30 sept. 2014

El misterio de la dama blanca (Lady in White)

No, El misterio de la dama blanca (Lady in White, Frank LaLoggia, 1988) no es una adaptación de la clásica novela de Wilkie Collins La dama de blanco como seguro que todos pensábais. Se trata de una película de fantasmas en la que un peligroso asesino de niños acecha un tranquilo pueblo. Ya sabéis, el típico film nostálgico.

El pequeño Frankie Scarlatti (Lukas Haas) se prepara para disfrutar de la fiesta de Halloween, cuando le gastan una broma que acaba con él encerrado en el trastero de su clase. Mientras pasa la noche allí, ve aparecer el fantasma de una niña que fue asesinada hace diez años, Melissa (Joelle Jacobi). Cuando el fantasma desaparece, hace acto de presencia el asesino, que intenta acabar con la vida de Frankie. Pero Frankie sobrevive, determinado a conseguir que el fantasma de Melissa encuentre la paz y a descubrir al asesino que ha acabado con la vida de diversos niños del pueblo.

Esta película fue un proyecto personal del director, guionista y productor Frank LaLoggia. A través de esta historia de asesinatos y fantasmas, pretendía rememorar su propia infancia y los recuerdos que tenía de su familia, en particular su padre. De ahí que el propio LaLoggia interprete, en un cameo, al Frankie adulto que recuerda el Halloween de 1962, cuando vio por primera vez el fantasma de Melissa. Pero lo que hace el film entretenido y disfrutable para el espectador, es que uno no es consciente de este hecho a no ser que haya escuchado el audiocomentario que hace el director en el DVD, y simplemente se dedica a disfrutar con una historia de regusto clásico. Es decir, que emplea recursos que aparecían en los clásicos cuentos góticos de fantasmas, pero desde una perspectiva moderna. En el film también noté cierta influencia de la obra maestra Matar a un ruiseñor (To Kill a Mockinbird, Robert Mulligan, 1962), por la manera en que trata el racismo de la época y la mezcla de nostalgia y contar una historia criminal. En Lady in White las autoridades deciden que el asesino es el conserje negro (Henry Harris) que encuentran durmiendo en el sótano del colegio cuando intentan asesinar a Frankie.

Desde luego, El misterio de la dama blanca no es tan buena como Matar a un ruiseñor, pero es fácil de entender que se haya convertido en un clásico en sus propios términos. A pesar de ser financiado de forma independiente, el film tiene el aspecto de un film hecho con mucho más dinero del que contaron para hacerlo. No es de extrañar que un gran estudio decidiera distribuirla, ya que además tiene un regusto a lo Amblin que hace que para cierta generación de espectadores el film despierte a su vez cierta nostalgia.

He de ser honesto y decir que pensaba que ya había escrito un comentario sobre esta película, pero me sorprendí al ver que no lo había hecho, de modo que no sé hasta que punto seguirá siendo fácil o difícil de encontrar la edición especial en DVD. En cualquier caso, recomiendo este redondo film, una pequeña joya que espero os haga disfrutar de la misma manera que lo he disfrutado yo desde los tiempos del VHS.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

una de las muchas que no tienen exito, pero luego se hacen populares. en los videoclubs y entre los cinefilos, la solian dar en antena tres en los noventa.

Raúl Calvo dijo...

Pues sería entonces cuando yo la vi por primera vez.

Publicar un comentario