26 mar. 2015

Casi humanos (Almost Human)

 
No sabía si escribir esta crítica o no, por el simple hecho de que es una película bastante conocida y no me gustó demasiado. Pero puede servir como moraleja sobre los peligros de la nostalgia.

Mark Fisher (Josh Ethier) desaparece una noche abducido por un haz de luz. El último en ver a Mark es su amigo Seth Hampton (Graham Skipper), el cual es considerado sospechoso de su asesinato. Dos años después de desaparecer, Mark ha vuelto y parece que alberga algo diabólico dentro.

Básicamente, Casi humanos (Almost Human, Joe Begos, 2013) es Xtro (Harry Bromley Davenport, 1982) pero sin la locura y la diversión. A lo mundano, tópico y predecible del argumento se le añade una fallida ambientación a finales de los 80, que fracasa porque, para empezar, la atmósfera no está muy conseguida y los actores tienen todos un aspecto muy hipster. La ambientación no tiene ningún impacto en la historia más allá del hecho de querer darle un toque nostálgico, pero con nostalgia solo no se sostiene una película. Si tu película es un truño, no importa cuántos guiños hagas, eso no la salvará. Los efectos especiales están bastante bien, pero no es nada que no se haya visto antes. La película tiene una cosa a su favor: dura solo 80 minutos (y de esos 80, 8 son de títulos de crédito).

Lo que sí me sorprende es que llamara tanto la atención cuando estaba a punto de estrenarse y por su paso por festivales. ¿Realmente estamos tan fascinados por todo lo retro que por el hecho de que una película esté "ambientada" en los 80 se convierte ya en película imprescindible? ¿Damos prioridad a las referencias antes que a la historia? Normalmente este sería el momento de quejarse de lo mal que está el género y de que lo malas que son las películas de ahora comparadas con las de antes, pero es algo que yo no creo, he visto películas actuales y recientes de terror muy buenas, por eso me sorprende que este bodrio obtuviera tanta atención. En fin, juzgad vosotros mismos si realmente esta película vale la pena.


2 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

A mí no me gustó nada. Me deje guiar por el póster y me llevé un chasco.

Por otra parte, creo que lo de imitar el espíritu ochentero ya cansa un poco. Hay casos en los que queda bien porque detrás hay un director decente y se casca un peliculón (Drive, Cold in July, The Guest,), pero ya empieza a parecer un chiste que te cuentan veinte veces seguidas.

Por cierto, ¿has visto Starry Eyes? A mí me pareció una joyita.

Raúl Calvo dijo...

Yo creo que en los casos en que queda bien es porque lo que cuenta es interesante más allá de que haya referencias a los 80 o no. Respecto a Starry Eyes... Tendrás que esperar a la semana que viene para saberlo, que le acabo de sacar el plástico al Blu ;)

Publicar un comentario