19 ago. 2010

Perros de paja (Straw Dogs)



Si bien carece de la melancolía mezclada con la nostalgia y la ultraviolencia de Grupo Salvaje (The Wild Bunch, 1969) y de la poesía fúnebre de Pat Garrett y Billy el Niño (Pat Garrett and Billy the Kid, 1973), Perros de paja (Straw Dogs) sigue siendo una de las películas más recordadas del maestro Sam Peckinpah.
Protagonizada por Dustin Hoffman y Susan George, Peckinpah rodó esta película en 1971, cuando su estado de salud mental y físico empezaba a decaer por el excesivo consumo de alcohol. Sin embargo, Peckinpah todavía tenía fuerzas para ofrecernos contundentes clásicos como éste (y aún tenía que rodar uno de sus mayores éxitos de taquilla: La huida (The Getaway, 1972) con el gran Steve McQueen y Ali MacGraw). En Perros de paja el director juega con la ambigüedad moral de los personajes, siendo el auténtico villano el protagonista y héroe. Aunque sólo te das cuenta de quién es el villano de la película, quién lo provoca todo una vez te pones a analizarla, mientras la ves la manipulación de Peckinpah es perfecta.
Dustin Hoffman es David Sumner, un profesor de matemáticas que sale de Estados Unidos y se va a vivir a Inglaterra porque es la tierra de su mujer... y también para huir de los conflictos y la agitación política que en ese momento agitan el país. Sumner es un pasivo-agresivo, no le gustan los conflictos y los evita siempre que puede, aunque eso signifique que abusen de él, pero al mismo tiempo no deja de provocarlos. Trata a su mujer Amy, que encarna a la perfección Susan George, como si fuera una niña pequeña y de forma condescendiente. Amy a pesar de todo quiere a su marido, sin embargo su actitud pondrá a prueba ese amor. Pero Amy tiene problemas más graves: su antiguo amor y sus amigotes no paran de rondarle y acosarla. Una de las escenas más polémicas de la película es la violación que sufre Amy a manos de su ex y un amigo suyo. Toda la tensión que se acumula en la película explota en el asedio que sufren David y Amy en su casa por parte de la mencionada tropa de pazguatos. Asedio que da título a la novela original en la cual se basa la película: The Siege of Trencher's Farm escrita por Gordon Williams y que fue convertida en guión por Peckinpah y David Zelag Goodman.
 
Peckinpah rueda la violencia de forma estilizada sin que pierda brutalidad. Pero aunque destaque visualmente la violencia física del asedio, es la violencia psicológica la que da fuerza a la película. Por ejemplo, después de que la violen, Amy asiste con David a una celebración en el pueblo en la que Amy empieza a tener flashbacks del ataque que ha sufrido lo que muestra el efecto que la brutal invasión física ha tenido en ella y haciéndola, de esta manera, más terrible aún. La violencia nunca es gratuita en una película de Peckinpah, siempre hay consecuencias y el sufrimiento acompaña a las víctimas y a los perpetradores.

David Sumner es un personaje que encajaría en ambas categorías. Como ya hemos dicho, David huye del conflicto al mismo tiempo que lo provoca ya sea de forma expresa o inadvertidamente. Al igual que en un mecanismo de Rube Goldberg, David va colocando las piezas que provocarán el asedio a su hogar, momento en el que él, por fin, dará rienda suelta a toda la brutalidad que (con)tiene dentro. Lo más extraño de todo es por qué decide dar rienda suelta a esa brutalidad y provocar una pequeña guerra, un motivo que si no habéis visto la película no mencionaré, pero que también da lugar al diálogo que cierra la película. Un diálogo existencial que resume no sólo la trayectoria de los personajes sino que también, en ocasiones, la nuestra.

Se está trabajando en una nueva versión de la película. Tal vez entonces aparecerá una edición mejor en DVD en España, ya que la existente no sólo no contiene extras si no que además es la versión censurada que se estrenó en nuestro país en los setenta. Personalmente me quedo con la edición que sacó Criterion de dos discos. Criterion es una compañía que siempre ofrece unas ediciones muy cuidadas y de lujo para los fans. La podéis encontrar de importación.

0 comentarios:

Publicar un comentario