9 oct. 2012

Hollywoodland vs. La Dalia Negra


Antes de que saltéis a los comentarios diciendo "yo prefiero esta" o "para mí gana aquella", mi intención no es enfrentar Hollywoodland (Allen Coulter, 2006) y La Dalia Negra (The Black Dahlia, Brian De Palma, 2006) en un hipotético combate, ya que ambas son películas que me gustan aunque no son perfectas, sino mostrar mi perplejidad ante el hecho de que lo hicieran los medios en el momento que se estrenaron. Una actitud, como el representar las recaudaciones de taquilla como si fuese una carrera, que nunca he entendido, y especialmente en un caso como este en el cual las dos películas no podían ser más diferentes.

Diferentes son, aunque hay algo que tienen en común y que supongo fue la excusa para este enfrentamiento: ambas parten de famosas muertes a partir de las cuales construyen su ficción. En Hollywoodland es el suicidio de George Reeves (porque creo que fue un suicidio) el verano de 1959 y el aún sin resolver asesinato de Elizabeth Short en enero de 1947, apodada La Dalia Negra por la prensa de la época.

En un principio, el film más esperado era La Dalia Negra, adaptación de una novela de James Ellroy, que debido a su complejidad se llevaba 20 años intentando trasladar a la pantalla hasta que finalmente De Palma pudo llevar el proyecto a buen puerto, tras trabajar en el mismo tres años. En el camino se quedaron interesantes versiones, entre ellas la que más me ha llamado la atención fue la ideada por David Fincher, que quería hacer una versión en blanco y negro de unas tres horas de duración.

La anticipación, en parte, se debía a que la anterior adaptación de una novela de Ellroy, L.A. Confidential (Curtis Hanson, 1997), había dado como resultado un film que fue un gran éxito de público y crítica. Además, La Dalia Negra fue el primer gran éxito de Ellroy, la primera del absolutamente genial cuarteto de Los Ángeles, y tenía un gran número de seguidores (yo incluido).

Por otro lado, Hollywoodland era un film salido de la nada, dirigido por un director que hasta ese momento sólo había hecho series y miniseries de televisión, y que contaba en su reparto con Ben Affleck, nombre entonces bastante devaluado como actor.

Sin embargo, cuando ambas se estrenaron, La Dalia Negra no acabó de funcionar ni en taquilla ni con la crítica y se consideró una decepción. Hollywoodland cogió a todo el mundo por sorpresa, fue un gran éxito dentro de los parámetros del cine independiente y fue especialmente sorprendente para los que la vieron la estupenda interpretación de Affleck como George Reeves. Luego Affleck se convertiría en director y su prestigio como tal no ha hecho más que aumentar con cada película que ha estrenado.

Hollywoodland se presenta como una película de intriga que emula el clásico cine negro pero en realidad tiene más de drama biográfico que de intriga. El detective protagonista, Louis Simo (Adrien Brody), investiga un misterio que no existe. En el film se traza un paralelismo entre George Reeves y Simo, haciendo que la investigación acabe llevando Simo a resolver su propia vida antes que nada relacionado con Reeves. Este es representado de forma fiel (no es que yo le conociera), siendo un biopic bastante cercano a la verdad, aunque no deja de ser ficción en el sentido de que se alteran e inventan hechos y crean personajes para acomodar la narración cinematográfica.

El film también parece querer usar la vida de Reeves para reflexionar sobre los costes de la fama y el lado más amargo de Hollywood, un lugar de todo es apariencia. Todo es publicidad, como dice uno de los personajes, si es verdad o mentira da igual.

Mientras que el aspecto biopic y el desarrollo dramático está muy bien trabajado, creo que a la película le falta decisión. Decisión para optar por una teoría y basar tu película en ella; igual que el detective Simo, este film no resuelve nada. Lo que hace es representar las dos teorías existentes, dejando caer continuamente sospechas y ambigüedades durante el film, sin tomar partido en ningún momento. Si vas a mezclar realidad y ficción, ¿por qué no llevarlo hasta las últimas consecuencias?

Personalmente, hubiera preferido que el film optara por una teoría, cualquiera de las dos, y construyera su narración a partir de ahí. Ambas dan para interesantes películas, aunque como ya digo la conclusión más lógica a la que se llega estudiando los hechos es que Reeves se suicidó.

A pesar de ello, creo que Hollywoodland es un film interesante y me gustó bastante aunque te deje un poco a medias. Por supuesto, en el tráiler se vende como una película de suspense llena de conspiración y corrupción.


La Dalia Negra es un film que me gusta bastante, aunque mi opinión pertenece a la minoría. Admito que me gusta más que Hollywoodland (aunque repito que son films distintos con estilos distintos y no quiero enfrentarlos), me gusta como aficionado al noir y al neo noir, me gusta por las mismas razones que me gustan los films de David Fincher y Christopher Nolan: me obsesionan las obsesiones (supongo que porque yo mismo soy bastante obsesivo, o no existiría este blog).

El hecho de que el film me guste no hace que esté ciego ante sus fallos, como la secuencia donde actúa k.d. lang que parece fuera de sitio y es bastante inverosímil. La novela de Ellroy es tremendamente compleja y complicada, como es la norma con este autor, y llevarla al cine implicaba dejar muchas cosas en el tintero. La clave para una buena adaptación es saber qué eliminar, qué mantener y qué resumir para poder tener un film coherente y que al mismo tiempo sea fiel a la novela, algo que en su mayor parte el film hace bien.

