4 nov. 2011

Realmente no se puede decir que Nueva York esté bajo el terror de los zombis


La primera vez que vi Nueva York bajo el terror de los zombis (Zombi 2, Lucio Fulci, 1979) me llevé una gran decepción. Yo tenía unos 12 años y alquilé la película en el videoclub esperando ver una gran ciudad dominada por los zombis y en cambio toda la acción pasaba en una isla perdida. Se puede decir que mi primer encuentro con la secuela (o precuela, más bien) falsa que dirigiera el maestro Fulci a calor del éxito del clásico de George A. Romero no fue muy bien.

Pero los años inevitablemente pasaron y a medida que pasaba el tiempo fui adquiriendo mayores conocimientos sobre el cine, sobre el género terrorífico y sobre todo en general menos las mujeres. De modo que cuando Blue Underground sacó su ahora lejana primera edición en DVD, por el 2004 más o menos, decidí darle una segunda oportunidad a la película de Fulci. Al fin y al cabo, desde que vi por primera vez Zombi 2 hasta que salió en DVD me había convertido en un fan de Fulci. Por cierto, Blue Underground acaba de editar una lujosa edición en Blu-ray de 2 discos con el título americano del film: Zombie, de zona libre, unrated y con la película subtitulada en castellano.

Sabiendo, o recordando vagamente, lo que me iba a encontrar pude disfrutar mucho más la cinta. Lo primero de lo que me di cuenta es que, aunque se supone que lo que querían los productores era una copia del clásico de Romero, Fulci rápidamente dirige la historia hacia su terreno. La combinación de antiguas maldiciones vudú con la ciencia resultaba bastante original en su momento, y el argumento incluye algunos elementos propios que hacen que sea algo más que el rutinario "personas atrapadas y rodeadas de zombis" actual.

De hecho, comparándola con las películas de zombis más actuales, hay varios detalles que me gustan de los filmes de Fulci, y también en varias cintas zombi de las que se hicieron por entonces, que parecen haber desaparecido de las películas zombi actuales. El principal es una escena en la que veamos a los muertos salir de sus tumbas, un momento que bien hecho resulta inquietante y fantástico resultando en uno de los puntos álgidos de una buena peli de zombis. Otro detalle que echo de menos es que entonces los zombis, no sólo los de Fulci, tenían un aspecto viejo, podrido y en ocasiones supurante que indicaba que habían pasado tiempo enterrados antes de levantarse para devorar humanos.

Centrándome en el filme de Fulci, destaca el ritmo rápido que le imprime al desarrollo de la acción. La película sólo se para cuando nos quieren mostrar la horrible muerte de alguno de los protagonistas. Los efectos especiales están bastante conseguidos, teniendo en cuenta la época y los medios, destacando el maquillaje de los muertos vivientes, haciéndolos diferentes entre sí.

Así, aunque no dudo que, hasta cierto punto, el momento en que los protagonistas se enfrentan a los zombis que han vuelto a la vida en una recóndita isla del Caribe está influenciado por la película de Romero, la película no es un plagio y es puro Fulci de principio a fin.

Hay otro detalle que tuve en cuenta a la hora de volver a ver la película, que me gustaría comentar pero sin ánimo de entrar en polémicas. Como sabéis, para mí (repito: para mí) la única manera válida de juzgar y valorar una película es viéndola en versión original. Sin embargo, las películas italianas exploitation de este periodo se rodaban sin sonido directo, ya que se hacían pensadas para ser dobladas y se contrataban actores de diferentes países. Esto se hacía así porque las películas se rodaban muchas veces en régimen de coproducción con otros países y porque estaban pensadas para la importación. Ello dio origen a situaciones curiosas como, por ejemplo, que cuando Clint Eastwood se puso a doblar su personaje en la primera película que hizo con Sergio Leone Por un puñado de dólares (Per un pugno di dollari, 1964), lo hizo imitando la voz ligeramente rasposa y grave que había oído usar al actor que doblaba el papel de Eastwood al italiano. Otro cambio, este bastante indeseable, se produjo cuando se dobló el clásico Rojo oscuro (Profondo rosso, 1975) de Dario Argento: el encargado de organizar el doblaje de las versiones internacionales juzgó que la película era demasiado larga y la cortó; de ahí que la versión original italiana dura unos 126 minutos y el resto de versiones (incluida la española) 100 minutos (algo que descubrí con no poca sorpresa cuando compré la primera edición que sacó Anchor Bay en DVD).

