12 jul. 2011

Suspense (The Innocents)


A finales del siglo XIX, Henry James publica Otra vuelta de tuerca, una de sus obras más conocidas. Se trata de un historia de fantasmas en la cual una institutriz intenta salvar a los niños a su cuidado de la malvada influencia de sus anteriores preceptores fallecidos. El título hace referencia al hecho de que no se trata de la típica historia de fantasmas victoriana que hasta entonces se había publicado, sino que ofrece un interesante giro en cuanto a trama e interpretación. Se mezcla la creencia en fantasmas con las teorías freudianas que acababan de aparecer de manera que, como la novela se narra en primera persona desde el punto de vista de la institutriz, esta mezcla da como resultado que haya una gran ambigüedad y esté abierta a la interpretación del lector: o realmente los niños están acosados o poseídos por los anteriores preceptores o la institutriz es una neurótica demente que ansía llamar la atención del tío de los niños.

Como se trata de una novela corta que está abierta a diferentes interpretaciones y visiones, has sido adaptada en numerosas ocasiones al cine, al teatro y a la televisión. Incluso se ha hecho una precuela: Los últimos juegos prohibidos (The Nightcomers, Michael Winner, 1971) con Marlon Brando.

De entre todas las adaptaciones, posiblemente la más lograda e interesante sea Suspense (The Innocents, Jack Clayton, 1961), que aparte de la novela breve de Henry James, también coge elementos de la adaptación teatral The Innocents de William Archibald, que trabajó en el guion de la película junto a Truman Capote y John Mortimer, que añadió algunas secuencias y diálogos.

Normalmente dejo para el final el tráiler de la película comentada. Pero en este caso, debido a la peculiar naturaleza del mismo, me gustaría que le echéis un atento vistazo, independientemente de que entendáis lo que dicen o no.





Este tráiler es simplemente horrible. Es hiperbólico y ofrece un retrato de la película que anuncia completamente erróneo. Como comenta Joe Dante en Trailers from Hell, aparentemente en la Twentieth Century Fox no tenía ni idea de como anunciarla y decidieron convertirla en un espectáculo grotesco que desde luego no es.

Suspense es una atmosférica, sutil y escalofriante película de terror. Jack Clayton la dirige magistralmente, combinando un estilo gótico y clásico con secuencias más avanguardistas. La dirección de Clayton se ve beneficiada de una fantástica fotografía en blanco y negro de Freddie Francis y una atmosférica banda sonora de Georges Auric. Esta protagonizada por Deborah Kerr, que consideró que su trabajo en esta película era el mejor que había hecho nunca, pero llama la atención el trabajo de los niños Martin Stephens y Pamela Franklin, los cuales hacen un gran trabajo a pesar de que el director prefirió no perturbar sus mentes con los aspectos más oscuros y la naturaleza perversa de algunas de las escenas que interpretan. A Martin Stephens lo recordaréis de El pueblo de los malditos (Village of the Damned, Wolf Rilla, 1960) y Pamela Franklin se las vio de nuevo con lo sobrenatural en el gran clásico La leyenda de la mansión del infierno (The Legend of Hell House, John Hough, 1973).

Suspense deja de lado cualquier ambigüedad y se inclina por ofrecernos una historia de fantasmas, apariciones y posesiones bastante directa. Al principio son toques bastante sutiles y discretos, pero poco a poco va incrementando su presencia algo en la casa que está ejerciendo una corruptora influencia en los niños. La historia transcurre a finales del XIX, así que las referencias sexuales y "perversas" se hacen a través de insinuaciones y dobles significados mostrando la represión psicológico de una época obsesionada por las apariencias en contraste con la presencia irracional de lo sobrenatural. Como ejemplo, mirad de que rebuscada manera sen la señora Grose (Megs Jenkins) cuenta que Quint (Peter Wyngarde) y la señorita Jessel (Clytie Jessop) mantenían relaciones ilícitas:

-Habitaciones en pleno día usadas como bosques oscuros.

De modo que, aunque no deja a lugar otra interpretación que la sobrenatural, el toque freudiano sigue presente representado en la algo neurótica institutriz que interpreta Deborah Kerr, enamorada del egoísta y hedonista tío de los niños, que interpreta Michael Redgrave.

