24 abr. 2010

La jauría humana (The Chase)


Dirigida en 1966 por Arthur Penn, La jauría humana (The Chase) es un potente y violento drama coral ambientado en un típico pueblo tejano. Protagonizada por Marlon Brando, Jane Fonda, Robert Redford, Robert Duvall, E.G. Marshall y Angie Dickinson, la película ofrece una pesimista visión del ser humano. El guión corrió a cargo de Lillian Hellman, adaptando la obra teatral de Horton Foote.

Charlie 'Bubber' Reeves (Robert Redford) se ha escapado de la cárcel. Cuando la noticia llega a su pueblo natal, toda una serie de eventos se pondrán en movimiento que culminarán esa misma noche cuando todo el pueblo se vea envuelto en una ola de violencia. Los intentos del sheriff Calder (Marlon Brando) de mantener el control y evitar que las cosas se salgan de madre serán en vano. Con esta trama se crea un fresco que refleja diversos aspectos que conformaban la sociedad de entonces, algunos de los cuales no nos han abandonado.

La película fue realizada en mitad de los sesenta, cuando el cambio del viejo al nuevo Hollywood estaba teniendo lugar. Por primera vez, los grandes estudios empezaban a mostrar la realidad social del momento, algo que los cineastas independientes dedicados a la exploitation llevaban haciendo desde los cincuenta. Es por ello que en el film se hace énfasis en los aspectos sociales que cubre la trama: racismo, la violencia vigilante, la hipocresía y los abusos de poder, principalmente. Otro aspecto que llama la atención es que se empieza a reflejar la revolución sexual de entonces, en el film se muestran adulterios y diferentes relaciones que mantienen los personajes. Si bien no sé si eso está relacionado con la revolución sexual como con el hecho de reconocer que estas cosas han pasado siempre y dejar de disimular en las películas.
Dejando de lado los aspectos sociales, La jauría humana destaca por las potentes interpretaciones de su reparto, que nos sumergen de lleno en una trama que llevada por otras manos corría el peligro de convertirse fácilmente en un melodrama. De entre los muchos e interesantes personajes, para mí uno de los que destaca es el perdedor Edwin Stewart, encarnado por Robert Duvall. Cobarde e hipócrita, intimidado por una mujer que le es abiertamente infiel, su egocentrismo se alimenta de su cobardía al creer que Bubber irá tras él por algo que pasó cuando eran niños. Es uno de los elementos que pone en movimiento situaciones que desencadenarán en la sed de sangre que posee al pueblo. Marlon Brando destaca por interpretar el único personaje sensato de la película, el único que realmente actúa por el bien común. Un personaje diferente de la imagen de rebelde salvaje que parece que se recuerda más. Jane Fonda se encontraba al inicio de su carrera y ofrece una buena interpretación, pero creo que se supera en Danzad, danzad malditos (They Shoot Horses, Don't They?, dir. Sydney Pollack, 1969). 

Intenso y absorbente, éste es un gran clásico sobre lo peor de la naturaleza humana. Está editada en DVD, pero sin ningún extra en ninguna edición.

2 comentarios:

Roy D. Mustang dijo...

La acabo de ver ahora mismo (más vale tarde que nunca). Y, aparte de encantarme, me ha dejado mal cuerpo. Sólo las grandes películas consiguen dejarme con esa sensación, pensando y reflexionando sobre lo que he visto durante horas.

La decadencia que se muestra en pantalla es realista y, desgraciadamente, sigue estando muy presente en la sociedad actual. Y es que, pase el tiempo que pase, y a pesar de los avances científicos y tecnológicos, el ser humano sigue siendo el ser humano. Con sus defectos y sus (pocas) virtudes.

En fin, genial película. Obra maestra no sólo de los 60 sino de toda la historia del cine. Gracias por recomendarla, Raül.

Raül Calvo dijo...

De nada, es la razón por la que hice este blog, Roy, para que la gente descubra nuevas películas. Es verdad que sigue siendo muy actual, particularmente la fiebre por las armas que tienen en Estados Unidos.

Publicar un comentario