14 sept. 2012

Miedos (The Hole)


Hay cosas que nunca entenderé. Por ejemplo, no entenderé qué extraño impulso llevó a la editorial Roca a publicar Drood, una novela de terror gótico de Dan Simmons, bajo el título La soledad de Charles Dickens y publicitarla como si fuera una novela histórica (!?). Tampoco entenderé cómo estupendas películas como Miedos (The Hole, Joe Dante, 2009) son estrenadas casi de tapadillo, sin publicidad ni apenas distribución. Recuerdo que se estrenó en Barcelona casi por sorpresa, sin poner publicidad de ningún tipo a pesar de ser un título que podía atraer una gran cantidad de público.

Es posible que si digo que Miedos es una película de miedo pensada para un público juvenil, muchos pensarán que es otra muestra más de cine adolescente descerebrado. Es cierto que, exceptuando las películas de Harry Potter y algunas cintas de animación, el cine más "juvenil" parece producir bodrio tras bodrio. Sin embargo, el último film de Joe Dante viene a ser la excepción que confirma la regla, un film pensado para un público joven perfectamente disfrutable por aquellos que tengan más de 15 años y que incluso depara momentos inquietantes que superan muchos títulos de terror "adultos".

Si Miedos recuerda a títulos del mismo estilo de los años 80, como otros films del propio Dante o clásicos como La puerta (The Gate, Tibor Takács, 1987) y Poltergeist (Fenómenos extraños) (Poltergeist, Tobe Hooper, 1982), es porque la intención del guionista Mark L. Smith era precisamente esa cuando se puso a escribir una historia que pudiera asustar a su hijo. Así nace el argumento del film, el cual gira en torno a un misterioso agujero sin fondo que los hermanos Dane (Chris Massoglia) y Lucas (Nathan Gamble) y su vecina Julie (Haley Bennett) encuentran en el sótano de la casa de estos. Este agujero estaba tapado por una trampilla con candados y cuando los quitan, extraños fenómenos empezarán a ocurrir.

El acierto del guionista no es sólo idear una historia interesante y bien desarrollada, es que se hace un especial énfasis en los personajes y su desarrollo, de modo que te interesa lo que les sucede y consigue que se mantenga el interés a lo largo de todo el film aunque no pase nada misterioso. Luego tenemos al gran Dante, que además de introducir sutiles referencias al género, sabe manejar tanto los momentos de suspense e inquietud como los más cotidianos. Y la mezcla de ambos, como cuando el espectador ve lo que ha grabado una cámara que los protagonistas bajan con una cuerda por el agujero pero ellos no distraídos por la llegada de la madre de los hermanos.

Otro detalle que me gustó del film es como juega con los miedos más mágicos, los que tenemos de niños, y lo mezcla con miedos más adultos y peligrosos, lo que le da un trasfondo interesante del cual normalmente carecen las películas pensadas para un público juvenil.

La calidad e inteligencia tanto del guion como de la dirección y las interpretaciones hacen que, aunque se pensara originalmente para un público juvenil, los "adultos" también puedan disfrutar enormemente con este film. Repasándola en Blu-ray (la edición inglesa, la española sólo trae el tráiler y eso que la edición inglesa tampoco es que tenga mucha cosa en lo que respecta a extras), he recordado lo entretenida y divertida que es, así que la recomiendo sin prejuicios.


4 comentarios:

Javier Simpson dijo...

Es Joe Dante, que no deja de ser un artesano competente, y tiene parecidos con Poltergeist, peli entretenida, con su terrorcillo Light que no deja de inquietar un tanto, pero que no llega a producir verdadera sensación de terror, por lo menos lo que yo entiendo por esa emoción en su sentido más pleno.

Un saludo, Raül.

Raül Calvo dijo...

Un saludo, Javi.

Lestat GM dijo...

Le tengo muchas ganas a esta película. La única razón por la que no he comprado el dvd es porque aparentemente acá donde vivo se va a estrenar pronto en cines. Con esta crítica solo me han dado más ganas de verla!

Saludos!

Raül Calvo dijo...

Pues espero que la disfrutes. Saludos.

Publicar un comentario