15 oct. 2012

¿Qué hace que una película de superhéroes funcione?


Tras mucho tiempo esperando, ayer domingo por fin pude cumplir mi objetivo de ver toda la Fase 1 del Universo Marvel seguida. Es decir, que empecé a las 9:00 h con Iron Man (Jon Favreau, 2008) y no paré hasta las 22:20 h (más o menos) que es cuando terminé de ver Los vengadores (The Avengers, Joss Whedon, 2012), seis películas en total. Luego, como bonus track, vi el corto Item 47 incluido en el Blu-ray de Los Vengadores. Por cierto, esta edición de la película en Blu-ray incluye la escena añadida en el estreno americano al final de los títulos de crédito que no se vio en Europa.

Además de lo difícil que ha sido esperar desde que me llegó la edición de dos discos en Blu-ray metalizada, a finales de agosto, hasta ahora para verla y la satisfacción de hacerlo por fin, esta maratón me ha servido para reflexionar sobre qué es lo que hace que una película de superhéroes funcione o no.

0) UNA OBVIEDAD: Antes de empezar aclarar algo que parece muy obvio pero mucha gente parece no tener claro: no todas las películas basadas en cómics son películas de superhéroes. El cómic es un arte muy amplio y variado que ha sido la base de películas tan diferentes como: Ghost World (Terry Zwigoff, 2001), Una historia de violencia (A History of Violence, David Cronenberg, 2005) y Camino a la perdición (Road to Perdition, Sam Mendes, 2002).

0-bis) UNA CUESTIÓN DE GUSTO: Está claro que todo lo que vais a leer (espero) aquí está basado en mis gustos personales y las películas que me han gustado. Por tanto, es posible que os parezca que falta algo que para vosotros es importante o que sobra algún detalle innecesario para vosotros. En ese caso, os invito a completar el artículo con vuestros comentarios.

1) EL BLUES MITOLÓGICO: Si los antecedentes del cómic de superhéroes se pueden encontrar en las historias de la mitología clásica, el equivalente cinematográfico serían películas como Los diez mandamientos (The Ten Commandments, Cecil B. DeMille, 1956) o Jasón y los Argonautas (Jason and the Argonauts, Don Chaffey, 1963). Con esto quiero decir que las historias de héroes llevan con nosotros desde siempre, en el cine con un esquema bastante básico:

Un héroe supera una serie de adversidades y se enfrenta a un villano, al cual vence al final. El bien triunfa sobre el mal.

Todas las películas de superhéroes tienen este mismo esquema, lo cual no significa que todas las películas de superhéroes sean iguales. Como se parte de un esquema tan conocido es vital presentarlo de forma que resulte novedosa, igual que en la antigua Grecia se consideraba que las mejores obras teatrales eran las que contaban mejor y de modo más original una historia que era de sobras conocida por todos los espectadores.

Igual que el blues se basa en un número limitado de notas y el mejor bluesman es aquel que las maneja de forma personal como si las escucharas por primera vez, los directores y guionistas de una película de superhéroes se han de esforzar en contar una historia conocida de forma novedosa. El ejemplo perfecto sería la trilogía sobre el Hombre Murciélago de Christopher Nolan, que nos presenta la historia de Batman como nunca se había visto antes (en el cine) o la fantástica comedia adelantada a su tiempo Mystery Men (Hombres misteriosos) (Mystery Men, Kinka Usher, 1999). En el otro lado tendríamos películas excesivamente rutinarias que simplemente siguen el esquema sin aportar nada nuevo o diferente, resultando en filmes predecibles y mediocres como Green Lantern (Linterna Verde) (Green Lantern, Martin Campbell, 2011) o la insufrible La liga de los hombres extraordinarios (The League of Extraordinary Gentlemen, Stephen Norrington, 2003).

2) TOMÁTELO EN SERIO: Con esto no me refiero al tono de la película, sino a que tanto directores como guionistas respeten el material que adaptan, siendo fieles a la esencia del personaje. Y me refiero a la ESENCIA DEL PERSONAJE, no a que el traje en la película tenga los mismos colores o detalles superficiales por el estilo. Me refiero a lo que ha hecho que el personaje sea popular y se haya mantenido en los cómics durante décadas (o el tiempo que se haya publicado). Entiendo que este es un punto cargado de subjetividad, ya que depende bastante de lo que lee cada uno en el cómic. Por ejemplo, la nueva película de Spiderman no me gustó nada porque me pareció que traicionaba la esencia del personaje, aunque hay otros lectores a los cuales sí les gustó el film. Otro gran ejemplo de infidelidad a la esencia del personaje es la horrible Nick Furia: Agente de S.H.I.E.L.D. (Nick Fury: Agent of Shield, Rod Hardy, 1998).