Comparando los distintos doblajes de estas películas me di cuenta de que las versiónes en inglés son muy correctas, controladas y algo frías, las versiones españolas suenan anticuadas principalmente por unos diálogos muy rígidos y planos; y las versiones italianas son las que suenan más apasionadas y naturales. En estos casos especiales escojo para ver la película el doblaje en la que los actores principales se doblan a sí mismos. Sin embargo, los cuatro actores principales de la película de Fulci no es que sean muy buenos: Tisa Farrow no es mejor que su hermana Mia, el británico Ian McCulloch no resulta muy convincente como periodista americano, Al Cliver es más bien soso y Richard Johnson como el doctor Menard es algo exagerado. De ahí que, aunque los actores principales hablan inglés, prefiera para ver la película de Fulci el doblaje italiano, mucho más animado y convincente.

Resumiendo, Zombi 2 es un clásico de culto que, aunque surgió inicialmente como copia de otra película, resulta más original y entretenido que muchas películas "originales" actuales. Podéis comparar las versiones italiana e inglesa viendo estos avances cinematográficos.



6 comentarios:

Evil E. dijo...

Antes de ver esta peli creia que me iba a encontrar una explotation chapucera, pero me encontre una pelicula mas que destacable.
Me gusta la atmosfera malsana que respira el film, la banda sonora, la fantastica escena inicial (un cuerpo atado y envuelto en sabanas se levanta y recibe un disparo en la cabeza) y, por supuesto, los desnudos absolutamente gratuitos.

Raül Calvo dijo...

La banda sonora es bastante buena, en general me gustan bastante las bandas sonoras de esta época. A mí me dio algo de cosica el desnudo de una de las actrices, más que nada por el tiburón nadando alrededor que parece que se la va a comer. Bueno, ahora no sé si me da cosica o envidia más bien.

Clemenza dijo...

Hola, y aunque no tengo nada que aportar en cuanto a este post, escribo para darte la enhorabuena por el blog, te descubrí la semana pasada buscando referencias a Russ Meyer y he de decir que en cuanto leí unas pocas lineas, fuiste directo a favoritos, sin nada más que decir, de nuevo enhorabuena y tienes un nuevo seguidor

Raül Calvo dijo...

Bienvenido, Clemenza. Gracias por tus comentarios. Dentro de poco espero postear algunas películas más de Russ Meyer, espero que te resulten interesantes.

Dr. Gonzo dijo...

¡Hombre! esta es mi película de zombies favorita. Además de todo, le tengo un especial cariño, ya que fue con Nueva York bajo... con la que empecé a descubrir cine de terror más allá de lo puramente mainstream, y también fue la que me hizo descubrir al gran Fulci.

Uno de los aspectos que más me gusta de esta película es ese aspecto decrépito que se le da a los zombies, y por supuesto, la cantidad de sangre y carnaza que se derrama.
Un inicio contundente, una gran banda sonora, unos efectos de maquillaje maravillosos y alguna que otra flipada como la batalla de zombie contra el tiburón hacen que esta película me parezca mucho mejor y más entretenida que los filmes de zombies de Romero.

Y hablando de Romero, creo que esta película no intenta tener nada que ver con Dawn of the dead, salvo el título, claro, y por motivos puramente comerciales.

Raül Calvo dijo...

Si, ya comento que si bien los productores querían una copia de la peli de Romero, Fulci se fue por su lado. Aunque por esta película se peleó con Dario Argento, que estaba muy cabreado por la utilización del título de su producción.

La película me parece entretenida pero no mejor que las de Romero (que la trilogía original debería decir, más bien), porque me gusta el subtexto y los temas que trata Romero, mientras que con ésta lo que ves es lo que hay. Eso sin mencionar que el Amanecer de los muertos (o Zombi en Europa) tiene mucha más acción y sangre que la de Fulci. Míralas de nuevo seguidas y compara. Aunque para mí la mejor película de zombis es El regreso de los muertos vivientes de Dan O'bannon. Supongo que cada cual tendrá su favorita personal.

Publicar un comentario