La película basa todo su impacto en una atmósfera inquietante y amenazante, prescindiendo de los sustos y los trucos baratos. Puede servir como contraste y descanso de películas más basadas en lo visual, ya que Suspense se dedica más a estimular la imaginación. No es que tenga algo en contra del terror sangriento, todo lo contrario: sólo tenéis que echar un vistazo a algunos de los títulos reseñados en el blog, pero sí es cierto que me gusta variar y alternar estilos y objetivos. No es que uno sea mejor que el otro, depende más bien del humor en que me encuentre. Y si estáis de humor para una gran historia de fantasmas, esta es vuestra película.

Como decía al principio, la novela breve de Henry James ha sido objeto de diversas interpretaciones y adaptaciones. Antes de acabar me gustaría mencionar brevemente otra de las más interesantes: El celo (Presence of Mind, 1999), una coproducción entre España y EUA dirigida por Antoni Aloy en Mallorca, protagonizada por Sadie Frost, Lauren Bacall y con una breve intervención de Harvey Keitel. La película es muy diferente de Suspense aunque obviamente la trama es la misma. Más centrada en lo simbólico y psicológico, es una película de gran calidad que no ha sido muy vista ni es muy conocida, lo que le permitió a Alejandro Amenábar plagiarla descaradamente en la insípida Los Otros (The Others, 2001). Así que si tenéis la oportunidad, echadle un vistazo (a El celo, no Los Otros).

8 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

Puede que le de una oportunidad, el problema es que el cine de fantasmas y yo nos llevamos fatal jaja

Raül Calvo dijo...

Está clarinete, si no te van las historias de fantasmas posiblemente no te vaya esta peli. Pero tal vez sí verla con alguien a quien sí le gusten.

Javi dijo...

A mí sin embargo los fantasmas me acojonan bastante, y el demonio que es como si fuese un fantasma :-P
Tienes Twitter, Raül? Si lo tienes y me lo das, way. También va para Gonzo, claro. Un saludo

Dr. Gonzo dijo...

Los fantasmas tambien me gustan, pero siempre y cuando el tema sea llevado con un mínimo de realismo, sin centrarse en los efectos especiales y el puro espectáculo. Me gustan las películas de fantasmas minimalistas, como El resplandor.

La película de la que se habla en esta entrada, sin haberla visto, me aventuro a decir que habria sido mejor si huiesen adaptado con fidelidad el libro, cuyo planteamiento me ha parecido mucho más interesante y poco habitual.

javi, no tengo Twitter. Una vez tuve, pero no sabía como demonios funcionaba esa cosa. Sigo anclado en el msn jajaja

Javi dijo...

Es cierto, Raül, esta peli está bastante bien; lo mejor es la recreación de la atmósfera, bastante inquietante. Director curioso Clayton, con títulos tan sugerentes como A las 9 cada noche.
Gonzo, twitter no se ve difícil. Una red social más; supongo que mucho será la manera de usarla, hacer “buen uso de ella”. Yo ando probando y te invito a que vuelvas ;-) y a ti, Raül, si no lo tienes.
Por cierto, me voy a pasar por tu blog, Gonzo. Me da algo de vergüenza que sea tan tarde después de vernos bastante por el blog de Raül. Ya te diré. Un saludo a los dos.

Raül Calvo dijo...

Javi, no tengo twitter ni facebook. Al principio simplemente no le veía la gracia, pero ahora es que me han insistido tanto mis amistades a que me lo haga que ya no lo hago por principios! :D Como dices lo mejor de esta peli es su atmósfera. Y Clayton también dirigió La feria de las tinieblas, según la novela de Ray Bradbury.

Dr. Gonzo, no sé exactamente como sería una película de fantasmas realista. ¿Cómo una peli de zombis realista, tal vez? :D Pero hablando en serio, si lo que te gusta es el minimalismo (y poner El Resplandor de ejemplo me ha hecho gracia, no te lo negaré) esta película desde luego lo es. Mucho. De ahí que, por ejemplo, el tráiler me resulte tan horripilante.

Javi dijo...

Flipo, esa novela de Bradbury me gustó mucho, y nunca hubiese imaginado que Clayton tuviera una peli basada en ella. A ver si la encuentro. Gracias, camarada ;-D

Raül Calvo dijo...

De nada. La Disney la sacó en DVD en Estados Unidos hace unos años con el título original de la novela: Something wicked this way comes.

Publicar un comentario