24 may. 2011

Corazonada (One from the Heart)


Francis Ford Coppola tuvo un bello sueño: crear un estudio en el cual cineastas tuvieran completa libertad a la hora de hacer sus películas. Para ello, Coppola creó American Zoetrope Studios, en un principio una pequeña compañía a través de la cual Coppola producía sus películas en conjunción con un gran estudio y en la cual también tenía (y tiene) servicios de postproducción. Coppola decidió convertir su pequeña compañía en un estudio de producción independiente que se estrenaría con Corazonada (One from the Heart, 1982).

Tras la monumental y problemática producción de Apocalypse Now (1979), Coppola decidió que su siguiente proyecto sería algo pequeño y modesto que no le acarreara los continuos problemas que le había provocado su obra maestra sobre Vietnam y la locura de la guerra. Sin embargo, como el experimento de un científico loco fuera de control, Corazonada empezó a crecer y crecer amenazando con destruir todo a su paso.

La intención original de Coppola era homenajear el cine musical de los años 30 y 40, creando un gran espectáculo, pero al mismo tiempo experimentando con el cine. Para conseguir este efecto de cine de otro tiempo Coppola decidió, primero, filmar en el mismo formato usado en ésas décadas, el 1.33 en oposición a los formatos usados contemporáneamente: el 1.85:1 o el 2.39:1 -los mismos que ahora-, y también decidió que se filmaría completamente en sets, usando decorados creados para la película, para enfatizar un look artificial y cinemático acorde con las producciones clásicas filmadas todas dentro de estudios.

Fue, creo, esta decisión de crear todos los sets la que acabó disparando el presupuesto, que sumado al resto de costes elevó la cifra inicial de 2 millones a unos 25 millones de dólares, lo cual en la época era una gran cantidad de dinero teniendo en cuenta que era Coppola en solitario quien la estaba produciendo. Este aumento desproporcionado del presupuesto provocó que Coppola se hipotecara y declara American Zoetrope en bancarrota. En numerosas ocasiones, Coppola ha declarado que las películas que hizo durante los 80 y 90 fueron proyectos que aceptó para pagar las deudas que había contraído con la producción de Corazonada. Por fortuna, el estudio American Zoetrope sobrevivió, igual que Coppola.

El aspecto experimental de Corazonada se centra en dos aspectos: su realización y su manera de enfocar el musical. Coppola utilizó entonces un novedoso sistema de video feedback con el que podía ver las tomas acabadas de rodar y editar la película al momento, en lugar de esperar a que el laboratorio revelase el film. Esto le permitía trabajar y experimentar con la edición de Corazonada de manera continuada. Este sistema en el cual Coppola fue un pionero ahora es estándar y es usado de manera general por todos los cineastas.

En cuanto a la manera como enfocó el musical fue única y propia de Coppola: en lugar de ser los actores los que cantaran, las canciones expresarían sentimientos de los protagonistas pero serían cantadas a modo de voz en off, expresando el interior de los personajes pero sin que éstos lo verbalicen. La banda sonora fue compuesta por el maestro Tom Waits e interpretada por éste y Crystal Gale. La única excepción a esta manera de crear un musical se encuentra en un número interpretado por Nastassja Kinski.

Para una más exhaustiva historia de cómo fue creada Corazonada os recomiendo la lujosa edición en DVD de dos discos, que aquí editó Manga Films, por lo menos hasta que aparezca una edición en Blu-ray. Para seguir la compañía de Coppola podéis visitar zoetrope.com.

Corazonada es un espectáculo excesivamente maravilloso y maravillosamente excesivo. Es una historia de amor que gira alrededor de Hank (Frederic Forrest) y Frannie (Teri Garr), a los cuales seguiremos en sus discusiones y conflictos a través de una bulliciosa noche en Las Vegas.

La creación de una Las Vegas completamente artificial le permite a Coppola crear grandes escenas y jugar continuamente con los decorados, explotando hasta el límite las posibilidades que le ofrece. Ya sea empleando transparencias para mostrarnos a los dos protagonistas en diferentes lugares en una misma toma o para crear números musicales derrochando luces de neón.

Pero en ocasiones este espectáculo visual corre el riesgo de imponerse en el corazón de la historia. Una historia de amor bastante realista en contraste con toda la imaginería visual de la que hace gala Coppola. La pareja protagonista hace ya tiempo que están juntos y sus discusiones, separaciones, reconciliaciones y nuevas separaciones parecen formar parte de la mecánica de la pareja. Aunque es posible que las experiencias de esta noche particular les cambien.


La manera que tiene Coppola de presentarnos el aspecto musical le añade, desde mi punto de vista, cierto verismo. En momentos críticos de nuestra vida solemos escuchar música e interpretarla como si fuera hecha para nosotros, a mí me ha pasado escuchando el álbum So Jealous de Tegan and Sara, por tanto es como si las canciones sonaran en la cabeza de los protagonistas y fueran éstos los que se identifican con la música, surgida de alguna radio invisible, en lugar de ser la música la que los identifica a ellos. Aunque, en este caso, sí que la música está hecha para ellos.

La película puede tocar al espectador a través de su música y sus personajes, despertando una respuesta emocional canalizada a través de las composiciones de Waits, dependiendo claro del viaje emocional que haya experimentado el espectador. De todas formas, viniendo de Coppola, Corazonada es un film singular y único que causa una impresión en el espectador, ya sea negativa o positiva, duradera. Vi la película por primera vez en un lejano pase televisivo por la dos, cuando todavía era TV2, y quedó marcada en mi memoria.

La recomiendo a todo aquel que sea amante del cine, de los musicales o que, simplemente, haya vivido.

6 comentarios:

J. feat. J. dijo...

Le llovieron muchas hostias por esta peli. Fue un fracaso y, sin embargo, no es nada desdeñable. Además, la banda sonora es una delicia.

Me ha gustado el post. Me pasaré más a menudo cuando saque un poco de tiempo.

Un saludo!!!

Raül Calvo dijo...

La mayoría de las críticas fueron hacia la ambición y desmesura de Coppola que hacía la película en sí. Coppola retiró la película al poco de estrenarla, por como estaba siendo distribuida, así que no tuvo tiempo de ser un fracaso o un triunfo.

La banda sonora está muy bien, es cierto.

Einer dijo...

No conocía nada de esto, ni la peli ni los estudios que creó Coppola. Me la apunto que ya sabes que me molan los musicales.

Raül Calvo dijo...

Einer, sí que conocías los estudios, aunque a lo mejor no te fijaste, porque su nombre aparece en todas las producciones de Coppola. La diferencia está en que quiso crear a partir de su productora un estudio a la vieja usanza donde se produjeran, filmaran y distribuyeran películas en un mismo sitio. Robert Rodriguez cuenta, creo que en el audiocomentario de Sin City, que cuando Coppola vio la manera de producir casera que tenía dijo que era lo que había imaginado cuando montó Zoetrope. Pásate por http://www.zoetrope.com/ y verás como sí lo conocías cuando veas las películas que han pasado por ahí.

Einer dijo...

Pues es verdad, me fijaré a partir de ahora.

Javi dijo...

Esta peli es pura estética visual. Me parece muy buena; de todas formas el batacazo en taquilla fue monumental.

Publicar un comentario