28 jul. 2011

Una no-recomendación


Hace poco leí en el blog Retrospace un largo comentario crítico sobre la película Los rompecocos (Screwballs, Rafal Zielinski, 1983). No ponía la película demasiado bien, ni tampoco la recomendaba, pero me picó la curiosidad por verla ya que estaba hecha dentro de la factoría Corman y estaba escrita por Jim Wynorksi y Linda Shayne. Especialmente me llamó la atención Shayne, atractiva actriz que ha hecho carrera como directora y guionista de películas juveniles/infantiles, pero que yo la recordaba por ser una de las "víctimas" del sangriento y voluptuoso final de la clásica (en serio) Humanoides del abismo (Humanoids from the Deep, Barbara Peeters, 1980). En el guion de Screwballs escribió un papel para ella misma que también requería descubrirse de cintura para arriba.

Screwballs dura una hora y cuarto. Y se me hizo larga.

La película surge a raíz del éxito de Porky's (1982, Bob Clark). Así que se trata de una comedia que aprovecha cualquier oportunidad para mostrar carne femenina y con un estilo de humor no muy sutil. La verdad es que no sé si es justo que la critique en exceso, ya que se trata de un estilo de humor que no me hace gracia. Porky's no me gustó, ni las imitaciones que surgieron a continuación me gustaron. Así que es como si una persona a la que no le gusta el cine de terror se pone a despotricar contra una película de terror.

Y ya sabía el tipo de película que era cuando me puse a verla. La cuestión es: ¿por qué lo hice? En parte por como he dicho, la curiosidad por ver que habían hecho los participantes tras la cámara y en parte por curiosidad sociológica. He intentado ver que atractivo puede tener una película como ésta para todos aquellos aficionados a estas películas. De Screwballs han hecho hasta una edición especial en Blu-ray y en su momento se hizo una secuela, algo debía tener.

Supongo que el principal atractivo es obvio: mujeres desnudas. No me malinterpretéis, no tengo nada en contra del desnudo. Todo lo contrario, yo mismo me he desnudado en diferentes ocasiones. Pero, ¿sólo ver una película por ver unos cuantos pechos? Es como aquellos que ven películas gore sólo por ver las escenas de sangre.

He aquí algo para los sociólogos: en el póster americano original vemos a un chico tras una chica, pero en este póster español es la chica tras el chico (con marca del bañador añadida). ¿Se trata de algún tipo de fantasía propia de aquí? ¿Estaba el dibujante revelando demasiado de si mismo? La vida está llena de misterios, sin duda.

Yo necesito una historia, que me cuenten algo, porque de otro modo me aburro. Incluso en los gialli que comentábamos, cuyo máximo atractivo es su aspecto estético, necesito que haya algo más que "ver por ver". Y eso es algo que Screwballs (ni el resto de estas películas) no me ofrece. El estilo de humor no me hace gracia y en cuanto a los desnudos, bueno, en mi familia somos nudistas, así que tampoco es algo que me impacte mucho, a no ser excepciones como las películas de Russ Meyer, que tienen un estilo propio y un tipo de historias que las hacen interesantes.

Es posible que os preguntéis, si tenéis mentes curiosas o inquisitivas, por qué demonios vi Screwballs si ya había leído que era mala y pertenecía a un tipo de comedia que ni siquiera me gusta. Lo cierto es que siento una malsana atracción por las malas películas. Cuanto peor la ponen, más ganas me entran de verla. La razón de ello es que me he encontrado con películas tan abismales, tan torpes y tan incapaces que me han dejado completamente fascinado y las he disfrutado desde una perspectiva de "vanguardia casual", es decir se convierten en arte de tan extraordinaria y extremadamente malas que son. Eso significa también que me he encontrado con muchas que eran simplemente mediocres y aburridas. Pero también con algunas que me han acabado gustando. Recuerdo que antes de ver Ciudadano Kane (Citizen Kane, Orson Welles, 1941), un compañero de clase me dijo que era un rollo y muy aburrida, así que nunca se sabe, supongo que todo se reduce a que siempre ignoro todas las recomendaciones de ver o no una película porque prefiero juzgar por mi mismo. Por tanto, a mi Screwballs me pareció una bosta como un piano, pero no sabréis si realmente lo es hasta que lo comprobéis vosotros mismos.

Fijaos en el tráiler que, siguiendo una vieja tradición de Roger Corman, incluye escenas que fueron cortadas de la película y acaba con unas imágenes que tampoco aparecen en Screwballs ya que están sacadas de la genial Rock 'n' Roll High School (Allan Arkush, 1979).

9 comentarios:

ATTICUS dijo...

Te doy toda la razon,en que parece una "bosta",
pero te voy a decir que yo de jovenchuelo me comia estas peliculas con patatas ya que mis hormonas,como en la gran mayoria de esa edad,estaban revolucionadas,"Poky's" y "Los incorregibles albondigas" eran las preferidas del grupo,no nos metiamos entre pecho y espalda
"Verano azul",preferiamos ver a esas rubias cañones que a Desi y Piraña,jajaja.
Pero es verdad que no valen npara nada mas que para revolucionar las hormonas.

Raül Calvo dijo...

Fue un género muy popular en los 80 que luego desapareció para volver con el estreno de American Pie. Supongo que siempre habrá adolescentes necesitados de revolucionar hormonas.

Dr. Gonzo dijo...

A mi tampoco me han gustado nunca esta clase de comedias. Por muy hormonado que haya llegado a estar, nunca jamás he visto una película por sus destetes o por la actriz buenorra de turno. Me parece algo demasiado lamentable.

De modo que no, no soy amigo ni de Porky´s, ni de american pie ni de ninguna película protagonizada por niñatos salidos... a no ser que haya un asesino psicópata de por medio que los vaya eliminando.

Bueno, rectifico; Supersalidos si me parece una gran comedia. La única de este tipo de cine que no me parece bochornosa.

Luis Cifer dijo...

hombre, si de crñio la emitían en la tele mientras cenabas... pues te la veías un rato. Lo de ir al cine ya era para taraos.

Raül Calvo dijo...

Dr. Gonzo, a mí Supersalidos también me gustó mucho, pero no pertenece a este género. Supersalidos pertenece al estilo de comedia que hace Kevin Smith en Clerks 2 o Zack and Miri make a porno. Está y Porky's son las llamadas comedias sexuales adolescentes, que son el equivalente americano a las comedias destape que hacían Pajares y Esteso.

Luis Cifer, no sólo hubo millones de taraos que contribuyeron a que se hicieran películas de éstas como churros, también las alquilaron en vídeo y les dieron nueva vida.

Bea Cepeda dijo...

Pues esta no la conocía yo! Yo no sé por qué hay días que el cuerpo me pide este tipo de cine. Es que no sacas nada en positivo de él... ¡pero bueno! serán como las gominolas del cine, que sabes que son mierda, que te hacen mal, pero a veces no puedes resistirte.

Raül Calvo dijo...

Es como esas historietas en las que Charlie Brown corre para chutar la pelota y Lucy se la quita. Cada vez Charlie Brown cree que podrá chutar y acaba siempre en el suelo.

HateLove dijo...

El tráiler es tan malo que me han entrado ganas de verla, y eso que normalmente este tipo de cine no consigue ni sacarme media sonrisa…
Saludos!!

Raül Calvo dijo...

Pues el tráiler es muchísimo mejor que la película. Porque otra cosa no, pero Corman sabía vender sus productos.

Publicar un comentario