29 jul. 2011

Adèle y el misterio de la momia (Les aventures extraordinaires d'Adèle Blanc-Sec)


Adèle Blanc-Sec fue creada por Jacques Tardi en 1976. Escritora, se gana la vida publicando versiones noveladas de sus diversas aventuras en la Francia de principios de siglo que la llevan a enfrentarse con criaturas prehistóricas, sectas diabólicas, mad doctors y lo que quiera que el destino le ponga por delante. Tardi se inspira en las novelas por entregas y los folletines que se empiezan a publicar a mediados del siglo XIX, de modo que las aventuras de Adèle se suceden en un casi perpetuo "continuará" de complicadas tramas, giros argumentales, sorpresas, traiciones, acción y crímenes horripilantes.

Luc Besson decide que, en los tiempos oscuros que estamos viviendo, es un buen momento para un poco de escapismo y diversión. Para ello nada mejor que llevar al cine las aventuras de Adèle Blanc-Sec, personaje del que era fan desde su aparición. Mezclando el primer y el cuarto álbum que publicó Tardi (Adèle y la bestia y Momias enloquecidas, ambos incluidos en el primer volumen de Las aventuras extraordinarias de Adèle Blan-Sec publicado por Norma Editorial -hasta la fecha se han publicado dos volúmenes-) como base argumental, Besson escribe y dirige Adèle y el misterio de la momia (Les aventures extraordinaires d'Adèle Blanc-Sec, 2010).

Se nota que Besson es un enamorado de Adèle Blanc-Sec en el hecho de que el personaje se mantiene tremendamente fiel al original de papel. La actriz Louise Bourgoin parece sacada directamente de las páginas de Tardi. No es la única, ya que gran parte de los personajes que se encuentran en el cómic se han hecho carne con la ayuda del maquillaje de efectos especiales. Además de su aspecto físico, la peculiar personalidad de los personajes es respetada, aunque haya alguna pequeña diferencia en algún caso. La mayor diferencia es que la hermana de Adèle, Mireille Pain-Sec (que aparece en el 8º álbum El misterio de las profundidades), pasa a llamarse Agathe Blanc-Sec cuya historia es radicalmente diferente de la que aparece en el cómic.

La mayor diferencia entre el cómic de Tardi y la adaptación que hizo Besson la encontramos en el tono. El humor está presente en la obra de Tardi como guiño al lector para que no se tome muy en serio las truculentas historias que está leyendo llenas de asesinatos, algunos monstruos y el ocasional sacrificio humano. Besson en cambio usa el humor para darle ligereza, su película no es truculenta como las historias de Tardi, está más enfocada hacia un entretenimiento "más sano". En especial la última parte de la película, de tono fantasioso y mágico, que es el único momento en que realmente se aleja de la obra de Tardi. En otras palabras, la Adèle de Tardi tiene un tono más "adulto" y la Adèle de Besson un tiene un tono más "juvenil". O una es más oscura y la otra más luminosa, como queráis.

Dejando estas diferencias aparte, lo mucho o lo poco que se parece a su fuente la película, el filme de Besson es una entretenida y bastante divertida película de aventuras, de claro signo folletinesco (o pulp si fuera una película americana). Para mí ha significado el reencuentro con un director que me había dejado de interesar. Nikita, dura de matar (La femme Nikita, 1990) y El profesional (Léon, 1994) me parecieron excelentes películas, pero el resto de su producción no me ha despertado ningún interés, especialmente después de El quinto elemento (The Fifht Element, 1997) que no me gustó nada.


Pero el humor que añade Besson en esta ocasión sí que me divirtió, así como las escenas de acción están muy bien rodadas, aunque haya menos que en el cómic. Sin embargo, también me doy cuenta de que no es una película para todos los públicos. Es decir, sí que lo es porque está calificada de esa forma, me refiero a que el tono y el estilo puede que no guste a muchos que busquen una película de aventuras más "normal".

Imaginad Adèle y el misterio de la momia como una mezcla entre Vidocq (Pitof, 2001) y Amélie (Le fabuleux destin d'Amélie Poulain, Jean-Pierre Jeunet, 2001). Si os gustaron ambas películas, como es mi caso, muy posiblemente también os guste Adèle. Y si no, vedla de todas maneras y decidme lo mucho que me equivoco.

4 comentarios:

Luis Cifer dijo...

a mí tampoco me interesó nada Becson tras el quinto elemento (menudo bodrio). Tendré que ver esta peli para volver a confiar en él.

Raül Calvo dijo...

Espero que la película por lo menos te divierta, lo de Besson ya el tiempo lo dirá.

Dr. Gonzo dijo...

Hay dos directores que no soporto, junto con Roland Emmerich y Stephen Sommers, y son Luc Besson y Jean-Pierre Jaunett, de modo que me fio poco de esta película, y eso que parece una especie de Hellboy femenina... un dia, con ánimos, le daré la oportunidad.

Raül Calvo dijo...

Dr. Gonzo, Stephen Sommers hizo Deep Rising! Es genial! Le perdono todo lo demás, hasta la abismalmente mediocre Van Helsing porque hizo Deep Rising. De Emmerich salvo Soldado Universal, que me hizo mucha gracia en mis días de videoclubero. Jeunet me gustan sus primeras películas, después de Amelie ya no he visto nada más suyo. Y Besson, pues eso: esta peli, Nikita y El profesional. El resto no me gusta nada.

Publicar un comentario