28 may. 2014

El beso mortal (Kiss Me Deadly)

 
Muchas películas contemporáneas han intentado recuperar el sabor del clásico cine negro, ya sea jugando con sus arquetipos, como Pulp Fiction (Quentin Tarantino, 1994) o Sin City (Robert Rodriguez, Frank Miller, Quentin Tarantino, 2005), o recreando su atmósfera, como L.A. Confidential (Curtis Hanson, 1997). Pero el peculiar sabor de estas películas es imposible de reproducir, así que si te gusta el cine negro, lo mejor es ir al producto original. Me refiero a películas como El beso mortal (Kiss Me Deadly, Robert Aldrich, 1955), un auténtico festival de tipos duros y mujeres fatales.

Recuérdame, son las últimas palabras que Christina (Cloris Leachman) le dice al detective Mike Hammer (Ralph Meeker) antes de que ambos sean capturados y ella asesinada, poco después de que Mike recogiera a Christina cuando se le cruza una noche en la carretera. Mike no tarda en ponerse a investigar la muerte de la misteriosa Christina, intuyendo que estaba metida en algo gordo y porque todo el mundo le dice que deje la investigación. A medida que Hammer se vea más metido en la historia, esta irá tomando un cariz cada vez más personal.

Al contrario que otros autores como Raymond Chandler o Dashiell Hammett, Mickey Spillane no estaba muy interesado en introducir trasfondos sociales en sus obras. La serie de novelas protagonizadas por Mike Hammer contenían generosas dosis de sexo y violencia que hacían sus libros muy populares y muy vilipendiados por los autores y críticos "serios". La atmósfera de la obra de Spillane está perfectamente captada en este film de Robert Aldrich. Tan bien captada, de hecho, que tuvo serios problemas con la censura y hasta los años noventa no se pudo ver El beso mortal tal y como Aldrich la había concebido. No solo eso, además fue criticada y atacada muy duramente por los guardianes de la moral de entonces, que la acusaron de corromper a la juventud de la misma manera que habían acusado a los cómics de convertir a los adolescentes en perversos delincuentes homosexuales.

Lo cierto es que no es extraño que sufriera estos ataques, ya que la película muestra una América corrupta y violenta muy alejada del perfecto sueño americano que normalmente ofrecía Hollywood en aquella época. Aunque tal vez lo que más molestó fue la abierta actitud hacia el sexo que muestran los personajes en el film.

Pero El beso mortal es, sobretodo, un gran ejemplo de cine negro, introduciendo al espectador en una absorbente trama a la que se le engancha con un memorable inicio. La moderna dirección de Aldrich contribuye a que la película no haya envejecido y siga siendo igual de efectiva ahora que en 1955.

Esta es una película soberbia que recomiendo a todo el mundo. Existen dos ediciones en blu-ray a considerar. Mi elección personal es la edición Criterion, pero es solo de zona A. A los que tengan aparatos que sean zona B les recomiendo la edición francesa, donde está editada bajo el título En quatrième vitesse.
 

6 comentarios:

Roy D. Mustang dijo...

Esta es una película que suele recomendar Quentin Tarantino, y la verdad es que llevo mucho tiempo interesado en verla. Esta entrada que has escrito ha hecho que mis ganas por verla aumenten, hahah. A ver si me la veo pronto y la comento :D

Raúl Calvo dijo...

Pues por suerte tienes estupendas ediciones sobre las que elegir y disfrutar de este peliculón. Y si la comentas, deberías hacerlo en blanco y negro! :D

Roy D. Mustang dijo...

La acabo de ver, Raúl. Me ha parecido una película de cine negro bastante curiosa y muy diferente a la mayoría de pelis de género negro que se hacían por aquel entonces.

Una de las cosas que más me han llamado la atención es el protagonista, un tipo cuya sutilidad brilla por su ausencia. Casi todo lo obtiene a base de golpes... También me llamó bastante la atención esa caja cuyo contenido es un misterio, la cual le da a la película un toque mezcla de ciencia ficción y paranoia nuclear muy acorde con la década en la que fue estrenada. Seguro que Spielberg y Tarantino tomaron buena nota de esta cajita y de su misterioso contenido, jejeje. Aparte, la peli cuenta con unas escenas realmente violentas y estremecedoras para la época, como la que tiene lugar al poco de comenzar la peli.

Buena película, la verdad. Muy atrevida para su época.

Raúl Calvo dijo...

En realidad, lo que mencionas se debe a la novela en que se basó. Al mantenerse fiel a esta en estilo y espíritu, Robert Aldrich logró hacer un título de cine negro moderno y diferente y, como dices, bastante imitado. Me alegro que te gustara. Un saludo.

Anónimo dijo...

yo la tenia en el disco externo y ademas subtitulada, resultaba un poco incomodo leer pero valia la pena. el idiota de mi hermano le dio donde no debia y borro todo el disco, la primera vez que la vi fue un domingo por la tarde, andaba preguntandome que habia en la caja, no sabia mucho sobre el proyecto los alamos, u otros parecidos.

Raúl Calvo dijo...

Es la ventaja de los dvd/blu-ray: es difícil que te los borren. Espero que desde entonces la hayas podido recuperar.

Publicar un comentario