3) CONOCE EL MATERIAL: Esto no quiere decir que los directores y guionistas sean expertos en cómics, pero sí que conozcan bien el material que adaptan y no se acerquen a él como "un cómic de superhéroes", ya que cada superhéroe es distinto y demanda un tipo diferente de estilo narrativo. En otras palabras: dejar de lado los prejuicios e ideas preconcebidas. Que se preocupen en contar una buena historia, no una buena historia de superhéroes.

4) QUE EL CABALLO DEL MALO NO SEA EL MÁS LENTO: Un héroe es tan bueno como el villano al que se enfrenta. Un malo de opereta, ridículo, hace que la historia no funcione. El villano ha de representar un desafío y ha de estar tan bien construido y trabajado como el héroe. Ejemplos de ello serían el Joker de Nolan o el Doctor Octopus de Sam Raimi. También hay que tener cuidado de no pasarse y hacer el villano más interesante que el héroe, como pasa en Thor (Kenneth Branagh, 2011).

5) ALGO MÁS QUE MAMPORROS: Está claro que la acción es una parte indispensable en estas películas, pero para que uno se implique en la acción le ha importar lo que sucede. Hay que evitar la acción por la acción y todo lo que sucede ha de tener un significado y unas consecuencias en lugar de simplemente ver cosas que explotan. Para ello también es importante la construcción dramática de los personajes, aunque sin pasarse como le sucedió a Bryan Singer, todo es cuestión de equilibrio.

Y estos cinco puntos son para mí los puntos esenciales para una buena película de superhéroes. Las películas del género que he visto y no me han gustado han fallado en cumplir alguna de estas distinciones. Por supuesto, si un director o un guionista es un negado, por muy fiel que sea al personaje la película será un churro. Esto no es una ciencia exacta.


8 comentarios:

Bea Cepeda dijo...

No soy yo muy fan de las películas de superhéroes así en general, aunque últimamente me he rendido a Batman, pero me ha gustado mucho tu artículo, sobre todo el número musical final!

Javier Simpson dijo...

Por supuesto que el comentario que te hice en lo de la encuesta fue de buen rollo (te lo digo por si acaso, Raül).
Gran tema de Bowie. En cuanto pueda me paso a leerte.
Ciao

Raül Calvo dijo...

Bea, dale una oportunidad a Mystery Men, no es la típica película de superhéroes. Y gracias por tu cumplido.

Javi, no he leído la respuesta que me has puesto ahora la leo, pero si es de buen rollo ya me quedo tranquilo, ;D

Javier Simpson dijo...


Me ha parecido muy buena la comparación de las pelis de superhéroes con la sencillez de la música de blues, tan parecida (por su sencillez) y tan diferente dependiendo de quién la interprete.
Estoy contigo en general en cuanto a este tipo de pelis cuyo objetivo principal debería ser entretener, o divertir si se le mete algo de humor a la acción o aventura que suelen tener el género.
Ciao, Raül. Estupendo.

Dr. Gonzo dijo...

Muy de acuerdo con todo, especialmente con los puntos 4 y 5, aplicables a todo el cine, no sólo el de superhéroes.

Raül Calvo dijo...

Javi, por eso de que la calidad depende de quién la interpreta no me gusta cuando se ponen todas las películas de un género en un mismo saco.

Gonzo, pues tienes razón, yo sólo pensaba en el de superhéroes pero es algo aplicable a todos los géneros.

Roy D. Mustang dijo...

Me ha dado por ver publicaciones anteriores en tu blog, y, para mi sorpresa, hay algunas que se me habían pasado por alto. Como este comentario tan interesante.

Muy bueno, la verdad. Estoy de acuerdo en todo lo que comentas. De hecho, he compartido esta entrada en facebook, jeje. Es necesaria.

Raül Calvo dijo...

Gracias, yo no tengo facebook ni twitter y me hacen sentir como si viviera en una cueva por ello! Además, nadie ha dicho nada del mérito de ver las seis pelis seguidas que ha hecho que disfrutara aún más con Los Vengadores.

Publicar un comentario