9 dic. 2010

Forbidden Zone



Demencial, surrealista, delirante, erótica y tremendamente divertida, Forbidden Zone fue dirigida por Richard Elfman en 1982 y estuvo destinada a convertirse en película de culto desde el momento de su estreno.

En el sótano de la familia Hercules hay una extraña puerta que conduce a la sexta dimensión. Susan "Frenchy" Hercules (Marie-Pascale Elfman) cae por la puerta y es secuestrada por el rey Fausto (Hervé Villechaize), despertando los celos de la reina Doris (Susan Tyrell). Tras Frenchy irán cayendo varios miembros de la familia Hercules en la sexta dimensión de la que tratarán de escapar.


Realmente, resumir en cuatro líneas el argumento de una película como Forbidden Zone es difícil debido a la naturaleza anárquica y libérrima de la película. Es una situación extraña tras otra, siendo el argumento una excusa para preparar la siguiente escena surrealista.

El hoy celebrado Danny Elfman, el cual os resultará familiar por las bandas sonoras que ha hecho para Tim Burton, inició su andadura con The Mystic Knights of Oingo Boingo. Esta troupe se dedicaba no sólo a interpretar las canciones de Danny Elfman, también hacían playbacks de canciones antiguas y creaban extraños personajes para sus gags. Con el tiempo, Danny Elfman se sintió cansado de ir arrastrando a todo un grupo de actores y decidió dar por terminada la experiencia y formar un grupo de música más convencional: Oingo Boingo. Éste es uno de sus singles:



Cuando supo que su hermano Danny planeaba deshacer Mystics Knights of Oingo Boingo, Richard Elfman decidió hacer una película que captase la locura de una de sus actuaciones. Y eso es Forbidden Zone, una locura en la que se enlazan las canciones de Elfman con canciones antiguas de Cab Calloway y Josephine Baker, números de los Three Stooges y homenajes a los dibujos de Max Fleischer, añadiéndole a la mezcla los personajes creados por el grupo teatral de los Mystic Knights. El resultado final es una demencial maravilla, un tour de force de alegre despiporre y, como dirían los de Muchachada, "chorradas como pianos." La risión, vamos.

La película fue realizada con un presupuesto muy ajustado, Marie-Pascale Elfman, aparte de interpretar a Frenchy, pintó a mano todos los decorados, con una ayuda en algunos sets de Villechaize. Sin embargo, el desborde imaginativo del que hace gala la película suple cualquier carencia presupuestaria. De entre el reparto destacar, además de Marie-Pascale y Susan Tyrell, Danny Elfman haciendo de Satán y a Gisele Lindley, que es la presencia más erótica de la película.

Si queréis dejar a vuestras amistades con el culo torcido o os apetece saborear un poco de cine extraterrestre, ésta es vuestra película. Fans del cine bizarro, éste es un título imprescindible.

2 comentarios:

HateLove dijo...

Tiene una pinta increíble Raül!!
Gracias por la recomendación!

Raül Calvo dijo...

Para eso estamos HateLove. Y aparte de ésta, espero que te guste también La Casa Encantada porque es un clásico sin efectos especiales, la imaginación de cada uno es un factor primordial. La tengo reseñada y creo que está en la etiqueta de clásicos.

Publicar un comentario