20 may. 2011

En lo más crudo del invierno (In the Bleak Midwinter)



Escrita y dirigida por Kenneth Branagh, En lo más crudo del invierno (In the Bleak Midwinter, 1995) es una de sus mejores películas. Personalmente me gusta más que Los amigos de Peter (Peter's Friends, 1992), aunque diría que están a la misma altura. Estas dos comedias son para mí el mejor Branagh, dejando de lado sus aficiones shakespirianas, junto al thriller Morir todavía (Dead Again, 1991).

Pero la razón por la que sitúo En lo más crudo del invierno en primer lugar es que para mí es una película que trata sobre la pasión. La pasión por un arte, por hacer algo no porque vaya a hacerte rico sino porque necesitas hacerlo, porque tienes que hacerlo. Y, también, porque es una comedia divertidísima.

El argumento es bastante sencillo: Joe Harper (Michael Maloney) es un actor en paro que decide organizar una representación de Hamlet en una iglesia que van a demoler. Con actores amateur y sin dinero, Joe no cejará en su esfuerzo de representar el mejor Hamlet de la historia a pesar de las continuas dificultades con las que se encuentra.

Rodada en blanco y negro, con un mínimo presupuesto y protagonizada principalmente por actores secundarios que Branagh conocía de su experiencia en el cine y el teatro, En lo más crudo del invierno nos muestra, en cierta manera, como se hizo a si misma usando como paralelo los esfuerzos de Joe por representar Hamlet. Es decir, que se puede usar las dificultades de la troupe de actores en la película como espejo de las dificultades por llevar adelante una película de bajo presupuesto.

Es una película que representa a la perfección mi respeto por las producciones hechas con poco dinero. Independientemente del resultado final, siempre tengo un mayor respeto e interés por las producciones de bajo presupuesto ya que, teniendo en cuenta lo difícil que es rodar una película, la que gente implicada es gente realmente apasionada por lo que hace. Que no lo hace por el dinero, sino por el arte. De ahí que muchos técnicos y actores de Hollywood acostumbrados a las grandes producciones muchas veces hagan una o dos películas "modestas" para recordar que es lo que les llevó al cine. Fijaos que Branagh dirigió esta modesta producción después de la excesiva y cara Frankenstein de Mary Shelley (Mary Shelley's Frankenstein, 1994).

Actualmente la película sólo se encuentra en DVD de zona 1 con el título A Midwinter's tale. He aquí el tráiler americano:

2 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

De este hombre solo he visto Frankenstein, pero esta me ha resultado interesante por lo que cuentas.

Yo también siento un profundo cariño y respeto por el cine de bajo (o casi nulo) presupuesto. Tienen un nosequé y un mérito que les falta a las grandes superproducciones.

Raül Calvo dijo...

Uy! Si sólo has visto Frankenstein no has visto nada de lo mejor de este hombre. Ya digo que para mí son las tres que menciono. De las adaptaciones de Shakespeare posiblemente Hamlet, por la pura locura de filmar la obra íntegra (o casi).

Publicar un comentario