5 sept. 2012

Sonámbulos (Sleepwalkers)


Los más jóvenes no lo saben, los mayores tal vez no lo recuerden o no les interesara, pero, en su momento, el estreno de Sonámbulos (Sleepwalkers, Mick Garris, 1992) fue un gran evento ya que se anunciaba como el primer guion original escrito para el cine por Stephen King. Y hoy una excusa perfecta para disfrutar con un poco de nostalgia.

En 1992 Barcelona estaba en plena fiebre olímpica, pero a mí no podía importarme menos. Lector de Fantastic Magazine (cuyo primer número incluía un póster fantástico de Razas de noche [Nightbreed, Clive Barker, 1990][además, cuando iba a leer este primer número se fue la luz en casa y estuve pasando páginas fascinado por las imágenes que iluminaba mi linterna]), Fangoria, tebeos y apasionado de Stephen King y todo lo que fuera terror, mi mente no podía estar más alejada de los deportes y el espíritu olímpico (como ahora). No, en el 92 mi cabeza estaba en Razas de noche, la serie de cómics basada en la película de Barker que había empezado a publicarse entonces.

Estamos hablando de A.I. (Antes de Internet), por entonces la única manera que tenías de enterarte de nada era a través de revistas especializadas y las secciones de noticias/correo de los tebeos. Y Razas de noche (el cómic) incluía varios reportajes y noticias sobre el género. Y desde el número uno (en el cual se hace una breve bio de Clive Barker concluyendo con su próximo proyecto después de Razas de noche, una gran producción llamada Eden USA que hoy sabemos que no vio la luz) estuvo dando detalles sobre Sonámbulos, que se iba a estrenar aquel verano: descripción del tráiler, cameos (en el film aparecen Clive Barker, John Landis, Joe Dante, Tobe Hooper, Mark Hammill y el propio Stephen King) y cosas así hasta que se estrenó el film.

También resulta curioso repasando las noticias, reportajes y correos que se publicaron a lo largo de los 16 números que duró la serie (en la que trabajó Angel Sala, actual director del Festival de Cinema Fantàstic de Sitges) y ver comentados films que acabarían siendo películas culto, otros que nunca llegaron a producirse, así como los reportajes sobre directores y sagas que son bastante buenos y muy informativos para el fan que era yo entonces, cuando no sabía nada de nada.

Este continuo gota a gota sirvió para que mis expectativas hacia la grandeza de Sonámbulos fueran bastante altas. Tal vez excesivamente altas, algo que ya no me pasa porque hace tiempo que dejé de hacer este tipo de cosas. En la actualidad soy más capaz de juzgar el film con algo semejante a la objetividad, pero todavía mezclada con mucha nostalgia.

Un momento para procesar los tag-lines del póster original americano. Primero, una frase deliciosamente hortera: Se alimentan de tu miedo... y es hora de cenar (¡chan! ¡chan! ¡chaaan!). La segunda, un juego de palabras que parece mentira que alguien pensara que era ingenioso: "La primera historia de Stephen King escrita expresamente para gritar" (scream) en lugar de "la pantalla" (screen). ¿Es que el ingenio de los publicistas no tiene fin?

Dentro del desierto de sosería que fueron los 90, Sonámbulos es prácticamente una obra maestra. Con cierta perspectiva, este film de Garris es una entretenida película de terror con saludables dosis de humor negro. Este humor negro y las escenas sangrientas hacen que tenga cierto regusto de sensibilidad ochentera que supongo es la culpable en parte de que a día de hoy la película siga haciéndome disfrutar.

Cuando entré en una sala llena a reventar de ansiosos espectadores por ver esta creación de Stephen King (el único nombre que entonces nos sonaba de algo) acompañado de mi hermana y sus amigas (¡cómo me gustaban las amigas de mi hermana!) esperaba ver la película más aterradora de la historia (recordad que no era más que un recién adolescente). Sin embargo, aunque muy entretenida, resultó que Sonámbulos no era la película más aterradora de la historia, algo que no me importó ya que me había enamorado de Mädchen Amick en esta escena:



¿Qué queréis? Ya os he dicho que no era más que un imberbe adolescente, pero entre el baile y una sonrisa desarmadora, Amick podría haber hecho conmigo lo que hubiese querido (Mädchen, si estas leyendo esto: todavía no es demasiado tarde, aún estás a tiempo, lo hablamos y quedamos).

