28 dic. 2010

Inocentada sangrienta (April Fool's Day)



Fred Walton dirigió en 1986 este slasher odiado/amado por muchos. Se estrenó cuando el género estaba ya de capa caída. Esta película contribuyó a su decadencia.

Muffy (Deborah Foreman) invita nueve amigos a pasar un fin de semana de fiesta que coincide con el Día de los Inocentes (1 de abril en Estados Unidos). Muffy gasta toda una serie de bromas pesadas a sus invitados que van de lo irritante a lo impresentable. No pasa mucho tiempo que uno a uno, los invitados van siendo asesinados. Kit (Amy Steel) y Rob (Ken Olandt) van uniendo las pistas para averiguar quién es el asesino.

Como muchas otras personas desde 1986, acabé de ver la película con un serio cabreo. Walton asegura en una entrevista en el interesante documental Going to Pieces: The Rise and Fall of the Slasher Film (2006) que su intención era hacer una parodia de los slashers: se trataba de una comedia. Pero la productora la vendió como una película de terror seria. Así, echa la culpa del fracaso de la película y del enfado de los espectadores al marketing.

Es cierto que muchas películas se han visto arruinadas por una mala campaña publicitaria, que ofrecía una imagen equivocada o incorrecta de la película anunciada. No creo que sea el caso de esta película, creo que la culpa la tienen la dirección de Walton y el guion de Danilo Bach.

Lo creo así porque en toda la película no hay ningún indicio de ironía o de que se ha de interpretar todo tongue in cheek. Es cierto que la película tiene toques de humor y comedia, pero eso es diferente de la parodia. Aquí no sucede como en la fantástica Return to Horror High en la que se mezcla un tono paródico con el terrorífico. Pero supongamos que lo que dice Walton es cierto, y soy yo el que fue tan tonto que no captó que la película era una parodia. A pesar de ello, lo cierto es que los primeros 84 minutos de la película son bastante disfrutables y entretenidos, con una historia adecuadamente tontorrona que casa a la perfección con el género; son los últimos cinco minutos los que me estropearon la película y me hicieron sentir timado, como les pasó a los espectadores que originalmente la vieron en el cine.

El final es lo más importante en una película, con un buen final perdonas muchas cosas. Con un final malo... Éste es el principal problema de la película: no tiene un final que satisfaga al espectador. Por Internet corren diferentes finales alternativos que se consideraron para la película (en texto), uno de los cuales, bastante mejor que el de la película, fue incluido en la novelización que se puede encontrar en el blog de Vinnie Rattolle. El final fue filmado meses después de que se terminara el rodaje principal, con lo que imagino que ellos ya se imaginaban que tenían un problema.

Se hizo un remake de la película en el 2008. Titulada Abril sangriento (April Fool's Day, Mitchell Altieri, Phil Flores) fue rodada directamente en vídeo. No la he visto, y tampoco es que tenga muchas ganas, así que no puedo añadir mucho más.

La película original, como es bastante ligera y no muy sangrienta, se ha pasado a menudo por la noche en televisión en Estados Unidos, con lo que se ha ganado un grupo de fans. Personalmente no lo entiendo, pero es así. Pero, como siempre digo, juzgad por vosotros mismos, la película no es muy difícil de encontrar en DVD.

2 comentarios:

ATTICUS dijo...

Yo Raul,no logre verla en el cine,
pero si en video,y es verdad que es una parida total,que aunque tienes razon que gran culpa la tiene su director,es muy complicado encajar este sub-genero
del terror (Slasher)dentro de la risa,a mi personalmente no me encaja.Y menos cuando estabamos acostumbrados al genero con peliculas como (Hallowen,Pesadilla
en Elm strett,Viernes 13,La matanza de Texas,etc)
Buen post Raul.

Raül Calvo dijo...

Bueno, una de las claves del slasher hacia finales de los 80 (y del terror y fantástico en general) fue mezclarlo con la comedia, que consistían en los autores haciendo guiños al espectador o un tono gamberro como Re-Animator, Aullidos o El regreso de los muertos vivientes. Pero ésta no tiene gracia ni a ese nivel. Buen año, Atticus.

Publicar un comentario