22 dic. 2011

Time Walker


La máxima sorpresa que ofrece el argumento de Time Walker (Tom Kennedy, 1982) queda revelada en el póster de la película. No es que el espectador no sea capaz de interpretar lo que sucede rápidamente (bastante antes que los protagonistas), pero de todos modos te hace preguntarte en qué demonios estaba pensando el departamento de arte cuando lo hizo.

La idea base de la película sería mejor aprovechada en futuras producciones, pero hay que reconocerle el mérito de avanzarse unos cuantos años al resto. Lástima que no desarrolle esta idea de forma más interesante.

En ocasiones parecida a un episodio descartado de Expediente X, Time Walker maneja diferentes tipo de historia como son las clásicas películas de momias y las invasiones de hongos extraterrestres. Todo empieza con el descubrimiento que hace el profesor Douglas McCadden (Ben Murphy) de una tumba oculta en una estancia secreta en el sepulcro funerario de Tutankamón. De vuelta a Estados Unidos con la misteriosa momia, descubren que está cubierta por una especie de hongo mortal que devora la carne humana. Paralelamente, el estudiante Peter Sharpe (Kevin Brophy) roba unos cristales al creer que son joyas valiosas del sarcófago. La momia se levantará e irá cargándose gente a medida que recupera los cristales.

Lo escaso del presupuesto no es justificación para el televisivo aspecto que tiene el film, creo más bien que es culpa del director Tom Kennedy a la hora de no saber explotar sus recursos ni crear unas buenas escenas de suspense. Ésta es la única película en la que trabajó como director, lo que indica que tal vez descubrió que no era lo suyo. Un director con más talento podría haberle sacado el jugo a la historia a pesar de lo limitado del presupuesto, buscando por lo menos algún ángulo interesante desde el cual mostrar la acción en pantalla.

De todos modos, he de reconocer que Time Walker resulta lo suficientemente entretenida como para verla entera. Más que nada por la curiosidad por ver cómo acabará, aunque al ser una película sin sangre, ni gore, ni desnudos es difícil que uno mantenga viva esa curiosidad a lo largo del metraje. Supongo que tiene cierto valor paracinematográfico, teniendo en cuenta lo ridículo de sus efectos especiales, y algún encanto nostálgico ganado con el paso de los años.

Como es habitual con las producciones salidas de la New World de Roger Corman (cuando él estaba al mando), el tráiler de Time Walker es mucho mejor que la película que anuncia, prometiendo mucho más de lo que el film ofrece.

4 comentarios:

Javier Simpson dijo...

Sobre El carnaval de las almas: así vista, y por motivos obvios, sí que podría ser una metáfora sobre la soledad y la incomunicación. Muy de acuerdo con tu entrada. Me ha gustado.
Ah, Raül, que se me pasa: en tu post has puesto Candace Holligross al escribir el nombre de la prota y es Holligoss. Te lo comento por si quieres cambiarlo.

De la que hablas en este post, ¿podía tratarse de ese tipo de pelis denominadas terror biológico, aunque salgan momias?… lo comento por lo del hongo.
Me hizo gracia eso que dices que sin ser una peli con sangre, gore o desnudos mantiene igual la curiosidad y entretiene. Pues eso ya es algo y sorprende tratándose de una peli que en conjunto, y por lo que te entiendo, es más bien desafortunada.

Salutti, Raül.

Raül Calvo dijo...

Bueno, Javi, me gusta El carnaval de las almas en parte por estar abierta a la interpretación. Gracias por avisarme del error tipográfico, ya está rectificado.

Y nada de terror biológico. Time Walker tiene más en común con un episodio flojo de Expediente X que con cualquier otra cosa. Saludos.

Bea Cepeda dijo...

Poster de película digno del mismísimo Iker Jiménez!

Raül Calvo dijo...

No dudes que el Iker se la pone cuando tiene ganas de marcha con su compañera de búsqueda extraterrestrial.

Publicar un comentario