20 abr. 2010

Miedo en la ciudad de los muertos vivientes (Paura nella città dei morti viventi aka City of the Living Dead)


Estrenada en 1980, Miedo en la ciudad de los muertos vivientes es otra maravilla que encontré en la estantería de un videoclub, el cual por desgracia cerró hace ya unos años. Ésta fue la primera película que vi entera de Lucio Fulci. Nueva York bajo el terror de los zombis fue mi primer contacto con Fulci, pero hasta años más tarde no la vi en su totalidad.

La película está protagonizada por Christopher George haciendo de Christopher George, en este caso un periodista no muy diferente del policía que interpreta en Mil gritos tiene la noche (creo que hasta fuma el mismo puro); y Catriona MacColl, veterana de las epopeyas zombis de Fulci El más allá y Aquella casa al lado del cementerio. Los tres films comparten no sólo la presencia de la estupenda MacColl, sino que los tres se inspiran en los relatos y el universo de H. P. Lovecraft. Por ejemplo, la ciudad del título se llama Dunwich, sacada del relato del maestro de Providence El horror de Dunwich.

MacColl es una médium que durante una sesión le da un yuyu y se queda  catatónica. Cuando despierta en su tumba, Christopher George la oye gritar y la saca. Entonces ambos irán a Dunwich, para averiguar que hay de cierto en las visiones de MacColl. Paralelamente, en Dunwich se han producido toda una serie de extrañas muertes, asesinatos y fenómenos sin explicación que tienen a la gente con "el ai al cor".

Yo no sé si, antes de ponerse a rodar, el guión de Fulci y Dardano Sacchetti tenía sentido y durante el rodaje fue cambiando, pero lo cierto es que la primera vez que vi la película hubo cosas que se me escaparon. Luego, tras muchos visionados me he dado cuenta de que no, que lo que pasa es que son cosas que no se explican y se dejan en el aire. Lo cual es fantástico, porque así puedes crear tus teorías sobre por qué pasa lo que pasa. Lo que sí que queda muy claro son las muertes hipergore marca de la casa. La que más me impresionó la primera vez que la vi es una en que a la víctima en cuestión se le empiezan a salir las entrañas por la boca.

Imprescindible para los fans de Fulci, es una maravilla de principio a fin. Recomiendo ver ésta, El más allá y Aquella casa al lado del cementerio seguidas. Ya no veréis el mundo de la misma manera.

4 comentarios:

Roy D. Mustang dijo...

Madre mía, me la acabo de ver. Creo que algunas borracheras te dejan con efectos mejores, joder.

Al caso. Me ha gustado mucho más que "El más allá". Pero hay cosas que... el ritmo no lo entendía; en ocasiones tenía la sensación de que algunas escenas se alargaban demasiado, otras no. Se nota que es un film de Fulci. Tan sólo hay que ver esos planos que hace y esos primerísimos zooms a los ojos. En cuanto al guión... pues qué decir de un guión en una peli de Fulci. Da la sensación de que se ha ido haciendo sobre la marcha, y también que de un día a otro se olvidaban de lo que habían hecho el anterior. Luego hay escenas que se intercalan de tal forma que me sentía como perdido, o algo. En más de un momento me distraje, y cuando me volví a centrar en la peli no sé ni lo que estaba pasando, ni lo que estaba viendo.

En fin, la verdad es que tras ver una peli de Fulci siempre me queda una cosa clara: que tengo un cacao mental que ni de lejos me provocaron otras pelis como Eraserhead.

Lo curioso es que al igual que "El más allá", me entran unas inexplicables ganas de volvérmela a ver. ¡Y eso que acabo de terminarla!

Raül Calvo dijo...

¿Sabes a quién le gustaba también bastante el zoom? Pues a Stanley Kubrick. Los genios tienen cosas en común!

A mí esta me gusta porque parece que estás viendo un sueño (o pesadilla) más que una peli normal, sensación que se hace más fuerte precisamente por las escenas que como describes tienen un tempo extraño, onírico... aunque creo que esa no era tu intención al mencionarlo :D

También hay que destacar la mezcla de elementos propios de Edgar Allan Poe (el enterramiento en vida que parece una versión de los cuentos estilo El enterramiento prematuro que tanto gustaban a Poe) con los propios de H. P. Lovecraft.

En fin, una maravilla. Y repito que deberías ver las tres seguidas. Aunque los efectos que puede tener sobre tu cordura son impredecibles...

Einer dijo...

A mí es una peli que me encanta, quizás de mis favoritas de zombis y de Fulci.

Si os interesa hay una versión limitada en Austria que incluye la figura del cráneo y la lápida que se ven en el poster.

Raül Calvo dijo...

A mí me encanta más por el elemento onírico. Gracias por mencionarlo, pero lo cierto es que el arte (póster y demás) de la peli nunca me acabó de convencer. Prefiero el póster francés.

Publicar un comentario