande que el dvd, cuando puedo elegir, que tampoco es siempre). Y en cuanto a la piratería, si puedo ver las películas por medios legales, lo hago, desde luego, pero hay muchas que no puedo conseguir así, y si una peli me interesa, pero no la he visto nunca, no me la voy a comprar para que luego no me guste y esté ahí en mi casa ocupando espacio, que es algo que no me sobra. Además, cuando cambien los formatos, que será tarde o temprano, nuestros reproductores de dvd ya no servirán, y eso ya está pasando con el blue ray, y ha pasado con todo, así que... lo siento, pero no hay más remedio que piratear, y si no, que me faciliten el acceso a la cultura. Esta es mi opinión, no sé si alguien la leerá, pero bueno, saludos a todos.

Publicar un comentario