Aparte de este detalle, la historia era una vuelta de tuerca al tema de los vampiros, pero convirtiéndolos en unas criaturas mitológicas que habría sido interesante ver de nuevo en pantalla. Y cuando la madre, encarnada por Alice Krige (otra que también provoca pensamientos impuros), se hace cargo de la situación me quedé completamente enganchado.

Es divertida, es sangrienta y sale Ron Perlman. ¿Si no la hubiera visto de adolescente o si no fuera de Stephen King me gustaría igual? No lo sé, ni me importa. Pero eso no me impide recomendarla ahora que falta poco para que salga en Blu-ray. ¡Disfrutadla!


6 comentarios:

Einer dijo...

Vaya, vaya, conque sale la cámarera de Twin Peaks. Está toda buena.

Las frases del póster americano tienen lo suyo, pero el "Se alimentan de tu miedo" me ha molado.

No he visto la peli, pero si va a salir próximamente en BD, y siendo de Stephen King, habrá que darle una oportunidad.

Ah, y Ron Perlman.

Raül Calvo dijo...

Solo que en Twin Peaks no recuerdo que saliera tan guapa. Espero que la edición en Blu tenga algún extra o algo, porque la del DVD es solo la peli.

Bisclavret dijo...

Ahora sé lo que significa la expresión "foot fetish" pero en el momento de ver esta película por primera vez no podíaentender lo que sentía al ver esos pies con esas zapatillas de bailarina en la escena en que Madchen Amick baila. Por cierto, a mi tampoco me devolvió las llamadas.
Es cierto que en la era pre-internet el hambre freak se saciaba con trabajo de campo, cada comic era un hallazgo, cada revista un descubrimiento, y eso favorecía que la imaginación engrandeciera ese mundo al otro lado del celuloide. Tengo que decirlo porque en el momento de ver Sonámbulos en el cine ir a una sala de cine todavia se consideraba un acontecimiento. Yo la disfrute ampliamente, sin embargo tienes razón al decir que el trasfondo de los sonámbulos daba para más, el uso de la musica de Enya y los titulos de credito al inicio con esas fotografiass antiguas habaland de una realidad más antigua y oscura de la que finalmente la pelicula acaba reflejando. entiendo la necesidad como producto de la pelicula de no pasar de ser una pelicula adolescente con que cumple perfectamente sin avergonzarse de su sencillez. pero si que es verdad que una segunda entrada más lobrega en la mitología sonámbula sería algo a tener en cuenta.
Y esos gatos, esos gatos cargando a la batalla, como decía una fangoria de la época te hacen mirar con mucha más admiración a la mascota que tienes en casa.

Raül Calvo dijo...

Pues sí, teniendo en cuenta que fue un gran éxito no entiendo como no hicieron más entregas. Todavía tengo el Fangoria en el que sale Stephen King con el gato de la película en portada, y hablan de él como el héroe de la peli.

Javier Simpson dijo...

Me acuerdo de Razas de noche y de Sonámbulos. Me quedo algo más con la oscuridad de la de Barker, aunque Sonámbulos estuvo bien, no me disgustó para nada. Me gustaba la pinta de rebelde que se gastaba Graig Sheffer en Razas de noche, que luego coprotagonizaría con Brad Pitt El río de la vida, dirigida por Robert Redford, en la que incluso salía en los títulos por delante de Pitt… después su carrera declinaría, como muchas otras promesas con aparentemente gran futuro (esto daría para buenos post, Raül). Pues eso, que Sonámbulos estuvo bien. Me recuerda a ese tipo de cine tipo Noche de miedo, de Tom Holland, muy del gusto de los chic@s de 15, 16 años que andan con la testosterona a mil y a los que les encanta el terror, de hecho son grandes consumidores del género. Ahora con la crisis y el palo del IVA no creo que puedan ir masivamente a ver pelis al cine… desgraciadamente.

Un saludo, Raül. Buen post, y con su punto entrañable.

PD. Por cierto, la chica del bailecito no me acordaba de ella… pasaron muchos años… pero es mona, la verdad :-D

Ciao

Raül Calvo dijo...

Javi, Razas de noche es una gran peli, pero no es de terror, más bien de fantasía oscura, aunque tiene elementos del cine de terror, claro. De Sheffer sólo he visto Razas de noche y Voyage of the Rock Aliens, así que tampoco te podía decir si era un talento de futuro o no! :D Además de la crisis y el IVA, las pelis que se hacen de este estilo y llegan al cine no son muy buenas, las buenas acaban siendo estrenadas directamente en DVD/Blu-ray... eso si llegan a España. Saludos.

Publicar un comentario