20 mar. 2015

Pesadilla diabólica (Burnt Offerings)


Adaptación de la novela de Robert Marasco, Pesadilla diabólica (Burnt Offerings, Dan Curtis, 1976) es una película de terror atmosférica y psicológica con un final que dejará clavado en el asiento al espectador.

Los Rolf, Ben (Oliver Reed), Marian (Karen Black) y el hijo de ambos David (Lee Montgomery), deciden alquilar una fantástica casa para pasar el verano, acompañados de su tía Elizabeth (Bette Davis). Los propietarios, los hermanos Arnold y Roz Allardyce (Burgess Meredith y Eileen Heckart, respectivamente), les dejan el alquiler muy barato. Casi demasiado barato. Cuando Ben les pregunta si hay alguna pega para que sea tan barato, los hermanos les dicen que en realidad, no... Solo un par de pequeñas peticiones: que arreglen y cuiden la casa mientras pasan el verano allí y que cuiden de su madre. Tiene 85 años y no sale apenas de su habitación, simplemente han de dejar una bandeja con comida tres veces al día. Con cierta reticencia los Rolf aceptan. Poco a poco, la casa empezará a afectar a la familia Rolf, mientras el misterio alrededor de la madre de los Allardyce aumenta.

Curtis, conocido por ser el creador de la serie Sombras en la oscuridad (Dark Shadows, 1966-71) y dirigir las películas derivadas de la serie, junto al coguionista William F. Nolan, coautor de La fuga de Nolan, nos ofrecen una historia de terror que, debo aclarar, no trata sobre una casa encantada, sino que nos mete dentro de un lugar malvado. No es lo mismo. Aquí no hay fantasmas atormentados, ni extraños fenómenos provocados por el más allá, más bien se trata de una "casa vampira".

En todo caso, el film no basa su efectividad en los sustos impactantes, opta por una ruta más sutil (no digo que eso sea ni mejor ni peor) para afectar al espectador. Somos testigos como progresivamente la casa va afectando a sus habitantes de distintas maneras hasta llegar a la explosión de horror final. Este estilo puede que haga que para algunos la película resulte aburrida, pero a mí este film en particular me gustó bastante, especialmente cuando se apoya en las estupendas interpretaciones de los protagonistas. También puede ser una buena película para introducir en el género a alguien que no esté familiarizado con el terror.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Mil gracias, no recordaba el nombre de esta película que me aterró siendo muy joven en el cine del pueblo. Un gustazo recordarla.
¡Buen trabajo!

Raúl Calvo dijo...

Gracias, para eso estamos!

Publicar un comentario