28 ago. 2010

THX 1138



Hace unos años daban en la 2 un programa llamado "Cine Club". Era un espacio en el cual daban cine en versión original a las tantas de la madrugada. Normalmente emitían tres tipos de películas: clásicos del cine, cine de autor del que aburre a las piedras y rarezas. Una noche me topé con THX 1138 y en el momento de verla no supe bien, bien dónde encajarla.

THX 1138 es conocida principalmente por ser el debut en el largometraje de George Lucas. Y también es una película extraña dentro de su carrera y bastante indicativa al mismo tiempo de sus elecciones como director y productor. La película está protagonizada por un joven Robert Duvall (la película es del año 1971) que encarna a THX, un ciudadano cualquiera en un futuro distópico donde se mantiene a la población a raya gracias al uso de drogas diversas. THX iniciará un viaje para liberarse física y mentalmente de la sociedad en la que vive.

Lucas convirtió en largo un corto que había rodado como estudiante, titulado Electronic Labyrinth THX 1138 4EB. La película se estructura en tres fases que muestran el avance de THX hacia la libertad. Bien, hasta ahora podéis pensar: ¿Qué tiene de extraño todo esto? Es un argumento muy común dentro de la ciencia ficción. Lo extraño está en la forma de contar la historia, que va oscilando entre el cine experimental y de autor y el cine más "convencional". Las dos primeras partes de la película son las más desconcertantes y vanguardistas y la tercera se acerca más al cine de ciencia ficción serio más habitual.

No acabé de entender la película la primera vez que la vi, con doce o trece años, pero con el tiempo he ido reconociendo matices y significados y he podido apreciar mejor lo que hizo George Lucas. Se nota también que la película fue hecha por una persona que acababa de salir de la universidad en un momento en que el cine de autor francés y el vanguardismo impactaron con fuerza en Estados Unidos. Todas estas influencias e ideas sobre lo qué es cine auténtico y qué no lo es y demás tonterías con las que te llenan la cabeza en la universidad, nociones que por fortuna con el tiempo te das cuenta de lo estúpidas que son. Así, la película parece hecha por alguien que trata desesperadamente parecer serio y profundo.

La película pasó desapercibida en su momento. Después de THX 1138, Lucas dirigió el gran éxito American Graffiti (1973) donde aparecía la clave del éxito de Lucas: la nostalgia. Seguido del ejercicio nostálgico American Graffiti dirigió otro que era una recreación de otro elemento de la infancia: los seriales. Esta actualización de los seriales de Flash Gordon (incluyendo las letras que al principio ponían al día al espectador) se tituló La Guerra de las Galaxias (Star Wars, 1977), a lo mejor habéis oído hablar de ella.

Lucas no debe estar contento con la imagen que la gente tiene de él porque en un documental incluido en la edición de dos discos en DVD de THX 1138 habla de autores extranjeros y títulos esenciales del cine concluyendo con: "no todo lo que hago son espadas láser y aventuras". Parece muy empeñado en que se le reconozca también como cineasta serio. Sin embargo, aprovechó que tiene la Industrial Light and Magic a su disposición para incluir efectos especiales (explosiones y robots y cosas así) en el reestreno que hizo de la película en el 2004 con el consabido "montaje del director".

Puede que os guste o no, pero es una película interesante que se merece un vistazo aunque no seáis fans de la ciencia-ficción.

0 comentarios:

Publicar un comentario