El primer montaje que hizo De Palma duraba unas tres horas. Este montaje fue visto por Ellroy y le llevó a escribir un artículo elogiando la película. Sin embargo, los productores estaban obsesionados en que la película no durase más de dos horas (al parecer por eso abandonó el proyecto Fincher). Creo que habría sido un film más ligero y rápido si se le hubiera permitido respirar un poco más con una hora extra de metraje, aunque suene contradictorio. Con dos horas, el film parece ofrecer mucha información muy rápido, aspecto que si eres aficionado al género no creo que sea ningún problema, pero puede que sí para aquellos que no lo sean (¿lo es?).

Ellroy investigó de forma concienzuda el caso de La Dalia Negra, de modo que en la novela aparecen personas y hechos que son traslaciones de la realidad, mezclado con hechos ficticios inventados por Ellroy en orden de construir su trama. El film realiza varios cambios a la hora de adaptar la novela, así que se aleja aún más de la realidad. Pero eso no es algo que critique, si quiero saber que pasó realmente busco un documental o en libros de historia, no me baso en una película. El problema se haya en que lo que se inventa hace que la película en ocasiones cojee, mientras el film se mantiene fuerte cuando sigue al pie de la letra la novela.

Una de las partes que más me gusta de la novela transcurre en Tijuana, momento en el cual me recuerda al Sam Peckinpah de Quiero la cabeza de Alfredo García (Bring Me the Head of Alfredo Garcia, 1974), parte que entiendo perfectamente que se suprimiera en la película, prefiriendo centrar la acción en Los Ángeles, además la historia en la novela transcurre a lo largo de varios años. Sin embargo, la secuencia que crean para sustituir la acción en Tijuana resulta algo deslucida y no está muy bien llevada. Es un ejemplo de a lo que me refiero cuando digo que cuando el film se inventa algo, cojea.

Dejando estos detalles que solo captas si has leído la novela y lo mucho que me gustaría ver la versión de tres horas del film, La Dalia Negra me gusta como gran ejemplo de neo noir. Tiene un buen reparto de actores y actrices, incluso Scarlett Johansson hace un papel aceptable, que se meten de lleno en esta historia que De Palma ilustra con su inimitable estilo.

Si yo hubiera podido hacer la versión cinematográfica de esta novela, habría empezado con un estilo seco y duro reminiscente del cine policíaco de los 70 y poco a poco habría ido adoptando un aire más grotesco y surrealista, en plan giallo, con banda sonora de Bruno Nicolai o Stelvio Cipriani. Pero todos creamos nuestra propia película al leer una novela, lo que hace que cuando veamos su adaptación cinematográfica sintamos en ocasiones un inmediato rechazo al ver algo que se aleja mucho de la idea que nosotros teníamos en la cabeza. A pesar de ello, a pesar de lo mucho que me gusta la obra de Ellory, esta película me sigue gustando mucho y me parece una estupenda adaptación.

Resumiendo, tanto Hollywoodland como La Dalia Negra son films que creo son muy buenos e interesantes y que recomiendo sin prejuicios.


7 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

Pues no puedo opinar demasiado porque no he visto ninguna, pero si tuviese que elegir sólo una, me quedaría con La Dalia Negra. Primero porque la dirige Brian de Palma, y segundo porque la temática me resulta más interesante.

Raül Calvo dijo...

Hablando de las pelis sin haberlas visto, mmm... ¿No estarás pensando en dedicarte a la política?

Helena Ortiz dijo...

Oye, fantástico este post! parece que mereció la pena esperar el sábado. Me han dado ganas de ver las pelis, cuando lo haga, volveré por aquí.

un besote!:)

León dijo...

Como bien dices son dos películas muy distinta. "Hollywoodland" funciona bien como biopic, y creo que buscarle alma de thriller es buscarles tres pies al gato. Es de reseñar la labor de Affleck, lo más parecido que ha hecho nunca a actuar.
La Dalia Negra me parece una buena película de De Palma, que es una de mis debilidades, pero una mala adaptación de la explendida novela (una de las mejores que he leido). No sabía lo del montaje de tres horas, pero desde luego que me encataría verlo, tiene que ser enriquecedor. Es curioso como, en ocasiones, al cortar películas las hacen más pesadas (me viene a la mente "Gangs of New York", que se hace larga y que mejoraría con el montaje original de Scorsese...) De cualquier manera, yo creo que si Fincher la hubiese dirigido, sería una obra maestra total, ya que la pericia narrativa de Fincher se ajustaría como un guante al estilo entre reportaje de sucesos y confesión con un cura de Ellroy...
¡¡¡Que buenos ratos echamos los cinefilos pensando en como hubiesen sido las cosas si tal hubiera dirigido tal película...!!!

Raül Calvo dijo...

Helena, ya tienes sugerencia para renovar dvds! Un beso.

León, efectivamente tiene más de biopic que otra cosa, pero en el tráiler la venden más como cinta de intriga, algo un poco engañoso. Yo he leído tres veces la novela, y no me parece una adaptación tan mala, con lo complicada que es creo que hicieron un trabajo aceptable aunque mejorable. Y está claro que Fincher habría hecho una obra maestra, sobretodo si ves Zodiac, con la tiene en común la obsesión de unos hombres por un crimen (en cuyos extras en Blu/DVD hay un audiocomentario en el que participa James Ellroy, fan de Zodiac). Ojalá Fincher llevara al cine El gran desierto. Y es verdad que se disfruta bastante con los "Y si..."

Dr. Gonzo dijo...

¡No he hablado de ninguna película sin haberla visto! jaja sólo he dicho que La Dalia negra, por su temática, me llama más la atención. Me parece perfectamente lógico.

Raül Calvo dijo...

Ya, ya lo he entendido, pero cualquier oportunidad para meterse con los políticos hay que aprovecharla siempre! :D

Publicar un comentario