5 ago. 2010

Bad Biology



El retorno tras las cámaras de Frank Henenlotter no pudo ser más gloriosamente sangriento y ofensivo. Tras Frankenhooker (1990) y Basket Case 3: The Progeny, Henenlotter había decidido dejar de dirigir películas. Pasan los años y Henenlotter coincide con R.A. The Ragged Man, un rapero que le pide dirigir un videoclip. R.A entonces le pregunta si volvería a dirigir una película si le conseguía financiación. Henenlotter le contestó que sí, siempre y cuando fuera algo por lo que valiese la pena volver a dirigir tras 16 años alejado del sillón del director, que fuera demencial y no fuera "mainstream". El resultado: Bad Biology (2008).

Esta producción de bajo presupuesto nos cuenta la historia de Jennifer (Charlee Danielson) y Batz (Anthony Sneed). Jennifer nació con siete clítoris (que se sepa) y da a luz unos bebés mutantes al cabo de un par de horas de mantener relaciones sexuales pero mata a los bebés igual que a los infortunados padres. Jennifer se siente algo frustrada ya que no ha conocido a ningún hombre que la satisfaga realmente. Por otro lado tenemos a Batz, poseedor de un gigantesco pene con mente propia con el cual mantiene una constante lucha por el dominio, los efectos de este pene monstruoso son tan perjudiciales sobre las mujeres como los orgasmos de Jennifer sobre los hombres. Batz y Jennifer viven sin conocer uno la existencia del otro, pero cuando ambos se encuentren, bueno, se va a liar la de Dios es Cristo.

Henenlotter adereza su historia con saludables dosis de sexo, gore y humor irreverente. Es este humor el que ayuda a digerir los diferentes elementos de la historia y dejarte llevar por las diferentes atrocidades que se nos muestran en pantalla. De entre todo el reparto destaca Charlee Danielson como Jennifer, muy divertida y convincente, es la mejor interpretación de la película. Más si la comparamos con el resto del reparto formado por desconocidos, raperos y modelos de Penthouse.

Los efectos especiales a cargo de Gabe Bartalos, un veterano del cine de Henenlotter, son muy buenos teniendo en cuenta el poco dinero del que disponían para hacerlos. Poseen el encanto de ser hechos físicamente y no con una mala infografía. Aunque para los títulos de crédito se usó animación por ordenador.

Esta película se la recomiendo a todos aquellos que como yo sean fans de la exploitation y de Frank Henenlotter, a los amantes del cine bizarro y a todos aquellos aburridos del cine convencional (ya sea de autor o comercial).

0 comentarios:

Publicar un comentario