1 oct. 2014

Danza mortal (Murderock - Uccide a passo di danza)

 
Danza mortal (Murderock - Uccide a passo di danza, 1984) es también conocida como Murder Rock: Dancing Death y, mi favorito, Slashdance. Es hortera y ridícula, pero saber que lo dirigió Lucio Fulci le resta algo de diversión.

En una academia de danza se está realizando un casting para ver quién será la protagonista de un espectáculo que puede catapultar a la escogida a la fama. Muy pronto las candidatas empiezan a ser asesinadas una a una. ¿Quién es el misterioso asesino? ¿Y le importará a alguien para cuando la película acabe?

Este film fue rodado cuando empezaba la decadencia de Fulci. Encasillado en un género que no le entusiasmaba demasiado, perseguido por diversos problemas de salud, obligado a rodar películas de ínfimo presupuesto y menos calidad para sobrevivir, varias veces abandona rodajes que acaban otros aunque él es culpado de los malos resultados al constar todavía su nombre en los créditos (sucedió en La conquista de la tierra perdida [Conquest, 1983] y Zombi 3 [1988])... No, los 80 no fueron muy amables con Fulci.

Como Fulci es un director que admiro por sus anteriores filmes, me cuesta encontrarle el punto divertido a esta película, me da más pena que otra cosa. Pero os lo ofrezco como fuente de diversión a vosotros, ya que ofrece muchos motivos de carcajada al espectador. Para empezar, la película mezcla las películas tipo Fama (Fame, Alan Parker, 1980) y, en especial, Flashdance (Adrian Lyne, 1983), por entonces muy de moda, con el slasher, también de moda en Estados Unidos. El film ofrece cutres coreografías acompañados de horrible pop ochentero (cortesía de un decepcionante Keith Emerson), entre los nada llamativos asesinatos ideados para que haya unos cuantos desnudos gratuitos.

Las interpretaciones son bastante planas, en consonancia con el predecible guion, pero se ven beneficiadas de unos increíblemente ridículos diálogos en la versión inglesa. Es la razón para ver esta película en versión original: los diálogos en inglés son terribles y fuente de varias carcajadas. El doblaje hace que el film sea simplemente malo.

Si podéis ignorar el hecho de que este film ejemplifica la decadencia de un director que ofreció grandes títulos a los aficionados, puede que paséis una hora y media divertida riéndoos de esta horterada de tomo y lomo.


0 comentarios:

Publicar un comentario