29 ago. 2010

El jorobado de la Morgue



El jorobado de la Morgue fue una curiosa producción de 1973, protagonizada por Jacinto Molina, aka Paul Naschy, que también escribió el guión junto a Javier Aguirre y Alberto S. Insúa. Dirigida por Aguirre, la película muestra, como muchas otras con Jacinto Molina tras la historia, un exacerbado goticismo mezclado con brutales escenas sangrientas.

Lo más curioso de esta película es la decisión de convertir en personaje central al jorobado que los aficionados al cine de terror clásico hemos visto en centenares de películas. Normalmente subordinado al mad doctor de turno y víctima del experimento que se hiciese para la ocasión, al ser interpretado por Naschy se convierte en el protagonista. Lo curioso es que no deja de actuar como el ayudante visto en otras ocasiones pero las tramas y personajes de la película giran en torno a él. Incluso se acaba convirtiendo en el héroe de la función.

Sin embargo a mi me gusta especialmente la película por la mezcla que hace de diversas temáticas propias del cine de terror: tiene unas gotas de Frankenstein, unas dosis de ciencia-ficción monstruosa de los 50 e incluso hace referencia a los trabajos del maestro H. P. Lovecraft. Además de un poco de perverso erotismo. Toda esta mezcolanza hace que la trama de la película sea un poco bastante absurda por momentos pero para mí todo ello forma parte de la gracia de verla.

Y cómo no va a resultar deliciosamente absurda con esta trama: Gotho, Naschy por supuesto, es un jorobado que trabaja en un hospital y del que todo el mundo se burla. Una noche sigue a un estudiante borracho que muere de intoxicación etílica y que da la casualidad que conoce a una amiga de la infancia de Gotho. Después de que el estudiante muere y Gotho lo mutila, se va a ver a la amiga en cuestión: Ilse (María Elena Arpón). Ilse está gravemente enferma y la trata el doctor Tauchner (Víctor Alcázar). Da la casualidad que Tauchner trabaja con el doctor Orla (Alberto Dalbés) en unos extraños experimentos para crear vida artificial. Después de que Ilse muere, Gotho asesina a unos cuantos estudiantes y se esconde con el cadáver de Ilse en unas catacumbas que cavó la Inquisición y que dejaron llenas de aparatos de tortura medievales (!?). En las catacumbas Gotho es descubierto por el doctor Orla que promete resucitar a Ilse si le proporciona cuerpos con los que trabajar. Orla aprovechará para seguir sus experimentos prohibidos sobre creación de vida artificial.

¿He mencionado la tórrida historia de amor entre Gotho y Elke (Rosanna Yanni)?

Además de este demencial argumento, la película tiene toques como que una de las víctimas se llama "Hans Burguer", que no sé si es un toque de humor intencionado o les salió así. Y a todo ello le sumamos la ambientación en un desconocido pueblo alpino situado en un marco temporal desconocido como los curiosos pueblecitos que aparecen en los filmes clásicos de la Universal. Y con "marco temporal desconocido" me refiero a que mezcla elementos de diferentes épocas.

En definitiva, una divertida y bizarra película como podéis ver en este tráiler alemán:

0 comentarios:

Publicar un comentario