20 sept. 2012

BW 2: El libro de las sombras (Book of Shadows: Blair Witch 2)


Hay veces que me siento a escribir un comentario sobre alguna película y no puedo evitar sonreír pensando en las airadas reacciones en contra de lo que voy a poner. Me imagino al hipotético/a lector/a empezando a leer la crítica y de repente: "¡pero qué dice este tío! ¡¿Qué blasfemia es esta?! No, no, no, esto no puede quedar así." Y no es que escriba con ánimo de provocar, soy muy honesto en todo lo que digo en cada uno de mis artículos, pero tampoco puedo negar que a veces escojo un tema/film que sé que levantará ampollas, como cuando dije que Indy 4 era tan buena como Indy 3 (lo mantengo).

Pero puede que me equivoque, puede que haya pasado suficiente tiempo como para que Blair Witch 2: El libro de las sombras (Book of Shadows: Blair Witch 2, Joe Berlinger, 2000) sea juzgada con cierta ecuanimidad. En el momento de su estreno, Halloween III: El día de la bruja (Halloween III: Season of the Witch, Tommy Lee Wallace, 1982) fue un fracaso y todo el mundo la odió porque era una historia independiente sin Michael Myers, ahora es considerada una joya de culto que fue injustamente tratada en el momento de su estreno (y teniendo en cuenta la calidad de las secuelas, lo mejor hubiera sido hacer la serie antológica de películas sobre Halloween que ideó John Carpenter). Tal vez pase lo mismo con BW2. O no.

Un poco de historia. El proyecto de la bruja de Blair (The Blair Witch Project, Daniel Myrick, Eduardo Sánchez, 1999) fue una película que se convirtió en el gran éxito sorpresa de 1999 y en todo un fenómeno. Pionera en usar Internet como medio de difusión mediante lo que hoy día se conoce como "publicidad viral" y en popularizar el formato found footage (que, tras un poco de reflexión, creo que no es lo mismo que el falso documental), el hecho que más captó la atención de la industria fue que hizo millones y millones cuando fue hecha con un presupuesto mínimo (el vil metal, como siempre). Por supuesto, con semejante beneficio, la secuela se puso en marcha casi de inmediato.

El guion del film corrió a cargo de Dick Beebe y Joe Berlinger, que también dirigió la película. Berlinger parecía ser una opción bastante lógica, ya que se había hecho conocido (y todavía lo es) como director de inquietantes y perturbadores documentales como Paradise Lost: The Child Murders at Robin Hood Hills (1996), y supo utilizar un crimen real como inspiración para la historia. Sin embargo, cuando la película estuvo terminada, el estudio decidió hacer algunos cambios más propios de un film "típico" de terror que no gustaron al director.

Cuando se estrenó, el film fue un fracaso: los fans del film original quedaron decepcionados por como se apartaba del original, a los que no les gustó la primera pasaron olímpicamente de la segunda y fue rechazada por la mayoría de los aficionados al género. He de decir que algunas de las razones por las que me gusta esta película (sí, me gusta esta película) son las mismas por las que muchos la odian (o odiaban).

Ante secuelas o "partes", es decir, cuando el conjunto de las películas cuenta una historia (la trilogía Matrix o la de Star Wars); mi preocupación es que se construya la historia película a película ampliando, añadiendo y ofreciendo un desarrollo interesante. Pero cuando hablamos de "entregas", es decir, cuando son historias más o menos independientes sin relación entre sí (las primeras James Bond, Indiana Jones) lo que más me gusta es que sean diferentes de la película anterior y me ofrezcan algo nuevo. Si BW era una film que jugaba la baza del supuesto metraje real encontrado, sin guion ni argumento, ni las técnicas del lenguaje cinematográfico habituales; en BW2 se fueron al otro extremo: flashbacks, flashforward, trucos de edición, saltos en la narración, diferentes formatos, etc.

El film de Berlinger comenta el fenómeno que fue el estreno de BW para ir un paso más allá y hablar del impacto de las películas en la sociedad, la explotación de los medios de comunicación y la afición de culpar de los males de la sociedad a la película de moda en el momento. Es un film también ambiguo, a pesar de los intentos del estudio de eliminar esa ambigüedad, en cuanto a la naturaleza de lo que realmente sucede en la historia que cuenta. ¿Es un caso de histeria colectiva o realmente sucede algo sobrenatural?

Los protagonistas buscan manifestaciones del mal sin saber que el mal se haya dentro de ellos. De nosotros. Desensibilizados por una sociedad mediática y consumista, basada en las apariencias, la perspectiva de experimentar algo "real", por terrible que sea, resulta demasiado atractiva para ignorarla. Así, más allá de los típicos sustos, el auténtico terror en el film de Berlinger se origina en los personajes y la sociedad en que viven.

Es un film que te obliga a prestar atención y que no sigue una narrativa habitual, algo que mucha gente no soporta pero que a mí me gusta. Me parece que es un film mucho mejor de lo que parece en la superficie, más interesante de lo se podría pensar, aunque no sea el film que el estudio o los fans querían. Si todavía no la has visto, deja a un lado los prejuicios y disfruta con este inquietante film. Eso sí, ya sé que muchos no están de acuerdo, pero es primordial verla en VO (igual que el original), ya que la versión doblada realmente la destroza.


2 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

Joder, yo esta película la he visto un bombazo de veces, y sin ser una maravilla (esto creo que no lo discute nadie), lo flipo con ella, además de conseguir inquietarme.

La original es una de mis películas de terror favoritas, y cuando supe que se había hecho una secuela me empezó a corroer la curiosidad.
Si bien es cierto que no amplía demasiado la mitología de la bruja de Blair, como complemento es fantástica.

Ocurre un poco como con La matanza de Texas 2, que se aleja radicalmente del film original, pero una vez pasado el shock del primer visionado (shock que se incrementa si el espectador espera encontrar algo parecido a la primera película), termina siendo un título muy disfrutable.

Por cierto, tanto el dvd de BW como el de BW 2 incluyen en los extras dos falsos documentales maravillosos; La maldición de la Bruja de Blair y Los 7 de Burkittsville, respectivamente.
Ambos son casi tan acojonantes como las películas.

Raül Calvo dijo...

Gonzo, no había oído nunca la expresión "bombazo de veces" y creo que la utilizaré bastante a partir de ahora. Las ediciones en DVD de Lauren las conservo porque son de las primeras que tuve, pero son muy deficientes en cuanto a extras. La edición de la primera trae muchísimas más cosas (ya está en Blu bastante bien de precio) y la edición de la segunda de 2 discos incluye una opción para seguir todas las pistas y mensajes ocultos que hay en la película. Sólo por eso ya deberías ponerte a aprender inglés!

Publicar un comentario