3 sept. 2012

Mile 81 de Stephen King


¿Sabéis lo que más me gusta de Stephen King? Que puede coger los argumentos más absurdos y ridículos y convertirlos en historias que te acabas creyendo a medida que lees. Esto se debe, creo, al estilo sencillo y directo de King, casi como si te estuviese contando la historia mientras estáis sentados tomando algo. Esto se nota especialmente cuando ves una adaptación cinematográfica/televisiva de una de sus novelas o de uno de sus cuentos y te encuentras la misma historia pero sin la voz de King.

Esto se hace evidente en el cuento (o novella) Mile 81, cuyo argumento, si os lo resumo en dos líneas, os parecerá una historia algo tonta, pero mientras te la cuenta King resulta tremendamente efectiva. Sólo os diré que, al igual que en Christine y Buick 8: Un coche perverso (su título en castellano sí que es perverso), gira en torno a un coche que no es lo que parece y el cuento no se parece en nada a lo que se os acaba de ocurrir.

Mile 81 fue publicada originalmente como e-book unos meses antes de que se publicara 22/11/63 en Estados Unidos. Pero yo no tengo kindle, ni lector de e-book, ni nada de eso, principalmente porque todo el rollo de los e-books me touch the balls bastante. Poco después salió en formato audio-book, con el añadido de que incluye como extras otra historia de King, The Dune (publicada originalmente en una publicación de la que ni tú ni yo hemos oído hablar), y un extracto de 22/11/63.

Como si fuera un serial de la radio me puse a escuchar la historia, solo, en plena noche, con una atmósfera que contribuyó a que me quedara hipnotizado con la narración. Por supuesto, parte del mérito está también en Thomas Sadoski, que hace una muy buena lectura de la historia. La película que se iba desarrollando en mi cabeza a medida que escuchaba el cuento era realmente espectacular y aterradora, pero no es el tipo de historia que pueda funcionar como película, a no ser que se altere profundamente y lo conviertan en algo más típico y convencional.

El formato audio-book resulta perfecto para los cuentos, en novela se puede hacer algo pesado, e ideal para cuentos como los de King. Así que si os apetece pasar alrededor de 90 minutos aterradores en la comodidad de vuestra hogar, os recomiendo encarecidamente este audio-book.


6 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

¿y no existe una edición en papel de toda la vida?

Raül Calvo dijo...

De momento no. Es posible que sea incluido en alguna futura recopilación de cuentos de King junto a otra historia parecida (Ur), como ya pasó con Blood and Smoke, una recopilación en audio cuyos cuentos luego aparecieron publicados en Todo es eventual si no recuerdo mal (aunque leer 1408 no tiene el mismo impacto que escucharla leída por el propio Stephen King).

Bea Cepeda dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo en tu primera frase. Stephen King no se encuentra entre mis escritores favoritos porque me parece que es muy irregular. Tan pronto te planta una obra maestra como un libro que es una mierda. Pero está claro que consigue hacerte creer las cosas más absurdas. Recuerdo un libro que leí hace ya muchos años que se llamaba (creo recordar) El retrato de Rosa Madder o algo así que tiene un pasaje superfantástico y superincreíble que al principio me sacó un poco de la historia pero que terminé creyéndome y que terminé "sufriendo".

Raül Calvo dijo...

El retrato de Rose Madder es de las flojas, pero tiene algunos momentos muy divertidos. Para mí, cuanto más pasado de vueltas, mejor.

Anónimo dijo...

y para los que no hablamos inglés ?
Que nos recomiendas ? (aparte de aprender la lengua de sakespeare ?

Raül Calvo dijo...

pues en cuanto a audiolibros nada porque no es algo que por aquí guste mucho. Imagino que el relato será incluido en alguna futura recopilación de relatos de Stephen King y estoy seguro que saldrá traducido.

Publicar un comentario