7 abr. 2010

Saló o los 120 días de Sodoma (Salò o le 120 giornate di Sodoma)


La última película de Pier Paolo Pasolini fue la adaptación de la primera novela del Marqués de Sade Los 120 días de Sodoma o la escuela de libertinaje. Polémica, prohibida, perseguida, Salò (1975) es una película que no deja indiferente a nadie. Metáfora del fascismo que asoló Italia, Pasolini no dotó de personalidad a las víctimas humilladas y torturadas para evitar que el espectador sintiera ningún tipo de empatía hacia ellas y de ese modo evitar que el mensaje, el subtexto, pasara desapercibido y se captaran las distintas metáforas que pueblan el film. A pesar de ello, la acumulación de humillaciones y torturas hace que la película se haga en ocasiones difícil de ver.

Si hay alguien que no conozca la historia, trata de como cuatro representes de los estamentos sociales dominantes, uno de la aristocracia, otro del gobierno, otro de la iglesia y otro del ejército; se encierran, durante el periodo fascista en Italia, en una gran mansión en la provincia de Salò. Con ellos tienen un grupo de chicos y chicas secuestrados a los que procederán a torturar y humillar.

Pasolini de joven pasó una temporada en Saló, donde fue testigo de brutalidades por parte del ejército italiano, de ahí la inspiración de situar la película en esa localización. Si bien Sade en su novela divide la historia en cuatro partes según una clasificación que hace de los distintos tipo de pasión, Pasolini lo hace siguiendo la estructura que hace Dante del Infierno en La Divina Comedia: anteinfierno, círculo de las manías, círculo de la mierda y círculo de la sangre.

Perturbadora y perversa, no hay duda que Saló es una de las obras de arte más impresionantes del siglo XX. Si bien sus detractores no saben ver más allá de los desnudos cuerpos torturados, es un impresionante retrato no sólo del fascismo, sino de muchos de los males que asolan la sociedad, dándole la cualidad atemporal que poseen todos los clásicos.

Pero por muy difícil que se pueda hacer ver, la película es bastante suave si la comparamos con la obra original de Sade. Publicada en castellano por editorial Valdemar, Los 120 días de Sodoma es un catálogo de perversidades cuyos horrores no dejan de aumentar a medida que se va avanzando en su lectura. Personalmente, todo lo que tiene que ver con la pederastia, la tortura de niños y la coprofilia se me hizo bastante duro de leer.


0 comentarios:

Publicar un comentario