21 dic. 2011

Grotesque


No sé hasta que punto el hecho de interpretar a una niña poseída por el demonio ha marcado la vida de Linda Blair pero estoy convencido que su carrera como actriz ha tenido una definitiva influencia satánica, sólo hay que ver la colección de bizarras y delirantes películas en que ha participado. Entre las más increíbles (por difícil de creer que alguien pensara que podía ser una buena película, no por espectacular) está Grotesque (Joe Tornatore, 1988), una película que ciertamente hace honor a su título.

Grotesque no es una buena película, pero resulta tan desastrosa y a la vez entretenida que no deja de ser un título curioso. En apenas 90 minutos, cambia tantas veces de género y tiene tantos finales sorpresas que uno tiene la sensación de que ha visto trozos de varias películas más que una película entera.

El film arranca con un pesado y monótono monólogo que oímos mientras van desfilando los títulos de crédito sobre la imagen de una casa iluminada por truenos, para luego pasar al interior donde una mujer mayor empieza a desvariar y aparece también un monstruo. Este principio resulta bastante aterrador, más que nada porque te da miedo que toda la película vaya a ser así. Pero, para nuestro alivio, se trata simplemente de la última "obra maestra" de Orville Kruger (Guy Stockwell), un famoso director de cine. De ahí la acción pasa a un restaurante donde nos encontramos a la hija de Kruger, Lisa (Linda Blair), comiendo con su amiga Kathy (Donna Wilkes). Aquí queda claro que la película se rodó en los 80: Linda Blair aparece peinada de manera, digamos, harto curiosa y lleva una chaqueta con hombreras sobre una blusa con hombreras (en serio) que le da aspecto de jugador de rugby.

Lisa va a llevar a su amiga Kathy de fin de semana a la cabaña de sus padres. Antes de llegar, se cruzan con una banda de malhechores punkarras (no auténticos punks, sino punks al estilo Hollywood) que planean robar la casa de los Kruger ya que creen que esconde mucho dinero o droga o ambos. Estos punks son los más sobreactuados y delirantes que he tenido el placer o la desgracia de ver. Encabezados por Scratch (Brad Wilson), el cual parece que va a explotar cada vez que abre la boca para decir algo. Creo que se supone que van drogados y por eso actúan así, ya que más adelante (tras unos cuantos giros argumentales) parece una persona normal (pero consistente con su terrible/descacharrante actuación), pero nunca se aclara o se menciona. Sea como sea, las hiperactuadas megactuaciones de los punks contrastan con las del resto del reparto que parece esperar aburrido a recibir su cheque y largarse.

Tras un buen rato de agradable vida familiar, por fin los punks irrumpen en la casa y empiezan a perpetrar maldades. Muy bien, la película será una home invasion, un género que no me entusiasma pero que puede ofrecer algún título interesante.

¡Un momento! ¿Todavía queda más de media película y la que se supone que es la estrella acaba de morir? ¿Y acaba de aparecer un monstruo que se está cargando a los punks? Cuando parecía clara la intención de la película, nos sorprende con una serie de giros inesperados... hechos de forma bastante torpe y abrupta pero no por ello menos entretenidos.

Pero cuando crees que ya te haces una idea de que va la cinta, hace acto de presencia el que parece será el protagonista, Rod Kruger (Tab Hunter), el hermano de Orville. A partir de aquí la película parece derivar hacia el terreno de la revenge movie. Ok, o sea que vamos a ver como el tío Rod se venga por la muerte de su familia. Y entonces la película hace un nuevo giro y se convierte en lo que parece un episodio de Cuentos de la cripta no muy bueno. Finalmente, la película hace un doble salto mortal en un final que, desde luego, te deja descolocado y hace que te preguntes exactamente en qué demonios estaban pensando los responsables de esta película.

Los aficionados a las películas tan-malas-que-son-buenas puede que les haga gracia, a mi me pareció bastante entretenida (especialmente los punks, que me hicieron reír bastante). El resto, recomiendo la abstención.



Saboread un poco de la espectacular interpretación de los punks. Da igual que no entendáis lo que dicen, fijaos cómo sueltan cada frase (y en el vestuario de la Blair).

7 comentarios:

Javier Simpson dijo...

Había leído algo de la carrera posterior de Linda Blair después de hacer El exorcista. Increíble lo de esta chica.
Por lo que leo esta peli parece un desatino, aunque tenga su punto de entretenimiento, algo que a mí seguramente no me llegue para darle una oportunidad.

Un saludo. Buena y divertida entrada, Raül.

Feliz Navidad ;-P… y no va de cachondeo :-D

Raül Calvo dijo...

Carai, Javi, creo que me has dicho Feliz Navidad como tres o cuatro veces en lo que va de semana. Realmente te gustan las fiestas! :D

Javier Simpson dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Javier Simpson dijo...

Joer sí, en estas fechas me gusta felicitar a la gente con la que me llevo bien, aunque no quiero resultar demasiado pelota con ello; en la blogosfera no podía ser menos.
Increíble que Linda Blair se metieran en tales producciones una vez hecha esa maravillosa peli de terror sobre el demonio...

Fel... uy perdona, ya empieza a ser excesivo ;-P

Dr. Gonzo dijo...

No sé como estará la película, pero el póster hace honor a su nombre!

Mario dijo...

A mí me has convencido por completo, tengo afición por todo tipo de cine incluso éste que mencionas, creo que cuando las cosas están bien definidas es otro asunto, tengo cintas que ya te "sorprenderan" en las reseñas, que por ahí aparecerán las más simbólicas. El cine es un goce total, hay que buscar por todas partes, sin ir muy lejos masacre en Texas e incluso la noche de los muertos vivientes hoy son históricas pero pocos daban por ella al inicio y son inmensas en su simplicidad, y aunque aquí es otro tema ya que se sabe que Blair llevo el estigma del exorcista y ya nunca se repuso, bien vale la curiosidad que despiertas. Abrazos.

Raül Calvo dijo...

Javi, y lo mejor de todo es que Blair es una de las productoras ejecutivas de la película! Aunque no sacó mucho dinero con ella, tengo entendido. Y Feliz Navidad, hombre.

Dr. Gonzo, por supuesto, el póster (caratula de vídeo más bien) no tiene nada que ver con la peli. ¿O sí?

Mario, me alegro haberte despertado la curiosidad, aunque no pueda decir que la película sea buena.

Publicar un comentario